El embarazo ¿es una enfermedad?

He tratado en más de una ocasión del sitio Global Voices en Español, cuya ideología progre y multiculti da algo más que grima. Hoy le vamos a dar un repaso a esta deposición pro abortista (Jamaica: Altos índices de embarazos adolescentes y violencia sexual):

A pesar del aumento de la toma de conciencia sobre la contracepción, el embarazo adolescente sigue siendo un importante problema de salud en Jamaica, donde el 35 por ciento de la población tiene su primer embarazo a la edad de 19 años. La mayoría de estos embarazos no son planeados.

El embarazo es una enfermedad, sobre todo si no está «planeado». A lo que se ve, en Jamaica se quedan embarazadas como quien coge un catarro. Por cierto, ¿habrá enfermedades planeadas?

En un estudio publicado en marzo, 94 por ciento de las adolescentes embarazadas que fueron entrevistadas dijeron que sus embarazos eran no deseados. El mismo estudio mostró elevados índices de violencia sexual entre adolescentes embarazadas y no embarazadas. Se encontró que casi la mitad de las adolescentes entevistadas de entre 15 y 17 años en Kingston, Jamaica, informaron pasar por coerción o violencia sexual. Un tercio de estas adolescentes dijo que habían sido persuadidas o forzadas a participar en su primera experiencia sexual.

Nótese cómo mezclan violaciones y embarazos para hacernos creer que están altamente correlacionados. La palma se la lleva el «persuadidas o forzadas», que mete en el mismo saco la seducción y la violación.

Además del sexo forzado, UNICEF atribuye los altos índices de embarazos adolescentes en Jamaica a factores tales como una baja tasa de uso de anticoneptivos, iniciación sexual a edad temprana, intercambio de sexo por recursos, deficiente acceso a la información y conocimiento de sexo seguro y responsable.

Proponemos este lema a la UNICEF: «Fornica con moderación condón, es tu responsabilidad». El «intercambio de sexo por recursos» para no mencionar la prostitución es también de antología.

«A los 17, recién salida de la secundaria, inocente del mundo e ignorante de los hombres, Me encontré embarazada después de irme de fiesta una sola noche. El enamorado, que había sido solamente eso, se aprovechó del hecho de estar yéndose de la isla, ¡y yo estaba demasiado borracha como para decir no! Y así después de 2 minutos… tal vez segundos… de acción… es eso exactamente lo que pienso que fue… quedé embarazada.

Sin comentarios.

«El aborto en Jamaica sigue siendo un crimen federal, excepto en algunos casos (gobernados por un ambiguo «derecho consuetudinario»), «(i) significativa anormalía fetal; (ii) donde el embarazo podría representar una amenaza para el bienestar o la salud de la madre y (iii) en casos en los que el embarazo es resultado de violación o incesto». Sin embargo, desde 2004, la tercera causa de mortalidad materna en Jamaica fueron los abortos inseguros.»

Es decir, que «sigue siendo un crimen», pero está ampliamente legalizado… Imagino que esta tropa quiere aborto libre y, faltaría más, gratuito, es decir, pagado por todos.

Otras soluciones que este estudio sugiere para combatir el embarazo adolescente incluyen animar a los adolescentes a retrasar su primera relación sexual y desalentar las relaciones múltiples. También dice que la violencia de género necesita ser dirigida a nivel de la comunidad.

¿Quieren decir que hay que organizar la violencia de género? ¡Qué dominio del idioma, Dios mío! Queda la guinda:

¿Cuándo fue que nuestras mujeres se volvieron receptáculos, basureros del esperma de los hombres? ¿Cuándo se legalizó que insultáramos nuestros cuerpos con efluvios? ¿Cuándo decidimos que estaba bien torturar nuestras flores a edades tempranas con miembros tan brutales y bebés tan grandes? ¿Cuándo gobiernan los hombres nuestros cuerpos? ¿Cómo es que lo que quieren son evangelios aunque eso signifique nuestra muerte?»

¿Qué os parece? ¿Y quién financiará este sitio?

Más fotos como la de arriba aquí.:

Be Sociable, Share!

4 Comments

  1. El cuarto párrafo (en el orden de cita) y el último son de los detritos más increíbles que jamás he leído. El cuarto tiene lo suyo, con ese tonito de folletín del 1850: «ignorante del mundo y de la vida, fui engañada por la maldad de los hombres». Pero el último… no sé ni cómo describirlo: la mujer «receptáculo de efluvios» que «insulta su cuerpo» y «maltrata su flor» con «miembros brutales». Jojojo… es como si lo hubiera escrito una monja misoándrica y psicótica de 1950 metida a guionista porno. Es más que surreal. Es bizarro. Lisérgico y nauseabundo a un tiempo. En suma: progresista.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*