Córdoba, una luminosa catedral renacentista dentro de una tenebrosa mezquita

Puestos a sacar pecho, además que tiene su punto de razón. Arquitectónicamente el bosque desorientador de columnas da muy mal fario y resulta más que desasosegante. Más, si no fuera por la catedrál, la mezquita se hubiera derrumbado.

En fin, que la acaban de restaurar. La Catedral, digo:

Las obras de restauración de la Catedral de Córdoba, inscrita en la antigua Mezquita cordobesa, han concluido, a falta de la recepción oficial de las mismas por el Cabildo Catedralicio, con un mes de antelación sobre el plazo previsto y han devuelto al templo cristiano su antiguo esplendor renacentista, pues dispone de un 50 por ciento más de luz.

El proyecto de restauración, del que son responsables los arquitectos restauradores de la Mezquita-Catedral de Córdoba, Gabriel Rebollo Puig y Gabriel Ruiz Cabrero, recogía la ya ejecutada reapertura de varias ventanas de la parte superior, orientadas al Oeste, que fueron cegadas en el siglo XVIII y cubiertas con pinturas, pero que ahora han vuelto a recuperar su función de permitir la entrada diaria de los últimos rayos de sol, para iluminar el altar mayor y el presbiterio.

Ello ha supuesto un incremento, hasta en un 50 por ciento, en la entrada de luz natural a la catedral cristiana, de estilo renacentista y construida, entre 1523 y 1606, en el corazón del templo originalmente musulmán. La consecuencia ha sido que el contraste entre la luminosidad renacentista y la penumbra que existe en la Mezquita se ha acentuado, con lo cual la visita a este monumento sirve ahora también para mostrar las diferencias entre dos estilos constructivos de edificios religiosos.

La restauración, en la que el Ministerio de Cultura ha invertido más de 3,3 millones de euros, comenzó en enero de 2007, con un plazo de ejecución de 30 meses que se ha acortado finalmente a 29. Ha sido de carácter integral y ha servicio para complementar las intervenciones llevadas a cabo entre 2002 y 2003 por el Cabildo Catedralicio, a su costa, en las cubiertas mayores, el cimborrio, el presbiterio y los brazos del crucero del templo cristiano.

Más.

Be Sociable, Share!

2 Comments

  1. Cuando el Obama habló de lo bueno del islam,debería haber dicho que llegó a nuestro pais por INVASIÓN de la península,menos mal q se les expulsó si no ahora estariamos todos preocupados en rezar 5 veces al dia o en quien lapidar..en fin..

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*