Hacia el ideal masónico, conferencia pronunciada por Mons. Marcel Lefebvre

nullOs presento otras de las lecturas a las que me ha llevado mi reciente interés por el tradicionalismo católico. He visto muchas cosas claras. Por ejemplo, la izquierda, también el centro radical, incluso el centro-centro, incluso el liberalismo aconfesional, incluso el liberalismo católico, que lo hay, miran con horror al católico que hace confesión de ello, lo consideran sospechoso ipso facto, y lo tachan de integrista a la más minima.

Ya hemos dicho que ese es el truco que la izquierda lleva usando desde la revolución francesa. Aquí: La deriva izquierdista del derechismo o el problema no es Rajoy (ni Gallardón). Bueno, ello me ha llevado a ponerme algunos adjetivos por montera. Por ejemplo, hace un año, no me hubiera atrevido a comentar este discurso de Lefebvre (Hacia el ideal masónico). Ahora sí.

Para empezar, aviso para conservadores, incluso liberales (el liberalismo es la primera generación de la izquierda, como bien advierte G. Bueno). En efecto, la revolucicón liberal lleva a la comunista. Ambas son hijas de la Ilustración. La Tradición, más liberal de lo que se cuenta, es el único antídoto contra esa deriva. Que no se quejen las derechas moderadas, democráticas, etc. Si han entrado en el juego de la izquierda que se atengan a las consecuencias sin hacer tantos aspavientos. Veamos:

Esta religión de liberalismo tiene también su política su organización: LA DEMOCRACIA; el poder ya no procede de Dios sino del hombre, es él quien hace la ley. La democracia se transforma rápidamente en socialismo y en comunismo; la mayor parte de las naciones que son democráticas se encuentran en esta situación, dirigidas por un poder socialista.

Más aún, se llega a la supresión de la propiedad privada, de la iniciativa privada […] de ahora en más todo está en función del Estado, todo queda esclavizado: peor en los países comunistas donde esto se realiza por el imperio de la fuerza […].

Todo esto procede de esta religión liberal; ella tiene, además, sus fuerzas, Sin duda ustedes lo saben mejor que yo, ya que no estoy enterado de los asuntos secretos de las bandas, pero es un hecho que tienen poder más o menos oculto, en las finanzas. Qué o quién, no se sabe, pero tienen todo el dinero del mundo y dominan las finanzas en todos los sectores de las ciudades; ese poder enorme que puede tranquilamente aniquilar una nación suprimiéndole los créditos -tienen el ejemplo aquí en los países de América- y a cambio de esos créditos exigen que, en estos países, se aplique la religión liberal.

La familia está en el punto de mira de la Revolución, por supuesto.

Es toda una organización, un verdadero complot, meditado, pensado punto por punto para destruir toda la cristiandad. Lo dijo bien S.S. León XIII, que el fin que interesaba a estas asociaciones era destruir las instituciones cristianas y particularmente, una contra la cual se encaminan: la familia. Cada vez hay menos matrimonios en todo el mundo, inclusive en las mismas legislaciones se sostiene la unión libre; en muchos países son menores los impuestos a los concubinos que para quienes sostienen y tienen un verdadero matrimonio. Es el desorden completo.

Y, junto con ella, la Iglesia Católica, que desgraciadamente lleva 40 años cediendo:

Podrían preguntarse cuál es el espíritu que domina en Roma para que sea Roma quien obligue a los obispos a desdecirse. Es una situación verdaderamente asombrosa., inverosímil. Esa infiltración en el seno de la Iglesia se realizó sobre todo después del Concilio Vaticano II; el mismo Cardenal Ratzinger en su libro «Teoría del principio teológico», dice claramente que luego de los años sesenta hubo algo que cambió en el seno de la Iglesia católica, reconociendo ahora, principios que le son ajenos, que vienen de 1789, de la Revolución Francesa. Esto dice abiertamente; inclusive, que el Vaticano II fue el golpe final, que a partir de él no se nombran más que obispos favorables a la revolución liberal. Vean por ejemplo en Chile, Brasil, Alemania, Suiza, Francia, Italia, todos esos obispos son liberales, pro-socialistas y hasta marxistas.

La revolución estaba instalada fuera y en contra de la Iglesia; ahora, por medio de sus hombres, se halla adentro y asistimos a su crucifixión. Ella sufre una verdadera pasión. Lo dijo el mismo Paulo VI, que asistimos ala autodemolición de la Iglesia. ¿Qué quería decir? La destrucción por los mismos hombres de la Iglesia [ …].

Es clarísimo como en Francia, Mitterrand pudo llegar al gobierno gracias a los obispos que entusiasmaron a los fieles para votarlo, para votar al socialismo. En cuanto fue nombrado presidente atacó con todas sus fuerzas las escuelas católicas, para estatizarlas, y no fueron los obispos quienes presentaron oposición, sino los fieles, que en número de dos millones llegaron a París para protestar contra la enseñanza libre. Los obispos no hicieron nada.

Se refiere Lefebvre a una reunión convocada por JPII, que reunió a representantes de las principales religiones en Asís:

Ustedes deben tener en cuenta el encuentro de Asís del Papa, para nosotros, que tratamos de permanecer unidos a la Iglesia ya la Tradición, es indignante. Yo mismo le escribí a ocho cardenales para que por el amor de Dios, trataran de impedir que el Papa realizara el escándalo de Asís, ubicándose a un mismo nivel con las falsas religiones inventadas por el diablo, eso no es más que un horror y una abominación, y nosotros renegaríamos de nuestra fe católica si no nos indignáramos ante este nuevo escándalo. Ni siquiera un cardenal levantó la voz en contra; sólo uno me respondió: «Yo no puedo hacer nada ya no me queda nada que hacer, que el Papa haga lo que quiera».

No recuerdo el suceso, pero hay una cosa que me ha dejado de piedra, este detalle que leo aquí (¡No Santo Padre! Las Cruzadas no fueron «malos entendidos» !):

En el encuentro de Asís de 1982, la cumbre ecuménica organizada por Juan Pablo II, se sustituyó la cruz de Nuestro Señor Jesucristo por un «arbusto de la paz», por obra del propio Pontífice. Los líderes religiosos del mundo aparecieron con el árbusto como si no fuera verdad que Dios fundó una única Iglesia para salvar a los hombres y sanar a las sociedades temporales con el don de la paz cristiana.

Más:

Asimismo, no puedo dejar de recordar que el término «diálogo inter-religioso» no aparece ni una sola vez en las Escrituras. Nuestro Señor dijo «Id y predicad a todos los pueblos», no «Id y dialogar». Predicar significa «decir fuerte», «decir con voz alta» las verdades de la fe. No es delicuescencia, sino consecuencia, lo que se nos pide.

Y este era el Papa «carca» contra el que despotricaban «las fuerzas del progreso». Lo dicho, no vale ceder un poco, porque no descansarán hasta la rendición incondicional con armas y bagages.

11 comentarios

  1. Poco a poco, si hay sinceridad en la búsqueda, la verdad se encuentra y las piezas van encajando. Cuesta mucho sacudirse el yugo que nos han impuesto desde la infancia. Hay un control social impresionante, atreverse a hablar de ciertos temas es arriesgarse a ser acusado de fascista, nazi, antisemita.

    l LIBERALISMO es una religión; una que quiere reemplazar a la Católica; que tiene sus propios sacerdotes: los dirigentes de la Masonería.

    pero es un hecho que tienen poder más o menos oculto, en las finanzas.

    Tienen también sus medios de comunicación que están todos en manos de la masonería.

    Y en esto es donde se equivocan muchos, pues al descubrir que hay muchos judíos en las finanzas y en los medios de comunicación, se hacen generalizaciones sobre todos ellos, y se cae en la trampa, siendo fácilmente desacreditada la verdad, acusando al mensajero de antisemitismo.

    Lefevre dice la verdad en muchas de sus afirmaciones, pero los poderes de este mundo han conseguido que no llegue al gran público.

  2. Según tengo entendido, mientras la Iglesia oficial decae, particularmente en Europa, los lebrebvristas son cada vez más numerosos y fuertes.

    ¿Sabéis alguno de los que conoceis bien los postulados de los lebrebristas si su condena del liberalismo y de las ideas modernas atañe también al ideal, igualmente moderno, del mestizaje racial y la pérdida de identidad étnica de las naciones, ideal moderno defendido actualmente, en palabras y en hechos, por la Iglesia oficial?

  3. algunos sacerdotes, en privado dicen lo que públicamente no se atreverían a decir. Uno, ya anciano, profesor de música sacra, dijo que desde 1945 dejó de leer la prensa…Otro, irónicamente, afirmó que para informarse de la actualidad leía el Apocalipsis… Ya ha fallecido y nunca ocultó su admiración a un personaje histórico que pese a ser hoy proscrito y polémico, cuando murío por su alma se celebraron muchas misas…
    Lo que está claro es que para los sacerdotes sin complejos multiculti, el amor a la propia Patria está implícito en la virtud de la Caridad y del amor al prójimo/próximo
    Hay que considerar también que por ejemplo para muchos cristianos, incluidos protestantes, el amor a la propia raza no impide la solidaridad con todos los seres humanos. Antes estaba claro que la Iglesia nunca ha sido partidaria de matrimonios mixtos es decir con personas de otra religión

  4. Fernando

    Cuando leo a gentes como tú, me acuerdo siempre de un dicho francés que dice algo así como: «Cuanto más me miro al espejo, más me desanimo, pero cuanto más me comparo con otros, más me tranquilizo».

    Gracias por existir y por tu comentario. Me levantas el ánimo.

  5. Gracias por los comentarios. He vuelto a revisar el texto, que tenía erratas varios.

    Fernando, el último que me dijo que tenía escribir lo mandé a freír espárragos. Si no te gusta, vete.

    En efecto, eso es un abuso, pero entre los amerindios salvajes el infanticidio estaba generalizado (y aún se pratica).

  6. Gracias Arjun. Interesante el vídeo; valor no le falta a Mons. Lefevbre y escuela ha creado (obispo Willianson, por ejemplo). Supongo que habrá que hacer una hermeneútica de Lefevbre según la cual lo que calla es aún más interesante que lo que dice. En el vídeo se le ve combatiendo enérgicamente la islamización de Francia, a diferencia de la Iglesia romana, que la apoya. Pero tampoco queda claro si este tradicionalista renuncia categóricamente al universalismo, al menos a efectos prácticos, y rechaza la idea moderna del mestizaje racial. Porque, por ejemplo, una afluencia masiva a España de amerindios católicos, como la que está teniendo lugar, también destruye nuestra identidad, nuestra cultura y nuestra raza; no sólo nos coloniza el Islam. Calibrad el desastre que supone una afluencia masiva de «Fernandos», parcializados en la ignorancia y en el resentimiento, sobre nuestra tierra.

  7. Tresmontes, tiene sentido eso que dices pero me da la impresión de que el rechazo, más instintivo (surgido de unos buenos instintos) que doctrinario, de los sacerdotes tradicionales (no necesariamente tradicionalistas) al mestizaje tiene un fundamento poco sólido en su doctrina.

    Me temo que el universalismo católico forma parte integral de la doctrina y que no es un elemento menor. Y que es un importante obstáculo para condenar categóricamente el mestizaje. Entendiendo mestizaje en el sentido racial: la descendencia de un español católico y de una amerindia católica la entiendo como mestiza, por mucho que compartan la religión. Obviamente, dicha unión es muy problemática para la preservación de nuestra identidad nacional.

  8. Quisiera conocer más la verdad, y que alguien me ayudara a comprender. Conocer más el tradicionalismo, y todo esto que pasa. He leído con mucho interés la página, y me ha encantado. Me ha abierto mucho los ojos.

    Escribanmé, por favor, gente como vosotros, que no están cegados por el liberalismo y los masones. Es cierto, nos han adoctrinado, y yo me he dejado engañar, y ahora empiezo a ver claridad, pero necesito ayuda.

    Tikvatenu@gmail.com

Responder a Fernando Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*