Exhumado dos veces presunto homosexual enterrado en cementerio musulmán

Da qué pensar:

Dakar, 4 abr (EFE).– El cuerpo de un presunto homosexual fallecido recientemente fue exhumado dos veces por unos individuos contrarios a que estuviese enterado en un cementerio musulmán en la localidad de Thies, 70 kilómetros al sur de Dakar, informan hoy los medios locales.

Según relatan las fuentes, varias mezquitas de la localidad denegaron un entierro musulmán al fallecido, lo que obligó a sus familiares inhumarlo discretamente en el cementerio de la ciudad.

Un grupo de personas desenterraron el cuerpo, que fue sepultado de nuevo en el mismo lugar con la ayuda de la Policía y el servicio de bomberos.

Más tarde, un grupo más numeroso de vecinos de la localidad volvieron a exhumarlo, lo arrastraron y lo dejaron en las cercanías de la casa de su familia.

Al final, la familia optó por enterrar al fallecido en el domicilio, según algunos medios locales, aunque otros señalan que se desconoce donde descansan ahora los restos del fallecido.

La semana pasada, decenas de organizaciones musulmanas de Sengal organizaron una concentración para protestar por la liberación por el Tribunal de Apelación de Dakar de 9 homosexuales que habían sido condenados a 8 años de prisión por un tribunal de primera instancia.

El código penal senegalés considera la homosexualidad como un delito y prevé una pena de uno a cinco años de prisión.

Organizaciones nacionales e internacionales de defensa de los derechos humanos han pedido al Gobierno de Senegal que firme la Convención Internacional que proscribe la penalización de la homosexualidad.

«Nunca Senegal firmará esa convención de la vergüenza», declaró recientemente el portavoz de la Cofradia Tidiane, Abdou Aziz Sy, una organización musulmana radical. EFE st/cho/fpa

5 comentarios

  1. Dos artículos muy buenos de una mujer a la que habrá que seguir más. En el primero se pregunta literalmente qué habría fumado uno de los articulistas del Cato Institute (fumador orgulloso de maría) cuando perpetró uno de los habituales panfletos de la multisecta acerca de Toronto, ciudad a la que calificó de «paraíso multicultural» (jojojo). La autora sencillamente lo entierra en datos sobre el «Toronto multicultural», que a día de hoy es cada vez más un estercolero y un agujero de criminales.

    Y bueno, lo del Cato Institute no sorprendería demasiado a nadie que esté al tanto de la naturaleza de dicha «institución». Es uno de los grupúsculos más famosos de «false libertarians», odiado y despreciado a partes iguales, tanto por paleolibertistas como por left-libertarians. Y de paleoconservadores o tradicionalistas para qué hablar.

    Muchos del Ludwig von Mises Institute, tan moderados y educados, bufan ante su sola mención (como será la cosa). Es una de esas camarillas dedicadas a «picotear» argumentos en defensa del estado de cosas actual y de los intereses del Gran Capital corporativista, inminvasión en cabeza, dejándose el resto de la historia en el tintero. Sigue exactamente la misma línea que por ejemplo, el editorial del Wall Street Journal o el del New York Times de Carlos Slim. En general son una vergüenza ajena de gente.

    El título del segundo lo dice todo: First They Came For… Canadian «Hate Speech» Totalitarianism Is Not New. Presenta múltiples ejemplos y una pequeña cronología del asunto. Otro que hay que leer. Especialmente recomendado para aquellos que no terminan de ver o de entender la perversidad insidiosa de los «grupos de derechos humanos», «oenegés», asociaciones innigracionistas», etc. Expresiones en código para referirse a ingenieros sociales, grupos de presión, intereses especiales y activistas marxistas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*