El escándalo del Talmud (0): Introducción

Como indicado (El Talmud, su mensaje y la verdad sobre él), estoy leyendo sobre el libro central del judaísmo realmente existente, el rabínico. Acabo de encontrar una selección de textos del libro que es más que suficiente para entender algunas de las patologías de la mentalidad judía. Os aseguro que os sorprenderá.

Antes de nada, hay que advertir que la fuente no puede ser acusada de judeofobia. Se trata de unos “judíos nazarenos”, que siguen a Jesús, aunque no como cristianos (considerándolo Dios), sino como judíos (considerándolo un predicador). Es decir, no consideran a Jesús el Cristo, sino un rabino especial.

Estos nazarenos advierten que es necesario hacer una crítica del Talmud:

Los defensores del judaísmo ortodoxo se ponen muy defensivos cuando otros examinan críticamente el Talmud. El más mínimo comentario es clasificado como “antisemita”. Sin embargo, nuestro análisis del Talmud no tiene que ver nada con raza, religión o antisemitismo, pues muchos de nosotros mismos somos judíos.

Conocemos a muchos judíos que no tienen una idea clara del contenido del Talmud, y que se horrorizarían con algunas de sus enseñanzas. Algunas encuestas han mostrado que solamente el quince por ciento de todos los judíos han leído alguna parte del Talmud. La verdad es que solamente una pequeña minoría de nosotros hoy día profesa fidelidad a todos los preceptos rabínicos. Esto no significa, sin embargo, que no haya nada bueno y positivo en el Talmud. ¡Hay mucho! Pero no todo es bueno y positivo. Nuestra crítica del Talmud se basa en las Sagradas Escrituras de Israel y en la razón.

De hecho, no quieren eliminar el Talmud, sino solo reformarlo. Añaden esta advertencia al final:

Queremos reiterar una vez más que la inmensa mayoría de estas enseñanzas del Talmud no son aceptadas hoy día por la mayoría de los judíos. No las presentamos aquí con la intención de exponer a los judíos que sí las aceptan, sino únicamente para demostrar que el Talmud no cualifica para ser clasificado como “Palabra Inspirada del Todopoderoso” en igualdad con el Tanákh (conocido también como la Biblia).

Es decir, no se atreven a denunciar al Talmud como al Constitución de la Sinagoga de Satanás, solo quieren adecentarlo. Más:

Algunas de las enseñanzas del Talmud simplemente reflejan una mentalidad medieval, de los tiempos del oscurantismo, aun cuando el Talmud fuera escrito antes del medioevo.

Esto no cuela. Pretender que el Talmud refleja una mentalidad medieval cuando fue escrito en Babilonia, siglos antes de las invasiones bárbaras (que es cuando comienza lo que se llamaría Edad Media en el s. XVIII, mil años después del suceso) no es aceptable en tierras de cristianos. Desgraciadamente, estos razonamientos son demasiado frecuentes entre los judíos. Ya vimos aquí que otro de estos “judíos cristianos” disculpaba el rechazo de Cristo por los judíos alegando que muchos siglos después serían perseguidos por los cristianos (¿y cómo lo sabían?). El concepto de causalidad que barajan estos tipos es realmente curioso.

En todo caso, empezamos la próxima semana a repasar el contenido. Ataos los machos.

4 comentarios

  1. los llamados libros sagrados, en general, tienen poco de ello. Hay en ellos demasiada violencia gratuita, demasiadas barbaridades y contradicciones , para pensar que Dios pudo inspirar eso tan malo. Dejan en mal lugar a Dios.

  2. Yo tenía entendido que el talmud era simplemente una ampliación de la Torá, o sea, que los rabinos puntualizaban temas que no quedaban claros en la Torá. De hecho, pensaba que era algo así como los hádices islámicos, que detallan el comportamiento a seguir en cada momento, todos los momentos, y en los más mínimos detalles, con ejemplos que elevan hasta el infinito la dependencia de la ley en ambas religiones hasta en la chorrada más chorrada que se nos pueda ocurrir, cosa que no sucede con el cristianismo, donde más que los hechos concretos se valoran las intenciones.
    Sí que he leído en algún momento que se mencionan a dos «Yesuah» (no sé si se escribe así), pero que en realidad ninguno es Jesucristo.
    En fin, habrá que leer lo siguiente que pongas.

    manuhek, los libros sagrados, incluso considerados inspirados por Dios (lo que excluye el corán), son escritos por personas que pertenecen a un pueblo y que tienen una visión concreta del mundo y el universo, y por tanto tienen que hablar de lo que conocen.

Responder a Iskander Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*