¡Alá es grande! (Y lo acusan de secuestro, muerte y torturas)

Creo que tuve el honor de ser el primero de exponer el caso del secuestro, tortura y muerte de un judío francés por una banda de musulmanes negros:

Ha empezado el juicio, que dará mucho que hablar. Hay unas cuarenta personas implicadas, de adolescentes a mayores, lo que pone de manifiesto que fue un crimen comunitario. La componente antisemita e islámica del crimen es innegable.

Unos enlaces:

Este es el principal responsable, pero insisto en que se trata de un crimen colectivo. Pero no colectivo en sentido genérico, sino en el sentido de la participación directa e individual de un gran grupo. No disminuye, sino que aumenta la gravedad de este crimen que clama al cielo

:

5 comentarios

  1. Sí que aumenta la gravedad y nuestra indefensión.
    Porque esa gente, esos sub-humanos actúan y piensan como un colectivo. Pero luego a nosotros nos exigen que los veamos como individuos, y eso nos pone en desventaja flagrante.

    Para ellos todos somos infieles y merecemos la muerte. Es indiferente lo que hagamos o lo que pensemos. Merecemos morir sólo por el hecho de existir.
    Pero la progresía y la intelectualidad que quiere dirigir (y en realidad lo hace) nuestras vidas, no acepta que estos mahometanos sean considerados igualmente como nuestros enemigos sólo por el hecho de existir como comunidad. Nos confunden y nos obligan a hacer las distinciones de «este es malo pero aquel otro no tiene la culpa».
    Eso es fatal y si no le ponemos remedio, acabará con nuestra sociedad.

  2. ¡Pobrecitos!.

    Entendedlos vivir de la sopa boba de Papá-Estado, en una viviendad de protección oficial, que tus hijos vayan gratis al cole, que la sala de urgencias del ambulatorio de enfrente sea como el vestíbulo de tu casa por las horas que pasas…¡debe ser una experiencia traumatizante!.

  3. «Porque esa gente, esos sub-humanos actúan y piensan como un colectivo. Pero luego a nosotros nos exigen que los veamos como individuos, y eso nos pone en desventaja flagrante.

    Para ellos todos somos infieles y merecemos la muerte. Es indiferente lo que hagamos o lo que pensemos. Merecemos morir sólo por el hecho de existir.
    Pero la progresía y la intelectualidad que quiere dirigir (y en realidad lo hace) nuestras vidas, no acepta que estos mahometanos sean considerados igualmente como nuestros enemigos sólo por el hecho de existir como comunidad. Nos confunden y nos obligan a hacer las distinciones de “este es malo pero aquel otro no tiene la culpa”.
    Eso es fatal y si no le ponemos remedio, acabará con nuestra sociedad.»

    Exacto.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*