En defensa de «Churchill, Hitler, and the Unnecessary War» de Pat Buchanan (1)

Acabo de leer y estoy releyendo el último libro de Pat Buchanan, Churchill, Hitler, and the Unnecessary War. Lo he hecho porque solo he visto ataques contra él en la blogosfera que leo. Algunos mesurados, otros desmesurados y, creo, malintencionados. Allá cada cual.

Es un mapa sobre la PGM. Pincha para ver más.

Para empezar. Esta (Victor Davis Hanson, Patrick Buchanan y la Segunda Guerra Mundial) es una reseña en que se apunta contra el libro pero sin entrar a fondo. Simplemente se hace eco del intercambio de andanadas entre el propio Buchanan y Victor Davis Hanson (VDH). Tengo que decir que o me parece procedente motejar de antisemita a quien no apoya a Israel y considera que la política exterior de los EE. UU. no puede girar entorno a Israel. Me parece lógico que los EE. UU. consideren a Israel como un aliado más dentro del juego global de sus intereses. En determinadas circunstancias convendrá apoyarlo, en otras dejarlo a su suerte.

La reseña comete, en mi opinión, dos errores:

De más está decir que no quiere a los neoconservadores ni al Presidente George W. Bush, lo que lo ha llevado a adoptar posiciones coincidentes con el Partido Demócrata y el movimiento anti-war.

Buchanan se opuso desde el principio a la intervención en Iraq, no como los demócratas que empezaron apoyándola.

Buchanan acaba de publicar un libro sobre su vieja obsesión de considerar que los Estados Unidos cometieron un error al entrar en la Segunda Guerra Mundial. El libro se llama Churchill, Hitler and The Unnecessary War’: How Britain Lost Its Empire and the West Lost the World.

No. No es esa la tesis principal del libro, que arranca con la Primara Guerra Mundial (PGM), sin la cual no puede entenderse la Segunda. Aquí está el quid de la cuestión. El error empezó mucho antes, con la intervención de Gran Bretaña (y los EE. UU) en la PGM. Cuando se considera al SGM una continuación de aquella, la tesis de Buchanan es mucho más difícil de rebatir: Inglaterra y los EE. UU. cometieron un gran error atacando a Alemania en vez de contenerla en el Oeste y dejarla que atacara el Este.

Debo decir que nunca he entendido la PGM, aunque este libro me la ha hecho ver muy claramente (es la parte que más me ha gustado). La forma en que las naciones de Europa se echaron al monte parece una locura desde el punto de vista político y militar. El Embajador sugiere que fue un castigo de Dios. Nada que objetar, pero sigue siendo necesario repasar las causas directas.

Me he acordado del Tiempos Modernos de Paul Johnson al leer este libro (tengo pendiente publicar el repaso del libro de Johnson.). Ese empieza su libro con el final de la PGM, lo que le permite cargar las culpas del desencadenamiento de la SGM sobre Alemania. En fin, Carlos, el autor, remata así la reseña:

Aunque coincido en un ciento por ciento con la visión de la historia de Hanson, me parece muy vivificante que permanentemente surjan libros y opiniones divergentes como la de Buchanan.

En justo y necesario que esto suceda. La historiografía que es en algún modo «revisionista»; y si no lo es carece de interés.

Próximamente os contaré mi interpretación de la polémica. En todo caso, os recomiendo el libro.

11 Comentarios

  1. Winston Churchill: «You must understand that this war is not against Hitler or National Socialism, but against the strength of the German people, which is to be smashed once and for all, regardless of whether it is in the hands of Hitler or a Jesuit priest.» (*)

    Emrys Hughes, Winston Churchill – His Career in War and Peace, p. 145

    (*): «debe entender que esta guerra no es contra Hitler o el Nacional Socialismo, sino contra la fuerza del pueblo alemán, el cual ha de ser machacado de una vez y para siempre al margen de si lo dirige Hitler o un sacerdote jesuita»

  2. ¡Ojo! Yo nunca he dicho que fuera un castigo de Dios. De hecho estoy muy persuadido que Dios NO castiga, aunque la Biblia lo diga explicitamente innumerables veces. Nos castigamos nosotros mismos al no seguir sus Mandamientos. Y la PGM es un ejemplo nítido de esto que digo.

    Por lo demás, la SGM no se entiende sin las postrimerías de la PGM. Especificamente la enorme cagada del masón y totalmente inútil en política internacional presidente Wilson. No se si el libro habla algo de esto, pero la clave de la SGM y todo lo que ha pasado después (hasta hoy, hasta Georgia incluso) en el mundo son los famosos 14 puntos de Wilson.

  3. No, no me lo traigas. Tres razones:

    1. Creo que en ningún sitio viene este asunto tan estupendamente explicado como en «Tiempos Modernos». Acuérdate.

    2. Tengo una lista de libros pendientes (incluido las correcciones del que ya sabes) que es para asustar.

    3. Como me lo dejes no te lo devuelvo. Asi de claro.

  4. «2. Tengo una lista de libros pendientes (incluido las correcciones del que ya sabes) que es para asustar.»

    Jajaja, uno de los míos. Tengo una pila como de mi altura. Y eso sin contar documentos digitales.

  5. Montcalm- De documentos digitales ya no quiero ni hablar. He llegado a un acuerdo con una imprenta de cerca de casa para que me de un precio bajo, con «rappeles» incluídos. No te digo más. Me he montado mi propio servicio de impresión y entrega a domicilio. El impresor encantado y ahora yo dándole vueltas para montar este servicio en Internet.

    AMDG- Que no tronco, que allí explicaba estupendamente todo el asunto Wilson. Míralo, ya verás.

  6. Dios NO castiga, (…) nos castigamos nosotros mismos al no seguir sus Mandamientos.

    Emba, te advierto que esto está a un paso del ateísmo, ya que reduce Dios a ley natural…

    Sí, pero no analiza el por qué de la PGM. En vez de ello expone las doctrinas de marx, freud y einstein como base ideológica de la postguerra.

    No me convence. Por cierto, tres judíos sin fe.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*