Homenaje al legado militar español en el Protectorado del Rif

En el Casino Militar tuvo lugar la presentación pública del DVD Patrimonio Militar en el Rif. El conjunto del catálogo, permite un recorrido histórico por toda la primera mitad del siglo XX, con sus diferentes conflictos, caso de las Campañas de 1909, de 1911 y de 1921, y también de los efectos que la Segunda Guerra Mundial tuvo sobre la zona al desplegarse un plan de defensa poco conocido que preveía hacer frente a las tropas norteamericanas. El estudio y análisis de estos fuertes y campamentos también ofrece una nueva percepción de estructuras que por su trascendencia pertenecen a la memoria común de los pueblos.

Durante la primera mitad del siglo XX la Administración española asumió la responsabilidad de organizar y regir la zona norte de Marruecos mediante un Protectorado, período que finalizó en 1956 con la independencia del país. Después de años en los que se han ignorado, e incluso minusvalorado, muchos aspectos de esta época, recientemente se está abriendo paso la idea de considerar que todos estos restos materiales e inmateriales representan un patrimonio común y compartido, al formar parte de la historia de los dos países.

El Ministerio de la Guerra, antecedente del actual Ministerio de Defensa, asumió una gran responsabilidad en la planificación de este territorio, desplegando sus tropas por todo el territorio para su control y defensa. Este despliegue, representó un gran campo de experimentación en la ciencia militar y dio lugar a lo largo de medio siglo al ensayo y práctica de múltiples fórmulas de defensas en el campo de la fortificación.

De este modo, fuertes, posiciones, bunkers, torres y otros complejos defensivos, fueron elementos construidos que caracterizaron una etapa histórica y que se articularon en líneas de defensivas estructuradas según las sucesivas campañas de expansión del Protectorado. Actualmente estas líneas y estructuras se han convertido en elementos de estudio imprescindibles para entender la historia de Marruecos, pero también ilustra una página de la historia española, por lo que resulta imprescindible realizar un acercamiento marcado por el rigor y el análisis crítico de todo el conjunto de elementos.

Este proyecto, en el que han trabajado cerca de tres años, está financiado por la Dirección General de Relaciones Institucionales del Ministerio de Defensa y el propio comandante general de Melilla, César Muro Benayas, apoyó especialmente el proyecto, que ahora se recoge en un disco compacto y cuatro volúmenes.

El trabajo de archivo y de campo les ha llevado a estudiar la zona comprendida entre los ríos Moluya y Nekor, prácticamente la totalidad de la provincia de Nador, recogiendo todo el legado militar español durante la primera mitad del siglo XX, hasta el año 1956. En total, se han catalogado hasata 173 edificios militares, algunos de ellos aún en pie y otros en ruina, entre acuartelamientos, fortines, posiciones, fuertes o sistemas de búnker. En definitiva todo un entramado de infraestructuras militares, muchas de ellas hoy olvidadas, que en su tiempo fue un enclave estratégico y que ahora estos dos melillenses pretenden rescatar y dejar plasmada su existencia en este trabajo.

En él se recogen más de 1.400 fichas, entre fotografías y planos, que destacan por el contraste entre lo que fueron en los primeros años del siglo XX y lo que queda ahora de ellos en pleno siglo XXI. “Se trata de un trabajo de España que tiene una finalidad encaminada a los depositarios actuales de este patrimonio que, en algunos casos, son meros vestigios arqueológicos y, en otros casos, son edificios que están en muy buen estado”, explicó Bravo quien añadió que se trata de  “edificios que para explicarlos tenemos que conocer una página de la historia de España”.

Fuentes: El faro digital, Melilla hoy.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*