El cismático Lefebre tenía muy clara la postura que la Iglesia Católica debe tener frente al Islam. Sus seguidores la siguen teniendo hoy en día.

La postura del cismático Lefebre está en la obra «C’est moi l’accusé qui devrait vous juger» (Soy yo, el acusado, quien os debía juzgar). Nos traen los párrafos en que trata del Islam y que van contra el Concilio Vaticano II (que fue pastoral no dogmático, como nos explican). No os las voy a traducir por falta de tiempo, pero estoy más de acuerdo con ellas que con las medias tintas de ese concilio “que ve con buenos ojos a los musulmanes”.

La postura de la Fraternidad San Pio X sigue siendo esencialmente la misma: los musulmanes no son necesariamente malos, pero el Islam es un muy mal grave para la Cristiandad.

Yo añado que es un grave error estratégico aliarse con ellos frente al secularismo. Atención a esto:

« L’historien constate que quand une Eglise erre dans la compréhension de sa foi, s’affaiblit, tombe malade, il se produit une massive défection en direction de l’islam. »

Y esto :

« La force de l’islam se nourrit essentiellement de la faiblesse des chrétiens. Seule la foi nous sauvera de l’islam. »

Sin embargo, las jerarquías católicas se embarcan en diálogos imposibles y se pronuncian a favor de la construcción de mezquitas en Europa, incluso participan en la colocación de las primeras piedras…

Esperemos que se consiga pronto la total comunión con estos lúcidos cismáticos.

Mgr Lefebvre, la FSSPX et l’islam : notre dossier.

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*