Sinfonía en Rojo, la madre de todas las conspiraciones

He cometido el error de leer la trascripción de Sinfonía en Rojo a medida que las publicaba Jose María, cuyo blog está ahora inactivo. Acabo ahora de leerla completa y de seguido, aunque en inglés; es uno de los textos más fascinantes que he leído en mi vida.

Os traigo la introducción que hace Jose María; podéis seguir el texto medinate los enlaces que pone al final de cada capítulo.

RED SYMPHONY
Del Dr. J. Landowsky
Traducido por George Knupffer
Christian Book Club of America P.O. Box 900566 Palmdale, CA 93590-0566
Impreso por primera vez en 1968 y vuelto a imprimir en el 2002 en los EEUU.

Este material es una traducción del capítulo XL de un libro que apareció en Madrid en español, titulado “Sinfonia en Rojo Mayor,” y que ya tiene más de 11 ediciones, producido por la Editorial E.R.S.A. dirigida por Don Mauricio Carlavilla, quien amablemente accedió a la traducción en inglés y a su publicación.
El libro del traductor “La lucha por el poder mundial” también trata con el problema del super-poder y la esclavitud global a manos de los maestros tanto de la usura del Capitalismo como del Comunismo terrorífico, pues ambos son las herramientas de las mismas fuerzas que sirven el mismo propósito. El libro fue publicado en Madrid en español por el Señor Carlavilla.

Christian G. Rakovsky, fue uno de los fundadores del Bolchevismo Soviético y también una víctima de los juicios espectáculo celebrados, antes de la 2ª Guerra Mundial, por Stalin. Este es un documento de importancia histórica y nadie que quiera estar bien informado debiera dejar de leerlo y recomendarlo. No conocer la tesis descrita aquí es no conocer y no entender nada en relación a los principales sucesos y perspectivas de nuestro tiempo.
En el libro en español, el Sr. Carlavilla explica el origen del material. Dice:

“Este es el resultado de una difícil traducción de varios cuadernos de escritura que un voluntario español se encontró en el cuerpo del Dr. Landowsky en una cabaña del frente de Petrogrado (Leningrado). Nos los trajo. A la vista de la condicción de los manuscritos, su restauración fue una tarea larga y pesada, que duró varios años. Durante mucho tiempo no estuvimos seguros sobre si se podían publicar. Sus revelaciones finales eran tan extraordinarias e increibles que nunca nos hubiéramos atrevido a publicar estas memorias si las personas y sucesos que se mencionan no hubieran estado en plena concordancia con los hechos. Antes de que estos recuerdos vieran la luz nos preparamos para la polémica y para presentar las pruebas. Respondemos personamente por la veracidad de los hechos básicos. Veamos si alguien puede desacreditarlos …”

El Dr. Landowsky fue un polaco que vivió en Rusia. Su padre era Coronel del Ejército Imperial Ruso y murió a manos de los Bolcheviques durante la Revolución de 1917. La vida del Dr. Landowsky es asombrosa. Acabó sus estudios médicos en la Facultad de Medicina en Rusia antes de la Revolución y después estudió dos años en la Sorbona de Paris, hablaba bien francés. Estaba interesado en los efectos de las drogas en el organismo humano, para poder ayudar a los cirujanos en las operaciones. Era un médico con talento y llevó a cabo experimentos en este campo alcanzando considerables resultados.

Sin embargo, después de la Revolución todos los caminos se le cerraron. Vivía con su familia con grandes necesidades, haciendo trabajos ocasionales. Como no podía publicar sus trabajos en revistas científicas usando su nombre, permitió que un colega más afortunado los publicara con el suyo. La policía secreta bolchevique, la NKVD, se interesó por estos trabajos y facilmente descubrió al verdadero autor. Su especialidad era muy útil para ellos. Un día de 1936 llamaron a la puerta del doctor. Se lo llevaron y nunca se le permitió volverse a reunir con su familia. Se lo llevaron al edificio del laboratorio químico del NKVD cerca de Moscú. Vivió ahí y fue obligado a realizar diversos trabajos. Era testigo en los interrogatorios, torturas y de los sucesos y crímenes más terribles. Algunos de estos interrogatorios los documentó, entre ellos el que nos ocupa.
El documento que se cita es un informe exacto registrado durante el interrogatorio del antiguo embajador en Francia, C.G. Rakovsky durante el período de los juicios a los Trotskistas en la URSS en 1938, cuando fue juzgado junto a Bukharin, Rykoff, Yagoda, Karakhan, Dr. Levin y otros. Se sabe que Rakovsky fue sentenciado a ser fusilado, como los otros, pero se le conmutó la pena por 20 años de prisión.

El interrogatorio se efectuó en francés. El doctor estuvo presente para poner pastillas en el vaso de Rakovsky, sin que se diera cuenta, para que indujeran un estado de buen humor en Rakovsky. Detrás de los muros se grabó la conversación pero los técnicos que manejaban los aparatos no entendían francés. Luego el Dr. Landowsky tenía que traducir al ruso, con dos copias, una para Stalin y otra para Gabriel (el interrogador). Secretamente hizo una tercera copia en papel carbón.

Henry Makow publicó una imagen de las páginas 27-56 de Red Symphony, en http://www.savethemales.ca/redsymphony2.pdf , pero el primero en colgar el libro completo en internet fue Peter Myers.

No hay forma de probar la veracidad del libro. Pero parece como si el Comunismo estuviera aún vivo a pesar de la caída de la URSS. Los signos son: fronteras abiertas, matrimonio entre homosexuales (sexo en la URSS), la Corte Mundial, leyes contra el “odio” que impiden la discusión abierta. El Protocolo de Kyoto es otro; cualesquiera que sean sus méritos, es un instrumento para el Gobierno Mundial. Estas son las políticas de los Trotskistas / Fabianistas / Verdes de la “Nueva Izquierda”.

Los Trotskistas de Australia publicaron un libro abogando por el Libre Comercio. Los líderes de las manifestaciones contra el Capitalismo, urgían el desmantelamiento de la protección económica: “Quizás el peor aspecto de la adopción del proteccionismo como política para combatir el desempleo es que se ve como un sustituto de la lucha de clases” (Socialismo o Nacionalismo, p. 29): xTrots.html.

El libro Hitler’s Secret Backers, de “Sidney Warburg” (disponible en http://www.omnicbc.com/), como lo que dice Ravoksky en Red Symphony, atestigua que los banqueros occidentales dieron dinero a Hitler para ayudarle a llegar al poder. En Red Symphony, “Rakovsky”, interrogado por los agentes de Stalin en 1938, declara que la razón de ello es que los banqueros judíos, tras haber establecido el Bolchevismo, se encontraron con que Stalin se lo había robado a ellos, siendo a su juicio Stalin un “Bonapartista”, un nacionalista parecido a Napoleon (p. 36).

Los banqueros estaban intentando promover el Comunismo Internacional, Trotsky era el hombre de ellos; Rakovsky también era de ellos. Pero Stalin estaba promoviendo el Comunismo Nacional. Ese sistema debía de derribarse para que el Comunismo Internacional pudiera restaurarse. La forma de conseguirlo era ayudando a Hitler.

Los patrocinadores secretos de Hitler no creían que Hitler pondría en práctica su retórica contra los Judíos. Los banqueros no estaban de acuerdo con el boicot anti-alemán que declararon los Sionistas de Nueva York, y sentían que eso indujo a Hitler a implementar duras medidas contra los Judíos.

En Red Symphony, Rakovsky declara que los banqueros judíos dieron dinero a Hitler para ayudarle a conseguir el poder (p. 36), sabiendo que Hitler atacaría la URSS (como se dice en Mein Kampf). Estas donaciones eran anónimas; Hitler no tenía idea que la fuente de su financiación era judía.

Siguiendo la estrategia del Derrotismo Revolucionario, Stalin caería, después de perder la guerra, como le sucedió al Zar tras la 1ª Guerra Mundial, y entonces Trotsky volvería al poder (p. 36). Cambiaron de idea los banqueros porque la destrucción de la URSS a manos de Hitler significaría la abolición del Comunismo; y el objetivo de los banqueros era sostenerlo. A pesar de todo no perdieron la esperanza de eliminar la variedad comunista “Nacional”: “triunfaremos e instauraremos el verdadero Comunismo” (p. 37).

El interrogador le dice a Rakovsky, “si tu derrotismo y la derrota de la URSS tiene como objeto la restauración del Socialismo en la URSS, el Socialismo Real, según tú, el Trotskismo. Pero, en la medida que hemos destruido a sus cuadros y líderes, el resultado del derrotismo y la derrota de la URSS no tiene ningún sentido, pues el resultado de la derrota supondría la llegada al poder de algún Führer o Zar fascista.” (p. 11). Rakovsky se muestra de acuerdo con esto; las purgas de Moscú dan a los banqueros una buena razón para cambiar sus planes. En esa línea de cambio de planes, Rakovsky dice, ellos quieren que Stalin proponga a Hitler la partición de Polonia. Como consecuencia de la misma, Hitler entraría en guerra con Occidente, y finalmente en una guerra con dos frentes.

A finales de los años 30, Trotsky era un fugitivo. Después de escribir “La Revolución traicionada” en Noruega en 1936 (se publicó en 1937) trotsky.html, Trotsky fue obligado a abandonar Noruega, y encontró refugio en Mexico. La presión de Stalin persuadió a la mayoría de los gobiernos a negarle la entrada en sus países. Hasta los EEUU, con Roosevelt en el poder, le cerraron sus puertas.

Dos años después de que se celebrara el interrogatorio que describe Red Symphony, Stalin hizo matar a Trotsky, asegurándose de que no habría ninguna restauración trotskista.

Así como la muerte de Trotsky es bien conocida, la de Stalin se ha ocultado en sus detalles, pues involucra a la política judía: muerte de Stalin.html.

Hay dos dudas sobre la veracidad de Red Symphony. Dice que es un registro de entrevistas celebradas en 1938, pero menciona el World Bank (p. 24), que no fue creado hasta 1944. No obstante, la Liga de Naciones tenía organizaciones que la precedían:http://www.princeton.edu/~sbwhite/un/leagwebb.html.

Red Symphony también menciona a la “Commonwealth” (p. 39); pero seguramente entonces era el “Imperio Británico”. Sin embargo, Carroll Quigley escribió en “The Anglo-American Establishment” que ‘la sociedad secreta Rhodes (p.4) publicitó la idea y el nombre de “Commonwealth Británica de Naciones” en el periodo 1908-1918 (p.5). quigley.html.

Invito al lector a que lea el libro en inglés de la página http://users.cyberone.com.au/myers/red-symphony.html o que intente conseguir la edición española.

Ahora también puede leerse el interrogatorio por partes en este mismo blog, empezando por aquí.

No os lo perdáis.

Be Sociable, Share!

8 Comments

  1. Hola AMDG, gracias por recomendar Red Symphony, el interrogatorio aquí.

    Por cierto mi blog no está inactivo, escribo poco, pero sigue vivo.

    Estoy de acuerdo contigo, el interrogatorio es fascinante. Se entienden buena parte de las barbaridades que estamos sufriendo.

    Los fanáticos musulmanes solo son peones en el Gran Juego por el Poder Mundial.

    Gracias.
    Saludos.

  2. Gracias, AMDG, por esta repesca.

    Mi padre tenía este libro en casa, en una edición española, muy antigua, en papel de poca calidad (pulp, lo llamarían en EEUU).

    Lo que se narra es tan cercano a las anti-utopías de ciencia-ficción, que cuando lo leí, años antes de caer el muro, me parecía pura propaganda anticomunista. Ya sabéis, fue encontrado por un voluntario de Rusia en el bolsillo de un muerto, todo un tanto rocambolesco…

    Pero se trata, ni más ni menos, que de la primera obra en la historia que adelanta el infernal y surrealista “Archipiélago Gulag” o el más lírico y sobrecogedor “Cuentos de Kolimá” de Arlan Salamov, que recomiendo a todo el mundo. Sobre todo la parte en la cual narra cuando fue puesto en libertad con la desestalinización y viaja de vuelta a Moscú por un país “en paz”. Pues bien, esa “paz” está sembrada de increíbles relatos de estructuras brutales en cuanto al control de la población y ausencia de medios de transporte. Asombrosa la profusión de comportamientos criminales y corruptos entre la población “privilegiada”, por ejemplo los transportistas por carretera, que por un fajo de billetes llevaban clandestinamente a gente que no quería dormir en las estaciones varios días a cambio de encontrar un maldito billete (cualquier desplazamiento por la URSS requería de salvoconductos y pasaportes antes de conseguir billete)

    Claro, no existían alojamientos para viajeros, os sorprenderá la necesidad de pagar hasta un cazo de agua potable si el que guardaba el grifo es un funcionario de ferrocarriles…. En concreto Salamov narra sus noches tumbado en los suelos de las estaciones, alfombrados de ciudadanos, y las patrullas de la NKVD, ametralladora en ristre, atravesando las salas pisando directamente a la gente… vamos, no hay imagen del nazismo que, en su vida cotidiana, supere esto.

    Otra obra que os sugiero descubrir es las recopilaciones de artículos escritos de Gabriel García Márquez para la presa colombiana, en concreto la crónica de su viaje por la Unión Soviética y por el Telón de Acero. Yo las leí en una colección vendida en los kioskos, así que no creo que sea muy difícil conseguirla. Desgraciadamente, no conservo el libro.

    A pesar del vitalismo, la dulzura y la comprensión con las que están escritas estas crónicas, el retrato de estas sociedades no puede ser otra cosa que extraordinariamente deprimente. Pero en concreto existen dos momentos de un viaje de varios días en tren por las desiertas estepas rusas, que, a pesar, repito, del encantador estilo de “Gabo” son aterradores:

    Uno, cuando el tren se queda parado varias horas en medio de la llanura, sin previo aviso, de noche, en medio de una negrura infinita, y de pronto, inunda el ambiente un impresionante olor a podrido, que nadie sabe explicar.

    Otro, cuando ya de día, el tren aminora su marcha, y de pronto, se abren unas trampillas en el suelo (!!), a ambos lados de la vía, y sale de ellas un destacamento de soldados, que, a pie, escolta durante varios minutos al tren, que marcha a velocidad de paso humano.

  3. es un libro sumamente esclarecedor y hoy sólo encontrable en las “librerías de viejo”. … Mauricio Karl como George Knupfer (autor este último de “la lucha del poder mundial”) fueron en su dia ninguneados y hoy sólo los conocen los “iniciados”…
    Mauricio fue comisario de policia secreta ya antes de 1936 y debido a sus escrítos denunciando la “Antiespaña” utilizaba pseudónimo… En los años 50 sus escritos fueron editados por él mismo… pues ninguna casa editorial “seria” se atrevía con ellos… El ruso, exilado, Geotge Knupfer explica muy bien las causas de la revolución judeobolchevique… dado que el Estado ruso, antes de 1917, era de los pocos que no se sometia al sistema usurario para la emisión de moneda…

    • Hola,
      me gustaria saber un poco más por infrmación de esta índole. Inicialmente al leer desde la 1ª página me pareció de un anticomunismo primario, sin embargo muy bien escrito,de manera que continué y encontré de hecho fascinante (lei apens unas 100 páginas, y aún no el famoso interrogatorio). Será posible cambiar impresiones más tarde?

      saludos

      xavier castillo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*