«La laicidad no se contrapone al Islam»

Lo dice el profesor de Derecho Eclesiástico Alex Seglers que añadió: «Entre libertad religiosa y laicidad, primero va la libertad religiosa; la clave es apostar por una libertad religiosa fuerte» y concluyó defendiendo que las musulmanas puedan llevar velo en la esfera pública: «En muchos países se acepta el velo, igual que se acepta la kipa o la cruz; si la mujer quiere llevarlo, ¿por qué no?».

Tengo que decir que estoy de acuerdo con su razonamiento. No veo razón para prohibir el uso de adornos religiosos, salvo que oculten a la persona y con lleven un riesgo evidente para la seguridad, como el velo y el burka. Pero no es esa la noticia, sino la participación la directora de la Casa Árabe y curillas como Seglers en la conferencia internacional ‘El Islam en Europa. ¿Qué modelo?’ organizada por el Consejo de la Comunidad Marroquí en el Extranjero (CCME). Europa Press mando un plumilla para repicar el acontecimiento aliancista, multicultural y euro mediterráneo.

Que ridículo es todo esto (no pinchéis, es solo para referencia). Se trata del EcoDiario, un periódico de temas económicos que no pierde una oportunidad de repicar las bondades del Islam.

Imagináos como será la cosa que al día siguiente volvió a la carga con el tema: Un experto afirma que el Islam «es una religión de paz» y que «es posible» su integración en Europa. No creo que sea casualidad.

9 comentarios

  1. Lo que dice ese individuo, AMDG, es peligroso. No estoy para nada de acuerdo con él. Porque teóricamente puede ser muy bonito, pero no es más que otro allanamiento de territorio para el islam. Más anestesia para el populacho, le dan un toque de distinción de especialista teólogo y el rebaño se aplaca. Y detrás vienen pisando fuerte los mahometanos, mientras teólogos idiotas les van abriendo todas las puertas.

    Nos va la vida, no es un juego esto.

  2. Sin contar que lo que dice el ilustrísimo genio teológico es un contrasentido. «Apostar por una libertad religiosa fuerte», significa abrirle las puertas a una religión cuya base descansa precisamente en la eliminación de la libertad de religión.
    Patético y ridículo el mentado Alex Seglers. Otro que trabaja activamente por acabar con nuestra civilización (y ya puestos, con todos nosotros)

  3. Este problema téórico es tremendamente sencillo de resolver. Para mí el problema no es que las musulmanas vayan tapadas o sin tapar, o estén sometidas o no a la tiranía de un varón. El problema tampoco es esencialmente que lo hagan en Europa. El problema, el gran problema, el principal problema, es que estén incrustados en Europa. Si están aquí, la musulmana laica es igual de invasora que la musulmana religiosa.

    No tenemos que optar por este falso debate de velo sí/velo no. A los buenos europeos eso nos debe dar igual, no es un problema nuestro. Entrar ahí es caer en una trampa, consistente en obligarnos a elegir entre multiculturalismo y asimilacionismo, cuando no debemos desear ni lo uno ni lo otro.

    El verdadero debate para nosotros es: musulmanes en Europa sí/musulmanes en Europa no. En el primer bando se situará todo traidor, todo felón y todo xenófilo que aquí haya. El bando segundo, musulmanes en Europa no, es de los buenos europeos, el de los dignos y bien nacidos.

  4. «El problema, el gran problema, el principal problema, es que estén incrustados en Europa.»

    «Entrar ahí es caer en una trampa, consistente en obligarnos a elegir entre multiculturalismo y asimilacionismo, cuando no debemos desear ni lo uno ni lo otro.»

    «El verdadero debate para nosotros es: musulmanes en Europa sí/musulmanes en Europa no. En el primer bando se situará todo traidor, todo felón y todo xenófilo que aquí haya. El bando segundo, musulmanes en Europa no, es de los buenos europeos, el de los dignos y bien nacidos.
    »

    Justo.

  5. En efecto, para nosotros no hay musulmán bueno. No debemos considerar al musulmán en tanto que persona, digna o no de aprecio y respeto, sino como tal musulmán, es decir como un elemento fundamentalmente antagónico a nuestra civilización, y por consiguiente un enemigo potencial, cuando no declarado de nuestro sistema de sociedad y nuestros valores y principios.

    Por lo tanto el debate acerca del velo es un debate inoportuno, en cuanto este nos lleva a tomar partido por una de las dos modalidades de invasión: multiculturalismo o asimilacionismo, ambos perjudiciales en grados diversos para nuestro modelo cultural y nuestra propia supervivencia como europeos de raza blanca.

    Sin embargo el tema del velo (hiyab, chador, niqab, burka y demás) no puede ser objeto de un silencio que significaría aceptación y tolerancia a lo que este significa realmente: el islam en nuestra tierra. Debemos atacar el velo por lo que representa: una manifestación visible de la islamización en curso, una imagen anticipada de lo que puede ser nuestro futuro. La opción velo si o velo no constituye un falso dilema, pues se puede traducir por musulmana con velo o musulmana sin velo. Yo no quiero ni lo uno ni lo otro.

    Y para terminar, a pesar de la repugnancia que me propoca ver a todas esas entoldadas con forma de sacos de patatas ambulantes por las calles de mi país, pienso que lo peor sería que no fueran así y lograran ser menos visibles. De esta manera la invasión se percibe mejor, en el aspecto cuantitativo y en el aspecto cualitativo.

  6. Viene a ser como el debate acerca de mezquitas con minarete y llamada del muecin o mezquitas sin minarete y sin llamada del muecin. Mezquitas no, y punto. Pero debemos explotar cualquier aspecto del problema para contrarrestar el avance del islam, y por lo tanto en esa óptica la oposición a los minaretes o al canto del muecin debe ser llevada a cabo como una estrategia más para minar la credibilidad del islam.

    Se trata de poner en relieve los aspectos más conflictivos y sordidos del islam, no con la voluntad de purificarlo de sus vicios y defectos, sino para desacreditarlo en bloque mediante la exposición a la luz pública de sus incontables miserias.

  7. Al criticar el debate como falso debate partía, como base de análisis, de la notica enlazada y del hecho de que los participantes en esa conferencia sólo tratan de hacernos más aceptable la invasión musulmana de Europa, por la vía de hacer más aceptable el Islam.

    El musulmán moderado, si existe, es un mal musulmán. Un Islam laico es un Islam adulterado y poco consecuente. Un buen musulmán se adapta a lo que dice su libro sagrado, el Corán. Por ello, un buen musulmán es, por definición, un fanático religioso. Esto hay que hacerlo comprender.

    En ese sentido, y de cara a la población, es positivo explotar todo esto, como dices, Arjun, pero teniendo claro que el problema no es sólo religioso o cultural, sino racial. Si todos los musulmanes llegados a España se convirtieran al cristianismo seguiríamos teniendo enfrente a unos invasores.

    Un aspecto complementario de lo que bien dices acerca de que es mejor el inmigrante musulmán religioso que el inmigrante musulmán laico viene dado por la mayor facilidad de este último a la hora de mezclarse con la población nativa, diezmando aún más los contingentes del pueblo español.

  8. leon riente y arjun, coincido con vosotros, lo unico que veo que diferis es si es un problema cultural o racial
    los moros no disciernen esa diferencia, un moro es musulman y un blanco es cristiano y punto, no conciben como nosotros que esos hechos sean separables

    pero para mi, no se deberia permitir entrar a ningun musulman, donde coincidiremos que son dañinos y solo buscan nuestro fin,
    y lo de cristianos u occidentales culturales de otras razas … seria discutible

    el problema es que los politicos nos estubieron avocando a no tener hijos, sin dar ayudas y fomentandolo culturalmente, y ahora se dan cuenta que esto nos avocaba a la estincion, pero con la eficacia que les caracteriza en vez de favorecer la natalidad nativa europea, favorece a cualquier raza foranea, con lo que los blancos seguimos en peligro de estincion y negros y moros multiplicandose como cucarachas

    bueno en esto no se si lo hacian por estupidez o por oscuros fines

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*