¿Cuánto tiempo nos queda antes de tener que decidir entre silencio y cárcel?

Es la reflexión que hace Christopher Fleming tras los sucesos mencionados aquí: Activista detenido por informar sobre violaciones de menores protagonizadas por bandas de musulmanes. Protestas en Downing Street.

Personalmente estos acontecimientos siniestros me hacen reflexionar seriamente acerca de mi futuro. Me pregunto: “¿cuánto tiempo me queda, antes de tener que elegir entre callarme o ir a la cárcel?” Es una pregunta que deberíamos hacernos todos. La noche oscura del totalitarismo avanza a paso seguro en Occidente. Quizás no podemos detenerlo, pero sí podemos decidir cómo lo afrontamos; de pie frente al enemigo, como soldados de Cristo, o de rodillas ante el enemigo, como cobardes y traidores.

Muy oportuno. La parcialidad de la justicia -la peor por supuesto- es la consecuencia de la parcialidad de los medios de comunicación y de las fuerzas de la cultura en general.

Ayer mismo, la cadena ABC ha despedido fulminantemente a la presentadora de su programa de más éxito -el único por-Trump- de la televisión norteamericana por un twit en que comparaba a una política demócrata con un primate. Imaginé que sería una negra con aspecto simiesco, pero no es el caso;  por su apariencia no llega ni a cuarterona. No importa, se consideró “racista” y fue despedida fulminantemente.

¿Pero no dicen que venimos del mono? ¿Por qué tantos aspavientos entonces cuando se compara a un negro con un mono?

Y todo esto mientras desde esos mismos medios de comunicación y desde el mundo de la cultura se desprecia continuamente al hombre blanco.

La pregunta del millón es si habrá alguna reacción. Hay algunos atisbos.

 

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*