El timo del calentamiento global. Eso es la ciencia

Aprovechando la ola de frío y nevadas que ha sacudido Españqa, os pongo esta entrevista (Ejercicio de discernimiento: calentamiento global ¿mito o timo?) en la que Francisco Linares, un bloguero de temas financieros, hace una entrevista a Luis Carlos Campos, periodista de investigación y autor del libro “Calor Glacial”, sobre el “calentamiento global”.

He disfrutado mucho leyéndola. Para empezar me he partido de risa al leer el neologismo “calentólogo” aplicado a los predicadores del cambio climático. Pero hay muchas cosas más.

Gore queda retratado como un indocumentado y un hipócrita que no firmó Kyoto cuando era vicepresidente y se está dedicando ahora a amasar una fortuna predicando el fin del mundo.

La mayoría de las predicciones alarmistas de los calentólogos se basan en simulaciones de modelos. Este NO es un método científico de prueba. Ni mucho menos. Para empezar, los resultados de estos modelos dependen de las variables que consideren y, sobre todo de las que dejen fuera.

Los calentólogos olvidan incluir en sus modelos otras explicaciones como las relacionadas con la actividad solar. Esto tiene delito, porque el sol es la calefacción de la tierra. El panorama que presenta el artículo es desasosegante. Científicos dedicados a la pseudociencia, asociados -prietas las filas- en grupos de presión, rebañando presupuestos multimillonarios, manipulando datos, presentando modelos que saben falsos y parciales, persiguiendo con saña a compañeros de profesión que no comparten sus tesis… Esta es la misma gente que se escandaliza del caso Galileo.

En fin, os dejo un par de citas:

Los informes del IPCC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático) y los calentólogos son como las bulas medievales: tú me pagas y yo te salvo del infierno. O si contaminas pagas en el mercado de Kyoto y todo arreglado. Ahora los gobiernos sueltan guita como corderitos a estos científicos y burócratas inútiles para que nos salven de la subida del nivel del mar en 18 cm. dentro de 100 años. Demencial.

* * * * *

F. LL. – ¿Y lo del agujero de ozono?

L.C.C. – Es que lo que nos dicen los telediarios, Greenpeace y WWF/Adena es absolutamente falso. El Sahara se está reduciendo y la vegetación o biomasa de la Tierra aumenta, según estudios de los satélites de la NASA. En el libro demuestro que lo del agujero de ozono es natural y no tiene ningún peligro. En 2002 se redujo un 40%, ¿es que ese año no contaminábamos? Lo que nos cuentan es como lo del “hombre del saco”: los ‘CFCs’ no dañan nada, ni siquiera pueden subir a la estratosfera por su elevado peso atómico. Miles de científicos viven del cuento, de las subvenciones para investigar el agujero de ozono y el CO2, que es tan bueno que se insufla en los invernaderos y que sólo ha aumentado 20 ó 30 partes por millón desde hace 10.000 años. Ahora es de 370 partes por millón y en la época de los dinosaurios era de 3.000. ¿Pasó algo? No, otra glaciación. Todo lo que nos cuentan es una absurda y peligrosa distorsión de la verdad y ningún periodista se molesta en cotejar los datos falsos. Hay mucho dinero y prestigio en juego como para reconocer que los temores de calentamiento son un timo.

* * * * *

El informe niega, oculta o desconoce el Mínimo solar de Gleissberg del 2030 que enfriará el mundo, como ocurrió con el mínimo de Maunder en el siglo XVII. También niega el ciclo solar de Suess, o el ciclo Mayewski de corrientes marinas, según los cuales ahora deberíamos enfriarnos. También niega, oculta y desconoce la gráfica de predicción del futuro de CLIMAT, basada en la evolución de los isótopos de oxígeno en el hielo, realizado durante años por expertos reconocidos de la Universidad de Columbia-LDOE (Hay et al, 1976) según la cual vamos a enfriarnos.

También oculta o desconoce los ciclos de Milankovicht según los cuales (el de 100.000 años y el interglacial de 10.000) ahora o en este siglo podría tocar una glaciación. (la ultima fue hace 115.0000 y el interglacial hace 11.600 años). La glaciación llegaría con retraso y el C02 seria bueno, porque retrasa la glaciación como ha declarado otro prestigioso experto Walter Ruddiman (2005).

Esto último sería realmente dramático. Mientras los calentólogos calientan la cabeza a nuestros políticos con el calentamiento global, Podríamos estar dirigiéndonos a una glaciación (que llevaría a una hambruna mundial con las guerras consecuentes: El congelamiento global que viene).

Leéoslo entero: Ejercicio de discernimiento: calentamiento global ¿mito o timo?)

* * * * *

Así de helado estaba el hemisferio norte el día de Reyes…

Brrrr… Record Snow & Cold Causing Snow Plow Shoot-Outs In Spokane

Be Sociable, Share!

2 Comments

  1. Los cambios climáticos, son normales desde que el planeta existe. Tienen también cusas conocidas, como son, el grado de actividad solar, la variable inclinación del eje magnético de la tierra, y el movimiento de precesión del planeta (Movimiento lento a modo de peonza que provoca que la incidencia de los rayos solares varíe notablemente a lo largo de los años). En cuanto al agujero de ozono se refiere, fué detectado mediante satélites artificiales en órbita, por lo que es imposible saber, si anteriormente existía o no (Otro fallo garrafal de metodología científca). Actualmente, parece que la ciencia está manejada por intereses políticos muy poco fiables.

  2. Fuí representante de la Fundación Argentina para los Espacios Verdes en el COP N* 10 y desde ese momento me di cuenta que lo único verdadero en todo esto del calentamiento global es que es una gran mentira: lean” Indicios de cambio climático inverso”,” Períodos cálidos y glaciaciones”, y muchas otras cosas que encontrarán en Internet, donde me baso en estudios rusos y alemanes de más de un siglo y que se encuentran en el Tratado famoso de Botánica de Strassburger.
    Estamos entrando en un período Pretundra y en 800 años estaremos en plena Glaciación que durarará un millón de años, seguida por un cortísimo período templado que será el último antes de que el Sol, se convierta en gigante roja.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*