El término árabe que traducimos como matrimonio significa literalmente «contrato de coito» o mejor «contrato de penetración».

Os traje aquí (Más Lévi-Strauss ante el Islam.) tres fragmentos de un artículo de Juan Aranzadi, DEMASIADO CERCA, DEMASIADO LEJOS sobre el Islam según Lévi-Strauss. Dije que dejaba uno para una ocasión aparte:

El término árabe que traducimos como matrimonio, akd nikah, significa literalmente, según Antaki, «contrato de coito» o más bien «contrato de penetración». Tal contrato no es, en el Islam, más que «una manera de levantar, legalmente, el tabú (zina) sobre las relaciones sexuales… un procedimiento por el cual una mujer se vuelve lícita para un hombre» (Antaki, 1989, págs. 249 y 247). Dada la facilidad, para el hombre, de repudio y de divorcio, sólo el tiempo, la duración, diferencia del matrimonio habitual a ese disfraz chiíta de la simple prostitución que es el matrimonio temporal o de mít’a (de placer) contratado a veces por los viajeros para una sola noche. Éste da al hombre derecho al libre uso del cuerpo de la mujer y a los frutos de su siembra en él, los hijos, para con los cuales la madre no tiene ni derechos ni deberes.

Impresionante. ¿No?

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*