El filósofo que convenció a Sarkozy para que declarara la guerra Gadafi

Al leer esto, uno no puede evitar llevarse las manos a la cabeza. Resulta que este perejil de todas las salsas al que se suele presentar como filósofo (en realidad sofista) ha sacado pecho en un artículo publicado por el NYT, nada menos, a cuenta de la hazaña de haber convencido a Sarkozy para que liderara la agresión militar contra Libia.

Según él, trajo a los líderes de la oposición libia a Paris, para que se reunieran con Sarkozy, a quien dijo que se podría producir un baño de sangre en Libia, que “mancharía la bandera francesa” (The Philosopher Who Alone Persuaded Sarkozy to Intervene in Libya):

It was Mr. Lévy, by his own still undisputed account, who brought top members of the Libyan opposition — the Interim Transitional National Council — from Benghazi to Paris to meet President Nicolas Sarkozy on March 10, who suggested the unprecedented French recognition of the council as the legitimate government of Libya and who warned Mr. Sarkozy that unless he acted, “there will be a massacre in Benghazi, a bloodbath, and the blood of the people of Benghazi will stain the flag of France.”

Para rematarla:

“I’m proud of my country, which I haven’t felt for many years,” Mr. Lévy said in an interview. “When I compare Libya to the long time we had to scream in the desert about Bosnia, I must agree that despite all our disagreements, Sarkozy did a very good job.”

«Me siento orgulloso de mi país, lo que no ha sucedido desde hace muchos años», dice. Orgulloso del caos que están creando en Libia, y que pagaremos todos. ¿Será casualidad que ambos personajillos, el filosofete y el presidentín, son judíos?

 

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*