21, la revista cristiana de hoy o la herejía se hizo revista y se distribuyó en las parroquias católicas

21Portada007

Ya os conté el otro año mi sorpresa ante un anuncio de esa revista. Este año la he visto en una parroquia y me hice con un ejemplar, el de octubre de 2009. Definitivamente, hoy en día, la herejía está bien vista, incluso se reparte gratis en las parroquias. Voy a darle un repaso.

La revista de llama 21, y se presenta como «la revista cristiana de hoy». No católica, cristiana, y de hoy, renegando indirectamente de la tradición. En letra más pequeña se lee «Un compromiso social desde 1918». «Compromiso social»… cada vez cuesta más distinguir al caballero cristiano del sindicalista «liberado», y esta vez lo digo en serio.

Empiezo con la portada, que presenta al Padre Damián, a quien se acaba de hacer santo: San Damián de Molokai. En portada, un retrato moderno que, por cierto, da un poco de miedo, y este rótulo destacado: «Modelo de humanidad». Esa será la tónica de la revista «cristiana»: mucha humanidad y poco Cristo. Herejía modernista en estado puro. Modelo de humanidad; ese es el máximo elogio que se les ocurre. ¿Modelo de seguimiento a Cristo? Eso parece saberles a poco y, seguramente, a anticuado.

La página dos es un autoanuncio de la revista, «El lugar donde tu eres más que tú». La página tres recoge seis citas; de la actual presidenta de Argentina, Angelina Jolie, George Clooney, Fernando Iwasaki, Mariano Rajoy y Michael Moore. Memeces y progreces. Os dejo la del último: «El capitalismo no desaparece ni se esconde, simplemente se transforma».

En la página cuatro comprobamos que la edita la Congregación de los Sagrados Corazones. Uno se pregunta cómo ha podido ser que un congregación que tiene la advocación de dos devociones típicamente integristas haya devenido en un nido de herejes. No tengo la respuesta.

En la página 7 leemos el editorial, firmado por la superiora y superior generales de la congregación, en el que no encuentro nada heterodoxo, a pesar de que el título insiste en lo que dijimos en portada: «Damián es un hermano universal, modelo de humanidad«.

Las páginas 8 y 9 tienen las cartas al director, en las que es imposible destacar nada específicamente católico. En las 10 y 11 una reflexión sobre un coro chino de 10000 voces. Sigue, paginas 12 y 13 una reflexión sobre «La soledad del poder» referida a Zapatero, del que se dice que «no consulta con nadie», tiene «modos presidencialistas» y «actúa con imprevisión y ligereza». Definitivamente, el pobre hombre está acabado, se han hartado de él quienes le pusieron, y se nota a la legua que se ha abierto la veda.

Sobre el final hay una referencia al finado Ruiz-Gimenez, que declaró en su día esto: «La culpa [de que el mundo no vaya bien] es de que, cristianos o no, no sabemos construir un mundo más justo». Frase problemática donde las haya. ¿De quién es la culpa de que no sepamos? Para un católico, de la naturaleza caída. Pues dígase claramente en vez de calentar la cabeza a gentes medio (y mal) leídas.

Acaba con una referencia a la pijoborroka, a la que considera un problema educativo, y a la vacuna contra la gripe A, que se considera una operación hipócrita del hombre blanco, dado que hay otras enfermedades más mortíferas que no tienen tanta atención. También se refiere al hambre, que provoca muchos muertos; por ejemplo los náufragos de las pateras que huyen de ella. No importa que luzcan una piel lustrosa.

En la página 14 hay un artículo de López Garrido (sí, el ex-comunista), en el queeste se congratula de que la ONU haya fallado sobre un caso de discriminación sucedido en España hace 17 años. Un policía pidió a una negra (Rosalind Williams) que se identificara. Por ser negra, simplemente. Qué gran delito.

El plato fuerte de la revista son los «Damianes de hoy». El primero es Vicente Ferrer, el ex-jesuita que creó una fundación del mismo nombre. Se le trata de «santo no canonizado» (¿?) y se dice de él que fue «fiel al mensaje de Jesús hasta ofrecer su vida». Pues, que yo sepa, murió de viejo.

La segunda es una monja (aunque no se le trata de Sor) llamada Primitiva Vela, que nos dice esto: «En India, los cristianos somos el 2% de la población, pero la iglesia está realizando casi el 40% de los servicios de desarrollo del país y llega donde nadie quiere ir». No se define lo que son «servicios de desarrollo», imagino que se trata de ayuda asistencial. En todo caso, me parecen cifras escandalosas teniendo en cuenta la persecución hindú. ¿Aprovecharán al menos estos católicos para predicar el Evangelio? El artículo no hace mención.

El tercero es Nicolás Castellanos, el obispo que dejó la mitra par irse a Bolivia, donde inició el Proyecto Hombre Nuevo, cuyo nombre apunta de nuevo a la herejía modernista. La cuarta es la mahometana Shirin Ebadi , de la que se dice que ha manifestado siempre que «el islam o es compatible con los Derechos Humanos». Pues bueno, suerte y apechugue con las consecuencias, señora.

En las páginas 28 y 29, el artículo Otoño caliente en Roma, trata de la dimisión del director de varios medios de la Conferencia Episcopal Italiana, acusado de acoso sexual telefónico… se marea la perdiz con otros asuntos y se acaba denunciado «una estructura eclesial que ahoga a Jesús». [ADVERTENCIA: La denuncia ha sido rechazada, por infundada y maliciosa…]

El artículo de la página 30 reflexiona sobre la ofensiva del actual gobierno contra los crucifijos. Me encuentro con el único crucifijo de esta revista dizque «cristiana», en el marco de una foto periodística de EFE de la que no se explica el contexto. Parece una exposición montada dentro de un gimnasio.

21Cricificjo003

En la página 31, un tal Manuel de Unciti suelta esta reflexión semiherética: «es posible vivir el Evangelio a pleno pulmón sin la presencia permanente -y muchas veces sofocante- del sacerdote al frente de la comunidad». Antes se había referido a la «comunidad eclesial de este aplatanado y evanescente tiempo que poco a poco va apagando los fuegos reformadores del Vaticano II.» Son declaraciones que podían estar en la boca de cualquier hereje protestante.

He llegado casi a la mitad. No sigo. La otra única cruz que aparece en la revista es la que cuelga en el pecho de un fraile dedicado colaborar con la actual invasión que sufrimos. Se hace llamar Padre Patera, y no digo más.

Creo haber demostrado que hoy en día herejía se distribuye en las parroquias católicas en forma de revista. Y en las de barrios de derechas de toda la vida.

12 comentarios

  1. Obviamente AMDG, no he leído la revista, sólo sé lo que cuentas aquí. Pero como te considero un hombre de fiar, me aventuro a dar mi opinión.
    Coincido punto por punto en lo que dices.
    Herejía en estado puro. ¿Por qué no se define como católica? Para no entrar a hablar de las otras herejías. Mayores aún, si cabe (que cabe) Porque adorar a las criaturas antes que al Creador, es anatema. No veo yo ni amor a Dios, ni temor tampoco. Ni inteligencia ni sabiduría.
    Veo un panfleto dirigido a volver al rebaño católico en dóciles ovejas, pero no en el sentido bíblico, sino en el sentido mundano: estúpidos con grandes tragaderas.

    Por cierto, tú comentas: «»»“es posible vivir el Evangelio a pleno pulmón sin la presencia permanente -y muchas veces sofocante- del sacerdote al frente de la comunidad”. Antes se había referido a la “comunidad eclesial de este aplatanado y evanescente tiempo que poco a poco va apagando los fuegos reformadores del Vaticano II.” Son las declaraciones de cualquier hereje protestante.»»»»»

    Y no «son las declaraciones de cualquier hereje protestante». Es peor. Porque el hereje no es católico, hablaría de algo a lo que no pertenece. Y los protestantes tienen en gran estima la presencia y el apoyo del pastor de su iglesia, lo consideran una figura muy importante y es muy respetado. Nunca he escuchado a ningún protestante hablar así de un miembro preeminente de su iglesia. Y sin duda, un sacerdote por más humilde que sea, es un miembro importante y digno de respeto en la iglesia católica. Y muy mal si hay miembros de esa iglesia que desprecian su labor. Eso es grave, es un síntoma de descomposición.

    Cuando leí esto, lo primero que me vino a la cabeza fué pensar que hay oscuros poderes que se quieren cargar a la iglesia católica. Visto como está el patio, es muy posible.
    Pero luego me asaltó un pensamiento todavía más aterrador: ¿Y si ya no es necesario que ningún oscuro y oculto poder haga nada al respecto?¿Si el relativismo, la herejía y la destrucción campan a sus anchas sin necesidad de conspiraciones externas?

    Que Dios nos coja a todos confesados, AMDG.

    Saludos.

  2. En esa revista (como el los neo-cristiano-socialistas que pululan en nombre del cristianismo por todos lares), el conservadurismo viril está defenestrado. He ahí la respuesta

  3. Ayer en Camas Sevilla, estube pasé por la Iglesia y estaba abierta, entré a hacer una visita al Santísimo con mi niña de 7 años, cuando salimos en un mueble estaba puesta esta revista y la cojimos. Esta mañana le di un vistazo y me pareció una aberración contra la Unidad de la Iglesia y Jesucristo. Un articulo sobre un cura obrero y casado hace 33 años, que el era el que daba testimonio de Cristo, y para que contar mas. Me informé en internet inmediatamente y vi este enlace, para dar mi opinión. Esa revista la rompí pensando en que yo así daría testimonio de Cristo y su Iglesia. Cuanta herejía, no hay palabras solo cabe rezar por estas personas. Un saludo

  4. —-«No se entiende como puede ser que esa revista sea editada por una congregacion catolica, y la jerarquia no diga nada»—

    Quizá porque no es realmente herética, si nos atenemos a que hereje es el que va en contra de los dogmas de la fe. Lo que sí es esta revista es un cúmulo de despropósitos. Yo vi un ejemplar hace varios años y alguna vez me mandan las amistades algún artículo de la página web de la revista, pero, en definitiva, te pueden patinar las neuronas sin llegar a ser un hereje, y por tanto, la jerarquía no puede decir nada.

    Me explico con un ejemplo: estoy totalmente de acuerdo contigo en lo desacertado de presentar a s.Damián como modelo de humanidad, pero eso no es ninguna herejía, es simplemente un mal gusto impresionante, un patinazo increíble y una evidencia de que no se tienen las ideas claras, pero no es en sí una herejía. La herejía en este caso es negar la divinidad de Cristo, pero no resaltar la «humanidad» de un santo.

    Si fuera herética, sería terriblemente fácil que la jerarquía interviniera y la cerrara. Se podría actuar contra ella. Pero como hasta donde yo veo (en tu post y en su momento cuando leí el único ejemplar que he visto) no lo es, esta revista puede seguir confundiendo a la gente, haciendo su labor de falso profeta de la que nos advierte el Evangelio…

  5. Como en cualquier ideologia o grupo humano, las divisiones internas son una constante, en la iglesia no podia ser menos…

    Solo hayq ue fijarse en las divisiones antiguas entre catolicos , ortodoxos y demas ramificaciones, o incluso en la historia mas o menos reciente de España, la aparicion de ramas progres dentro de la iglesia, incluso hay una parte de ellos que se declaraban y declaran comunistas, el caso d ela iglesia vasca y su apoyo al terrorismo…

    Pues eso, que dentro de la iglesia, como dentro de cualquier grupo humano algo numerosos, la divison y escision son una constante.

  6. La herejía modernista, me temo, es la corriente imperante en la Iglesia; desde los kikos, las «ministras de la eucaristía», los curas que uno duda mucho que consagren, los obispos asiduos a kermesses de todo pelaje… uno, pobre católico perplejo, no tiene más consuelo que su humilde rosario y las gracias que le pudieran tocar en suerte por cumplir con su deber de estado. Mientras tanto intenta capear la situación volviendo a los orígenes: Misa tridentina y sacramentos ciertos. Gracias a Dios aún es posible encontrarlos.
    Del enemigo maligno, liberanos Dómine que del amigo «bien intencionado» ya me cuido yo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*