Cuando la catequesis católica no se diferencia de la Educación para La Ciudadanía

Los católicos que, con razón, se quejan del adoctrinamiento público y obligatorio de esa Educación para la Ciudadanía que la izquierda ha forzado a los escolares españoles deberían mirar lo que sucede en casa, por si procede barrerla:

“Abel era un chico muy sociable, muy actual; Caín, no; era un burro y olía mal. Un día Caín agarró un bastón y golpeó con él exageradamente la cabeza de Abel, y Abel se murió. Este fue el primer homicidio del Tercer Mundo, y luego vinieron muchísimos otros” (9 años)

Esto lo leo en el famoso taco del Mensajero. En el reverso de la hoja correspondiente al día 4 de febrero, bajo el título de “Humor en la Catequesis”. Es decir, los jesuitas lo encuentran incluso gracioso.

La cita de ese día, que corre a cargo de Rafael Sánchez Ferlosio, dice:

“Existe un estado de guerra permanente desde que existe un industria permanente de armamento”

Pacifismo de opereta para débiles mentales que insinua que las armas provocan las guerras. ¿?

Desde luego, último año que pido que me lo regalen.

Quéjate enviándoles un correo: mensajero@mensajero.com. Envía esto a todos los curas, frailes, monjas, chupacirios y meaplias que conozcas.

* * * * *

Esta es la imagen que ponen en la página de contacto, que valdría igual para un anuncio del Corte Ingles, de agencia de viajes, de tienda de fotografía… de lo que quieras. Nótese también que se trata de una persona joven y mestiza (conste que considero bueno el mestizaje), a pesar de que los lectores del taco son españoles y más bien mayores, por decirlo suavemente.

Y todo va desta manera…

Be Sociable, Share!

11 Comments

  1. “Existe un estado de guerra permanente desde que existe un industria permanente de armamento”

    No es falso del todo. El que vende paraguas desea que llueva pero hasta la fecha no pueden influir en el clima, en cambio los otros si pueden crear conflictos, conspirar, provocar carreras de armamento a cargo de los ciudadanos…
    Eso no quiere decir que existe la guerra porque existen las armas como sostienen algunos pacifistas que si de ellos dependiera nuestra seguridad estariamos listos.
    Por cierto han disuelto una bandera del tercio gran capitan de ceuta:
    http://www.20minutos.es/noticia/339887/0/legion/ceuta/disolucion/
    A lo que ellos llaman restructuracion yo lo llamo repliegue.

  2. Un axioma es una verdad que no necesita ser demostrada. Es evidente por si misma y se verifica siempre y en toda situación: A es igual a A. Ni siquiera “2+2 son 4” es un axioma, porque dependiendo de cómo se defina la operación “suma” el resultado puede ser diferente. Ahora bien, eso de que “el mestizaje es bueno” como una suerte de axioma cierto en sí mismo, de verdad que necesita alguna explicación. De entrada que se defina que se entiende aquí por “bueno” y por “malo”.

    ¿Bueno biológicamente, en cuanto a la capacidad de tu descendencia para sobrevivir en un entorno determinado? Y a su vez, ¿de qué entorno estamos hablando? ¿Permanece ese entorno estable? ¿Permanecerán en él tus descendientes durante decenas o cientos de generaciones (que es el período necesario para que la discusión tenga sentido)? ¿Qué factores incrementan las posibilidades de éxito en una sociedad urbana moderna?

    ¿Bueno socialmente, en cuanto que venga a reforzar una situación social o política que tú entiendas por “buena” (o que venga a desestabilizar una que consideres “mala”)? ¡Y además esa valoración es subjetiva! Si para ti que eres, por ejemplo, un multiculturalista marxoide, la homogeneidad de las sociedades europeas impide que éstas abracen completamente tus ideales, todo “mestizaje” será bueno, simplemente porque incrementa de forma necesaria los adherentes de tus posturas además de forzar al resto a aceptar los hechos comsumados. Si eres un conquistador español del siglo XVI todo mestizaje en América será bueno porque “los hijos de español e india se ponen siempre de nuestro lado” (así lo dejo escrito uno que vivió esos años, no recuerdo quién). Como su mujer que también lo veía bien porque aseguraba un futuro en la nueva élite a sus hijos, o también sus aliados indígenas, que eran quienes le entregaban esas mujeres porque así reforzaban sus lazos con él. Claro, quizás desde el punto de vista de los irredentistas autóctonos –muy minoritario por entonces, pero mayoritario ahora– ese “mestizaje” no fuese tan bueno, ¿verdad? Igualmente para un europeo que desee mantener su identidad el “mestizaje” no será social ni culturalmente muy positivo que digamos, porque sencillamente hace desaparecer para siempre y sin posibilidad de remisión la sociedad en la que él se crió.

    Ya que estamos me gustaría que alguien me explicase donde está el racismo en todo esto. Porque seamos claros, ese tipo de axiomas interesados como “estoy a favor del mestizaje” o “el futuro es el mestizaje” se gritan a los cuatro vientos para evitar que te marquen con la R escarlata. Todos lo hemos hecho. Siguiendo con los ejemplos anteriores el mismo conquistador del siglo XVI que veía con buenos ojos el “mestizaje” porque reforzaba la estabilidad de la nueva sociedad americana no hubiera visto con muy buenos ojos de haberse dado el proceso a la inversa en su España natal. De eso podemos estar todos muy seguros. Basta de miedos. Hablemos claramente.

    El siglo XIX y la primera mitad del XX vivió bajo la superstición del racismo depurador. Ahora vivimos bajo la superstición del racismo mestizador, hecho a medias de principios ideológicos de la Nueva Izquierda y de creencias populacheras inverosímiles. Si no queda más remedio que repetirse, lo haremos. A priori es imposible saber si el resultado biológico de un “mestizaje” va a estar “mejor dotado” para sobrevivir y va a tener por tanto un mayor éxito reproductivo porque depende del entorno en el que se desenvuelva dicha descendencia y de las necesidades cambiantes en dicho entorno. Pero sí podemos suponer que descendientes de europeos e indígenas lo van a pasar bastante peor en el altiplano boliviano que la población autóctona, al menos durante unas cuantas decenas de generaciones. Igualmente, los descendientes de un imaginario “mestizaje” masivo de poblaciones masai y pigmeas serán físicamente más fuertes y más altos que sus antepasados pigmeos, pero no desde luego que sus antepasados masai. Y ni siquiera sabemos si eso será bueno o malo, porque dependiendo de dónde vivan y de cómo sobrevivan les puede venir bien o mal.

    Más superticiones populares. Las enfermedades. A priori también es falso: los descendientes de europeos e indígenas americanos demostraban una mayor resistencia a las enfermedades llevadas desde Europa, herencia de sus antepasados europeos. Sin embargo heredaban enfermedades genéticas nuevas, asociadas a las poblaciones mediterráneas, atlánticas, escandinavas o africanas: nuevas leucemias, desordenes sanguíneos, tipos de cáncer o enfermedades cardíacas congénitas, respectivamente. De nuevo nos encontramos con que jugar a brujo (1) o elevar a la categoría de axioma la bondad biológica del “mestizaje” (2) es, o bien un objetivo ideológico de iluminados (1), o un tabú de la tribu con el que hay que transigir (2).

    Sólo si nos circunscribimos a factores aislados podemos hacer predicciones con alguna seguridad. Por ejemplo con el IQ. Pese a quien pese, por el momento parece que está bastante claro que el hipotético resultado de un mestizaje masivo de asiáticos de Extremo Oriente y de aborígenes australianos sería una población con un IQ medio superior al de los actuales aborígenes pero inferior al de sus antepasados orientales. Dependiendo del lado desde el que juzgues eso será “bueno” o “malo”.

    Igualmente donde también se pueden hacer predicciones con alguna seguridad, aunque nunca es total, es en los efectos socioculturales y por tanto políticos del “mestizaje”. Una Europa con un 50% de poblaciones mestizas de todo tipo es una Europa que nunca volverá a ser la que fue en ningún sentido identitario posible y que está condenada a a tragar con mayorías sociales de foráneos y multiculturalistas durante un buen puñado de siglos. Ahora que alguien me diga que eso es positivo. Sólo si formas parte de esos grupos te parecerá “positivo”.

    No, el mestizaje no es “bueno” a priori. De ninguna manera. Y por miedo a que los comisarios ideológicos nos llamen “racistas” tampoco. De hecho el “mestizaje” ha sido tradicionalmente arma de colonizadores.

  3. Por eso mis hijos no dan clases de religión…. la religión se las enseño yo en casa. Y tengo que decir que es una opción excelente.
    Y de la infame educación para la ciudadanía que queréis que os diga…… bueno, uno de mis hijos está recibiendo ese bodrio de clase. Y es grato para mí saber que es él quien rebate todos los argumentos de ese adoctrinamiento institucional. Y encima va y aprueba, aunque su postura es totalmente contraria a los postulados oficiales y no tiene ningún miedo en defenderla. ¿Lo mejor? El resto de la clase escucha y aprende.
    saludos.

  4. Sí Montcalm, el profesor aprobó a mi hijo con 5, y le dijo que era porque sus opiniones no eran las que el libro decía. Pero mi hijo le contestó que en una democracia lo más valioso para un ciudadano era su libertad de pensamiento y de opinión, que estaba en su derecho de ejercer sus libertades, y le dijo que de no ser así esa asignatura estaría imponiendo una dictadura como la de Castro. Ya ves, no está mal para un chaval de 14 años.
    Total, que el profesor le dijo que sí, que tenía razón y que para la próxima evaluación le daría más nota.
    Es que claro que tiene suerte con el profe, pero también es cierto que los jóvenes tienen que tener argumentos y valor para defenderlos. Porque los argumentos no salen como las setas, los padres tenemos que emplear mucho tiempo y esfuerzo en enseñar a nuestros hijos a pensar por sí mismos y a asumir las consecuencias de ello.
    Ya lo decía mi abuela: “no es tener derechos, es hacerlos valer”.
    Y vive Dios que es cierto, amigo.
    Saludos!

  5. Bárbaro Feb 22nd, 2009 at 19:03 EST

    Por supuesto. Para mí si un hombre no es blanco, no es elegible en modo alguno. Ese concepto se lo he enseñado a mis hijos desde la más tierna infancia. Y es que si no defendemos nuestra raza, nos extinguiremos, es así de simple.

1 Trackback / Pingback

  1. Las majaderías progres del taco del Mensajero | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*