Diez Veces “NO” a Turquía.

El siguiente artículo fué publicado en un diario holandés, De Volkskrant, como editorial por el propio Geert Wilders, el pasado 17 de noviembre.  En él nos da sus diez razones fundamentales para oponerse a la entrada de Turquía en la UE, bajo la perspectiva de su partido, y de su próximo viaje a ese país como representante del parlamento holandés. A partir de la traducción de VH para GoV, lo he traducido al castellano, para que pueda llegar a vosotros. Aquí os lo dejo:

Diez Veces “NO” a Turquía.

Diez razones por las que no debemos introducir el Caballo de Troya Turco.

Por Geert Wilders.

A comienzos de enero, iré a Turquía como miembro de una delegación parlamentaria del comisariado para Asuntos Europeos. Será mi primera visita a un país musulmán desde el lanzamiento de Fitna, hace más de año y medio ya.

“Te matarán allí”

En los últimos días he recibido muchos e-mails:”Sr. Wilders, no vaya, por favor. Te matarán allí o te entregarán a Jordania”. Desde mi punto de vista considero que mi seguridad estará organizada debidamente, y que el Ministro de Asuntos Exteriores, Maxime Verhagen, ya que sale de viaje más a menudo que yo, solicitará y recibirá garantías del gobierno turco de que no seré extraditado.

¿Por qué voy a ir a Turquía? Porque como líder político del partido virtualmente más grande de Holanda, encuentro más que razonable decirle directamente a la cara a los turcos el porqué, desde nuestro punto de vista, nunca deberían ser miembros de la UE. Porque con el PVV el adagio se aplicaría:¡Si Turquía entra, Holanda se va!

En primer lugar, diré a todo el mundo que Turquía es un preciado aliado en la OTAN, y el PVV también quiere que Holanda mantenga buenas relaciones con ese país en asuntos políticos, militares y económicos. Ambas partes pueden beneficiarse de esto, pero una buena vecindad no es lo mismo que ser un miembro de la familia.

¿Y por qué a Turqía no se le debería permitir convertirse en un miembro de la UE? Dejadme enumerar las diez razones más importantes.

Primero, Turquía es un estado islámico, la mayoría de su población pertenece al Islam, y la cultura islámica es la dominante. El PVV no quiere ninguna expansión de la UE de todos modos, y especialmente ninguna que incluya países islámicos. Porque ya tenemos demasiado Islam en Holanda y en Europa.

Segundo, siendo Turquía miembro de la UE esto conllevará más inmigración incontrolada hacia Europa Occidental. Durante décadas ya hemos experimentado los efectos negativos de la inmigración desde Turquía, bajo la forma de la sobrerrepresentación de los inmigrantes turcos en casi todas las estadísticas “negativas” del país.

Una importación aún mayor de la retrógrada cultura islámica sería indeseable; nuestra cultura europea se basa en la cultura del humaismo judeocristiano, y no en la islámica. No somos relativistas culturales. La civilización Occidental es muchísimo más elevada que una cultura basada en la barabarie e imperialismo islámico.

Tercero, Turquía como miembro de la UE, le costaría a Europa billones de euros. Un dinero que de hecho sería aportado por los contribuyentes holandeses, ya que Holanda es uno de los mayores contribuyentes netos a las arcas de la UE.

Cuarto, Turquía en ese momento tendría la mayor población de la UE. Eso implicaría que Turquía sería el estado que aportase mayor número de Europarlamentarios. Dada la terrible realidad de que cada vez más legislación es impuesta desde la UE hacia los Estados Miembros, incluyendo a Holanda, esto significaría que los turcos tendrían más influencia en la aportación de legislación para Holanda que los propios holandeses.

Quinto, Europa no debería querer tener fronteras comunes con países tales como la República Islámica de Irán o Siria, que sería el caso si Turquía se uniese a la UE. Tener fronteras con tales estados-matones es arriesgado desde un punto de vista geopolítico. Es de lejos mucho más preferible tener a Turquía como dique entre Oriente y Occidente.

Sexto, más del 95% de Turquía se encuentra fuera de Europa. Es un hecho geográfico. Si nos proyectamos desde ahí hacia el exterior, y permitimos que Turquía entre como país no europeo, mañana quizás nos encontraríamos a otros países musulmanes llamando a las puertas, tales como Marruecos, Argelia y Túnez.

Séptimo, una Turquía en la UE significaría que el país debería cumplir los denominados Criterios de Copenague que Europa demanda a todos sus nuevos miembros. En ese caso el ejército turco debería volver a sus cuarteles, ya que eso es lo que Europa demanda. Normalmente, éste es un requisito muy válido, pero para Turquía yo haría una concienzuda excepción con ese asunto.

El ejército turco ha probado ser en décadas recientes ser una herramienta muy funcional como obstáculo al incremento de la islamización del sistema político de Turquía. El ejército turco es el gran defensor del legado de Kemal Ataturk, el cual comparó al Islam con un cadáver en descomposición. Sin el papel correctivo desempeñado por el ejército, Turquía sería ahora mismo un segundo Irán.

Islamización: En ese aspecto, esto puede ocurrir aún, dado el papel tóxico del primer ministro Erdogan, que quiere islamizar políticamente aun más a Turquía, paso a paso. Este primer ministro fué condenado por leer públicamente un poema que decía: “las mezquitas son nuestros cuarteles, las cúpulas nuestros cascos, los minaretes nuestras bayonetas, los creyentes nuestros soldados”. El ejército turco recluido en sus cuarteles es lo último que debería ocurrir. Turquía continuaría erosionándose en dirección a una utopía islámica, debido a que los políticos radicales islámicos, y los partidos políticos musulmanes, tales como el del primer ministro Erdogan no serían metidos en cintura, y entonces tendrían cancha libre.

Octavo, la ocupación turca del norte de Chipre es ilegal. Nadie reconoce a la República Turca del Norte de Chipre como un estado, aparte de la misma Turquía.

Noveno, el tratamiento que los kurdos y cristianos reciben en Turquía, que está más allá de cualquier medida. Es inaceptable que el Genocidio Armenio no esté plenamente asumido hoy en día. Únicamente los cándidos políticos europeos que niegan el carácter dominante del Islam creen que una Turquía miembro de la UE mejoraría esta situación.

Y por último, pero no menos importante. No hay ninguna base para apoyar ningún tipo de adhesión turca a la UE. Una y otra vez las encuestas nos muestran que la mayoría de la población holandesa no está de acuerdo con eso. Estoy convencido de que si se sometiera esta cuestión a referéndum en los Estados Miembros actuales, el resultado sería en una amplia mayoría de estos un desenlace negativo para Turquía.

En resumen; es valioso seguir invirtiendo en tener buenas relaciones con Turquía, pero convertirla en un miembro de la UE es erróneo. No permitamos nunca que entre el Caballo de Troya turco.

 Creo que dice las cosas suficientemente claras. Se podría añadir alguna más, pero adaptándolo conenientemente sería un buen texto para un manifiesto, aunque hay de sobra en textos como este. , artículos, e incluso iniciativas simbólicas

Es buen momento para que en Europa se alce la voz contra este atropello a nuestros derechos a decidir quién entra y quién no, ya que nuestros gobernantes nos roban esa prerrogativa, aprovechando el tirón del referéndum suizo.

Be Sociable, Share!

6 Comments

  1. como introduzcan a Turquia en la UE nos podemos preparar para una invasion islamica, mucho mas rapida de la que estamos teniendo ahora, si yo puedo viajar a francia por ejemplo, solo con el dni, preparaos para tener turcos hasta debajo de la cama…

  2. mas claro agua …

    este greet w. no es tonto y sabe con quien se la juega, las medidas de seguridad que tomara seran tremendas, pero esta muestra de valor, que es el ir a la guarida de la bestia la veo un poco imprudente, cuando menos

  3. Wilders vale demasiado para que corramos el riesgo de dejarlo ir al cubil del ogro, vale demasiado porque es el único político verdaderamente europeo que nos queda en Europa y si le pasa algo no sólo se alegrarán todos los musulmanes del mundo sino tambien todos los políticos traidores europeos empezando por el infeliz ignorante de Zapatero.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*