Inmigrantes delincuentes

Os dejo esto que me pasan por correo:

Los policías se quejan, no tanto del aumento de la violencia de los delincuentes como del acoso a que los someten los fiscales, los jueces y las llamadas asociaciones de derechos humanos.

Más del 60% de los presos en la cárceles españolas son extranjeros.

Un senegalés «delincuente con antecedentes de robo con fuerza»  es expulsado por orden judicial a su país de origen. Al ir a embarcar se niega a subir al avión y usa toda la fuerza que tiene en impedirlo. El comandante del vuelo se niega a llevarlo. Los agentes tienen que inmovilizarlo y lo meten de nuevo en la furgoneta de vuelta a comisaría. Otros senegaleses que están en el aeropuerto graban la escena.

El periquiteo se escandaliza.

¿Qué se haría en Senegal en un caso parecido? Nadie se lo pregunta. Los senegaleses que lo graban seguro que lo saben. Y todos los demás que protestan también lo saben, pero tanto a unos como a otros su oficio o su origen les obliga a escandalizarse. No importan los hechos sino reforzar la propaganda: la policía española es racista y fascista.

Esta es la noticia (La Policía dice que aplicó el protocolo al detener a un senegalés en Barajas):

En el vídeo, difundido en una web de Mali y grabado al parecer por uno de los pasajeros que iban a embarcar en el vuelo a Senegal, se observa cómo varios agentes de policía inmovilizan, atándole fuertemente, a una persona al pie de una escalerilla del avión.

En la grabación se observa cómo el inmigrante no llega a ser subido al avión, ya que tras mantener una conversación con una persona que baja de la aeronave los agentes vuelven a introducirle en la furgoneta policial en la que habían llegado.

El caso ha desatado las protestas de varias asociaciones y partidos políticos. Así, la Federación Estatal de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados de España (Ferine) ha calificado los hechos como una «salvaje agresión».

«Con profunda indignación rechazamos estos procedimientos policiales atentatorios a la dignidad humana y llamamos a las organizaciones a manifestar su rechazo a estas prácticas que degradan nuestra sociedad», ha señalado la Federación en un comunicado.

También Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) se ha referido a lo sucedido como «maltrato» y ha pedido en el Congreso la comparecencia del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para que dé explicaciones. Los republicanos catalanes quieren también que se proyecte el vídeo con las imágenes de la actuación policial.

Además, el párroco de la iglesia de San Carlos Borromeo de Madrid, Javier Baeza, ha denunciado los hechos ante Fiscalía, la Secretaría de Estado de Seguridad y el Defensor del Pueblo.

Los curillas del Borromeo no se pierden una.

12 comentarios

  1. Una idea AMDG. ¿Recuerdas la entrada sobre la buena-mala publicidad del aborto? He visto que quienes la han hecho ofrecen un correo electrónico para ponerse en contacto con ellos y conseguir pegatinas como ésas. Creo que sería buena idea darle publicidad a ese correo y animar a la gente a que pida esas pegatinas (o al menos el diseño de las mismas), porque en la entrada original no se mencionaba. Y es una propaganda muy buena…

  2. Vaya entonces no nos podemos creer que vienen aqui a trabajar y a integrarse 🙁 a los que delinquen tendrían que deportarlos que se encargue su pais de ellos que aqui nos suponen gastos inútiles

  3. A cualquiera que pensara por sí mismo esta noticia le debería indicar que todo el discurso ese de los inmigrantes como personas pobres y laboriosas que vienen a Europa a mejorar su condición socieconómica es rotandamente falsa.

    Hace tiempo que en los foros críticos se ha destapado la realidad: los pobres de África están en África, permanecen allí. Aquí tenemos a otro tipo de estrato social, mucho menos necesitado y que viene, primordialmente, a beneficiarse de nuestro estado del bienestar. Compiten frente al nativo por recursos escasos y, en función de la ideología progresista y de los cánones de lo políticamente correcto, se quedan con todo.

    Además, son unos maestros consumados del victimismo. Saben interpretar su papel de «pobre inmigrante pobre» a la perfección. Pero a esto añaden un conocimiento perfecto del sistema político, judicial y mediático español, conociemiento que explotan como nadie. Si a esto unimos el papel lamentable que desempeñan los lobbies inmigracionistas, grupos de presión política con un poder descomunal formados en unos casos por extranjeros y en otros por españoles progres y traidores, valga la redundancia, y que logran poenr en suspenso las leyes españolas cada vez que les viene en gana, como en este caso, tenemos el cuadro completo.

  4. El carácter masivo e ilegal de la llamada inmigración es propiamente dicho una invasión. Estamos en un proceso de colonización que a corto y mediano plazo hará irreconocible la España (y la Europa) que siempre hemos conocido.

    No voy a alargarme sobre las diferencias fundamentales entre la «inmigración» que sufrimos hoy y la que los propios españoles protagonizaron hace unas décadas. Aparte del hecho de que una era solicitada, ordenada y legal y la otra es un hecho de violencia que se ejerce contra los países invadidos, está el hecho cierto que aquella inmigración que se dirigía a Francia, Alemania, Suiza, etc., llegaba a insertarse en un mercado laboral falto de mano de obra, eran demandantes de empleo: iban a producir y a levantar el Estado del bienestar (junto con los trabajadores locales).

    La llamada inmigración que hoy nos inunda, viene en cambio a acogerse al sistema de prestaciones sociales de losmpaíses de destino, son demandantes de subsidios: vienen a ser mantenidos por un Estado del bienestar que ellos no han contribuido a construir.

    La particularidad de España en este fenómeno migratorio, es que los extranjeros que hoy llegan a nuestro país, contrariamente a los inmigrantes españoles en otros países europeos en décadas pasadas, no vienen a crear el Estado del bienestar (lo hemos creado los españoles sin ayuda de nadie), vienen a recoger los frutos que ellos no han ayudado a generar. Los llamados inmigrantes llegan a España a desposeer a los españoles del fruto del trabajo de cientos de generaciones pasadas. Se están quedando con nuestro país.

    No me sirve de consuelo, pero estoy seguro que cuando los españoles (y los demás europeos) hayan sido barrido de Europa, toda esta estéril infrahumanidad absolutamente incapaz de generar riqueza, orden y belleza, se hundirá para siempre en la barbarie que le es propia. Cuando ya no esté el hombre blanco para trabajar y crear, ¿quién trabajará y creará? ¿Quién hará funcionar la máquina? Cuando se pierda la última gota de sangre de raza blanca, el mundo será un lugar espantoso de salvajismo sin límite, el infierno en la tierra. Borremos a la raza blanca de la faz de la tierra: lo que quedará será peor que la peor forma de vida animal.

  5. León, por supuesto, para emigrar tienen que contar con el visto bueno del jefe de la tribu, por así decirlo, y este a los primeros que manda son a los suyos.

    Mira las fotos de las pateras. NI UNO SOLO TIENE PINTA DE PASAR HAMBRE. NI UNO SOLO. ESO SÍ, LA CARA DE CORDERO DEGOLLADO QUE PONEN PARA DARLE PENA A LOS DÉBILES MENTALES ES DE ANTOLOGÍA.

  6. En efecto, los negros que llegan en cayuco a las Canarias no tienen aspecto de estar hambreados. Muy por el contrario lucen todos ellos un fisico envidiable, un aspecto de atleta la mayoría de ellos, nada comparable al inmigrante español de los años 60 o 70, enjuto y demacrado, con barba de cuatro días, arrastrando sus maletas de cartón en los andenes de las estaciones de media Europa.

    Todavía recuerdo unas imágenes de TVE hace unos años. Unos africanos habían llegado a una playa canaria, la Guardia Civil y la Cruz Roja los habían detenido y auxiliado. En el lugar improvisado donde aguardaban su traslado hacia algún punto de la península, los servicios encargados de su cuidado les daban su ración diaria de alimentos. Ese día tocaba tortilla de patatas y agua mineral (para gente acostumbrada a beber agua de los charcos verdosos de la sabana o la jungla). Un negro, que al igual que los demás, parecía un jugador de basket o un boxeador, se encaró malamente con el personal que repartía la comida. «¡Ota vé totiya de patata! Dis iz no fud!» («¡Otra vez tortilla de patatas! This is no food!»)

    Repito aquí lo que pensé en ese momento viendo esas imágenes: «Ojalá te hubieras ahogado en el océano, me cago en tu puta madre, maldita bestia!»

  7. Tortilla de patatas en el menú dos días seguidos era más de lo que su paciencia estaba dispuesta a tolerar. Después de ese desahogo de hombre legítimamente indignado, añadío que en su país comían todos los día pollo con arroz.

    Tal vez, si le hubieran servido unos calamares a la romama con guarnición, o un plato de la Gula del Norte, este noble guerrero y cazador de leones, se hubiese sentido menos ofendido.

  8. No sabemos tratar a nuestros huéspedes. A pie de playa tendríamos que ofrecerle la carta con diferentes menús: carvnivoro, vegetariano, macrobiótico, halal, canibal, etc…
    Sin olvidar de postre algún yogur con bífidus activos para el tránsito intestinal.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*