Piratas somalíes capturados piden asilo político en Holanda: «Intentaré hacer venir a mi mujer y a mis hijos en cuanto salga de la cárcel»

Gracias Arjun:

En breve: Unos piratas somalíes son capturados después de haber secuestrado un navío holandés. Son llevados a juicio en Holanda y dos de ellos piden asilo político en el país de los tulipanes y los canales.

Un abogado especialista en criminalidad internacional advierte que esta clase de juicios podrían animar a los piratas a facilitar su captura para después pedir el asilo político en el país (europeo) de su juicio, “in order to seek a better life in Western countries”, o dicho en castellano primordial para que les den la sopa boba en la casa del hombre blanco (que siempre tiene la despensa llena).

“La vida es buena aquí”, dice uno de los piratas, comentando acerca de su experiencia en una cárcel holandesa. “Le pido al gobierno que no me devuelva a Somalia. Quiero quedarme aquí”. Mi pueblo está dominado por la pobreza y la sharia, pero aquí hay buena comida y puedo jugar al fútbol y ver televisión. Es fantastico tener un vater en mi celda.”

“Intentaré hacer venir a mi mujer y a mis hijos en cuanto salga de la cárcel. Sé que no es muy probable que me envíen de vuelta a Somalia. Cualquier cosa es mejor que Somalia.”

De aquí.

* * * * *

Aquí nos cuentan el caso de otro que se queja porque participó en el secuestro de un barco ucraniano y es conocido porque ha salido en la televisión: Somali Pirate Regrets His International Notoriety Because He Can’t Seek Refugee Status in the West… ¿No es de risa todo esto? En otro tiempo se les ahorcaría en el acto en el palo mayor de la nave, ahora piden estatus de refugiados.

10 comentarios

  1. Esto es un chiste claro. Por el amor de Dios que indignidad legal, que tropelías, que….. es que no se puede describir esta sociedad de permisismo y gilipollez.
    Espadas y mazas es lo que hacen falta en lugar de tanto aboBado y ong

  2. Iskander

    La culpa no es del marrano, sino de quien le da de comer, como dice un refrán.

    Pongámonos en el lugar de este somalí (quiero decir de esa clase de hombres que no son ni como tú ni como yo. ¿Me sigues?). Por primera vez ha experimentado un trato, una clase de relación con otros hombres que no entra en su sistema ni sabía que existía. Por primera vez ha conocido una mesa bien puesta y un plato de comida cliente. una cama con sábanas limpias, una ducha diaria y ha pasado una revisión médica completa seguida de la administración de algunas vitaminas para compensar alguna carencia en su organismo. Ha penetrado en una dimensión desconocida: ha entrado en el Paraíso, sin necesidad delmartirio previo. Come como un rey, caga a gusto y se limpia con papel de dos capas (en lugar de con las piedras del camino), duerme en una cama blandita con almohada, ve televisión (en colores y un sinfin de canales), juega al fútbol. Sólo le falta su hembra, que espera traer lo antes posible.

    Si lo metieran en una jaula colgada a diez metros del suelo a pleno sol hasta que se secara, no estaríamos ante esta absurda y ridícula situación. Si premiamos el vicio con las recompensas de orinario reservadas a la virtud ¿nos hemos de extrañar de estas cosas?

  3. Y es que además de estas sirvegonzonerías, encima les dan publicidad. Ya veo a las ONG: delincan para que les metan en la carcel, y luego pidan la nacionalidad.

    Cualquier partido habría ganado muchos puntos en las europeas proponiendo algo tan cabal como que a los inmigrantes delincuentes se les expulse de todos los países europeos durante pongamos 25 años. Esto es, al delincuente, que no pueda entrar en Europa en un tiempo en función del delito.

    Desgraciadamente, con un 12% de población inmigrante y con la clásica cobardía de nuestra Casta parasitaria-política, no hay nada que hacer.

  4. Nadie lo podía haber resumido mejor que ese pedazo de escoria.
    Un Retrete, comida en buen estado y televisión. Por eso vienen y seguirán viniendo a millones desde África. Ni crisis ni hostias les van a parar.
    Y eso lo tienen cuando les detienen robando. Mientras no les detienen, encima con pasta en el bolsillo de los hurtos que cometen.
    Hay que hacer cárceles aquí iguales que las de sus países, veríamos entonces si quieren quedarse.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*