Béjar sigue celebrando la Reconquista de la ciudad: Los Hombres de Musgo

Una bonita celebración cada vez más difícil en una sociedad «multicultural» ¿acaso no es «cultura»?:

Los Hombres de Musgo vuelven a reconquistar Béjar. Miles de personas acompañan a la comitiva en la tradicional procesión del domingo de Corpus.

Los Hombres de Musgo han protagonizado un año más la procesión del domingo de Corpus de Béjar. Miles de personas han vuelto a acompañar a la comitiva durante su recorrido desde el convento de San Francisco, pero ha sido una edición especial porque el próximo año se espera que ya cuente con la declaración como Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Y es que su origen es único en toda España. Cuenta la leyenda que en tiempos de Alfonso VII de Castilla, la ciudad bejarana estaba en manos de los musulmanes. El avance árabe había sido tan rápido como devastador y los cristianos sólo pudieron sucumbir sin oponer apenas resistencia, siendo expulsados de los principales núcleos de población de esta tierra en forma de piel de toro. El ánimo de los bejaranos estuvo aplastado por el yugo bereber durante décadas. Refugiados en la Sierra, anhelaban el día en que pudieran atisbar una ínfima porción de debilidad en el enemigo musulmán para poder atacar con todas sus fuerzas. Pero los árabes no ofrecían resquicio alguno. Su defensa era prácticamente impenetrable.

El destino quiso intervenir en favor de los cristianos, agudizando su ingenio hasta límites insospechados. El día de Santa Marina, Virgen que vivió disfrazada, un grupo de lugareños celebraba en El Castañar, en la finca conocida como La Centena, la tradicional misa para rogar en favor de su causa. Al terminar, la inspiración se presentó en forma de color verde esperanza. Allí había estado durante décadas sin prestarle atención, utilizándolo sólo para orientarse entre los bosques. El musgo. ¿Cómo no lo habían pensado antes? Viendo la imposibilidad de acceder a la ciudad en inferioridad de número frente al poderosos ejército musulmán, decidieron recubrir sus ropas con esta planta para camuflarse y acceder a la ciudad sigilosamente. Pero, ¿y si les descubrían? No había camino de retorno. La paciencia se había colmado y estaban dispuesto a todo con tal de recuperar su amada Béjar.

Y así lo hicieron. Recubrieron su vestimenta con el musgo que crecía en las rocas del lugar y, al amanecer, se dirigieron hasta la fortaleza musulmana parapetados tras su camuflaje. Al clarear el día, los centinelas abrieron la puertas de las murallas como cada mañana para que los agricultores y ganaderos desarrollaran su labor en los alrededores de la ciudad. Los hombres de musgo avanzaban sigilosamente debido a la dificultad que entrañaba cargar con tan pesado traje, camuflados entre el rocío de la mañana y el brillo cegador del primer sol de la mañana.

Sin embargo, el mismo brillo que les protegía les delató. Los centinelas musulmanes los divisaron, pero, un momento, ¿qué era aquello? ¿Acaso las entrañas del infierno se habían aliado en su contra? Los moros creyeron que los cristianos eran alimañas o monstruos y salieron corriendo despavoridos sin percatarse de que las puertas de la muralla habían quedado abiertas. Los bejaranos entraron con total impunidad y pudieron reconquistar la ciudad, desprendiéndose de su húmedo y pesado atuendo. Al darse cuenta del error, los árabes gritaron «¡traición, traición!», pera ya nada pudieron hacer y poco a poco fueron desterrados para siempre al sur del Tajo.

Desde ese día, la puerta por la que se adentraron los ingeniosos cristianos se denomina como Puerta de la Traición. Y desde entonces, el pueblo de Béjar recordó la hazaña año tras año hasta que en el siglo XIV esta conmemoración se fundió con la tradición del Corpus Christi, cuya procesión fue instituida en 1263 por el papa Urbano IV.

En varios puntos de la geografía española se recogen casos similares de reconquistas con hombres revestidos de pieles o ramas. Pero nada tan peculiar como el musgo y, por si fuera poco, es el único lugar donde la tradición se ha mantenido viva, recreándose cada domingo del Corpus. Hay quienes esperan hasta cinco años para poder vestir el musgo y obtener tal honor de recordar con solemnidad a quienes también esperaron muchos años para demostrar que el orgullo y el ingenio son dos poderosas armas capaces de derrotar a la intolerancia por numerosa y poderosa que sea.

No sabía de esta fiesta. Que sigan celebrándola muchos años.

18 comentarios

  1. Esta fiesta etnocéntrico-racista que ensalza la intolerancia religiosa y la brutal conquista cristiana debe correr el mismo destino que la Toma de Granada o las cabezas de ciudadanos andalusíes que monstruosamente se mostraban en el escudo aragonés: debe ser borrada de la faz de la Tierra por ser una repugnante muestra de supremacismo europeo. Ello sin olvidar, como digo, la intransigencia católica que destila, tan propia de un culto tan irracional y abyecto. Exijo que Movimiento contra la Intolerancia actúe contra estos klansmen rurales.

  2. Que estás contando? movimiento contra la intolerancia y demás ong’s que protesten contra las atrocidades del islam a diario..por cierto si no hubiese habido reconquista,ahoraestariamos con velos,burkas,sharias,lapidaciones y rezando a 4 patas..dios bendiga a Pelayo,Asturias y todo lo que tenga que ver con que España sea hoy lo que es..un pais al margen de la basura islámica

  3. Pablo

    El problema, la tragedia mejor dicho, es que esa España que describes ya no correspnde a la realidad. Bajo nuestras narices se está cerrando ese capítulo de la España europea, cristiana y occidental. Ya no somos un país al margen de la basura islámica.
    Muchos españoles vivimos diariamente con esa mugre mahometana hasta las cejas.

    Lo que ha ocurrido, y está ocurriendo, en España, es el descalabro de todo una nación, totalmente paralizada ante lo que le está pasando y aparentemente incapaz de levantar cabeza e iniciar el movimiento necesario para salir de este callejón sin alida. Estamos asistiendo en directo a un hecho de una transcendencia histórica inaúdita: España está desapareciendo ante nuestros propios ojos. Nuestros hijos vivirán en un país musulmán. Esto es lo que va a pasar.

  4. Pablo, tus comentarios racistas denotan que eres prácticamente un neonazi o un integrista nacionalcatólico que ignora que debemos a la cultura arabigo-andalusí-islámica todas nuestras matemáticas. Qué digo las matemáticas: ¡nuestra ciencia en pleno! Qué más quisiéramos ser los racistas europeos tan tolerantes y diversos y limpios y guapos como bereberes, árabes y negros africanos. Racista. Intolerante. Fascista xenófobo.

  5. Montcalm: Toma un poco el aire, anda.
    A los moros no les debemos nada. Estudia un poco más. Las matemáticas tampoco se las debemos a los mahometanos, ellos no las inventaron.
    Eres más antiguo y carca que un fósil de trilobites. «fascista, racista, intolerante…..» mira, ya no cuela.
    De veras, tómate algo para la cabeza.

  6. Sí Pablo, que Dios bendiga a Don Pelayo, a Fernando el Santo, a Isabel la católica…. que en la gloria estén (y están).

    Lo que necesita España es grandes hombres como ellos. Espero que se levanten otra vez que hace falta. No pierdo la esperanza de vivir para verlo.

  7. mira tio creo que estas fumado..si soy racista y xenofobo por decir lo que pienso vamos bien..por cierto ya que eres tan «cool» cuantos derechos tengo yo como occidental en un pais árabe¿?¿? a que ellos no son racistas ni xenofobos conmigo jajajaja..si tanto te gustan los árabes pq no te vas una temporadita a vivir a uno de sus paises en vez de hablar tanto de pacotilla…tienes miedo a la sharia? si sus paises son la caña..son un ejemplo…por eso vienen todos aqui!! anda paso de hipocresia barata..como decimos en madrid a mamarla a parla!!

  8. ¡Ajá! Veo que hay más de un racista nacionalcatólico y supremacista por aquí (impregnados además de sionismo, como es típico entre neonazis ultracatólicos sionistas). A Pablo se le ha sumado Joana. Pues debéis saber, intolerantes xenófobicos, que el fascismo no pasará. Las fuerzas de progreso entre las que orgullosamente me cuento no permitirán que la reacción oscurantista del malvado Hombre Blanco vuelva a levantar cabeza con su machismo patriarcal y su larguísima lista de crímenes contra los pueblos y las culturas no capitalistas.

  9. Las fuerzas de progreso sabemos bien que todas esas combinaciones son posibles y más todavía. ¡A nosotros nos la vais a dar nazis sionistas! El fascismo no pasará. A pesar de todas las caretas que use la reacción los antifascistas os desenmascararemos… el camarada Pollo ilumina nuestro camino.

  10. Veamos un ejemplo de “católico” Sionista:

    Joe Biden, el vice-presidente del mulato Obama, un “católico” proChoice (sic abortista), el típico “católico” progregeta y liberal, y que defiende a raja tabla a la judería y su Estado pirata y blasfemo.

    Sigo sin encontrar ejemplos que fundamenten el calificativo de “ultra católico” y Sionista.

    Señor Montalbán, deje de hacer el ridículo.

  11. Efectivamente el camarada Pollo nos muestra el camino a los antifascistas. Su heroico ejemplo es iluminador.

    P.D.: definitivamente estamos rodeado de genios. En el caso de alguno es más disculpable, porque acaba de llegar aquí y no tiene ni puta idea, pero lo de otros es grave… 🙂

  12. Montcalm:
    Pobre idiota, lo que único que me queda creer es que tus monsergas son una humorada, no hay otra explicación ante tanta estupidez junta.
    Su ignorancia (o estupidez) seguramente lo llevará en algún momento a lanzar calificativos del tipo de “católico islamista”.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*