La cuestión judía en el Concilio Vaticano II (2): Calumnia y victimismo de Jules Isaac

Leon de Poncins

Lo que sigue es un resumen de la serie de artículos publicados en The Occidental Observer en la que se reseñan escritos del tradicionalista católico francés Léon de Poncins sobre la influencia judía en el Concilio Vaticano II, en particular sobre Nostra Aetate.

III: Jules Isaac y los Evangelios

Jules Isaac había dedicado dos libros a refutar los dos pilares de la doctrina católica sobre el judaísmo.

En su libro Jesús e Israel, critica los evangelios de San Juan y San Mateo por su parcialidad. El de Mateo incluye además la frase famosa, “Caiga su sangre sobre nosotros y nuestros hijos”, con el que la plebe judía acepta la culpabilidad por la condena de Cristo a pesar de que Pilatos insistiera en su inocencia. Jules Isaac retrata a los evangelistas como mentirosos compulsivos, en concreto niega el relato de San Mateo.

IV: Jules Isaac y los Padres de la Iglesia

En su segundo libro, Génesis del Antisemitismo, Jules Isaac trata de desacreditar a los Padres de la Iglesia. Acusa al cristianismo de:

llevar hasta el paroxismo su virulencia, malicia, calumnias y odio mortal. Ningún arma ha sido tan peligrosa para el judaísmo y sus seguidores como la enseñanza del desprecio, inculcada especialmente por los Padres de la Iglesia del siglo IV. Y de estas tesis ninguna ha sido tan perniciosa como la del “pueblo deicida”… No reconocer o quitar énfasis a eso equivale a ignorar o encubrir la fuente principal del antisemitismo cristiano.

… esta perversidad fue explotada arteramente de distintas formas siglo tras siglo, generación tras generación, y culminó en Auschwitz, en las cámaras de gas y crematorios de la Alemania nazi”

A continuación se repasan distintos pasajes de los padres de la Iglesia. San Juan Crisóstomo, San Agustín, San Gregorio Magno… Llama la atención la inclusión de S. Agustín quien, sin embargo, predicó que no había que perjudicarles en sus vidas ni haciendas, y que son necesarios como testigos de la gloria final de Cristo. ¿Qué más quiere, especialmente sabiendo que la judería tiene dos varas de medir y que la explotación y el engaño al goyim están permitidos, recomendados, incluso exigidos?

V: Lo que Jules Isaac pedía al Concilio

La Iglesia, escribe Jules Isaac, es la única culpable, los judíos son totalmente inocentes, no tienen ninguna culpa… Solo la Iglesia, por tanto, debe hacer un acto de reparación”

Pidió por ello:

  • Condena y eliminación de cualquier discriminación racial, religiosa o nacional contra los judíos.
  • Modificación o eliminación de cualquier oración litúrgica sobre los judíos, en especial, las de Viernes Santo.
  • Declaración de que los judíos no son responsables de la muerte de Cristo, sino la humanidad en general.
  • Eliminación o declaración como nulos de los pasajes evangélicos que mencionan esos hechos, en particular el evangelio de San Mateo, al que trata como un mentiroso y un falsario.
  • Que la Iglesia cargue con los agravios hechos durante dos mil años y que siguen en estado latente.
  • Que la Iglesia prometa asumir en el futuro, de manera definitiva, una actitud humilde, de arrepentimiento y perdón hacia los israelitas y rectificar las enseñanzas tradicionales.

¡Y un jamón con chorreras! (si no fuera el cerdo animal impuro)

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*