Franco ganó la guerra para entregar la paz

Una gran contradicción, como que ahora sean falangistas quienes tienen que defenderle de los demócratas, principales beneficiarios de su victoria militar.

Primero. La declaración que hizo en el Alzamiento es más propia de un espadón liberal del siglo XIX, que de un fascista.

Detalle: no hay referencia alguna a la persecución religiosa. No digamos ya a la introducción de un régimen filofascista. Hay una referencia al «trabajo para todos y la «justicia social», pero acaba con una mención de la trilogía masónica:

Nuestro impulso no se determina por la defensa de unos intereses bastardos ni por el deseo de retroceder en el camino de la Historia, porque las instituciones, sea cuales fuesen, deben garantizar un mínimo de convivencia entre los ciudadanos que, no obstante, las ilusiones puestas por tantos españoles se han visto defraudadas pese a toda la transigencia y comprensión de todos los organismos nacionales, con una respuesta anárquica, cuya realidad es imponderable.

Como la pureza de nuestras intenciones nos impide el yugular aquellas conquistas que representan un avance en el mejoramiento político social, el espíritu de odio y venganza no tiene albergue en nuestro pecho; del forzoso naufragio que sufrirán algunos ensayos legislativos, sabremos salvar cuanto sea compatible con la paz interior de España y su anhelada grandeza, haciendo reales en nuestra Patria, por primera vez y en este orden, la trilogía fraternidad, libertad, e igualdad».

Segundo: Desactivó a los carlistas, tradicionalistas católicos, y a los falangistas, con una unidad de partidos ficticia y una ideología que hoy llamarían inclusiva, transversal, de superación de la fractura política del liberalismo. Lo hizo muy pronto, con la disculpa de las necesidades de guerra.

Tercero: Su objetivo verdadero era la restauración de la menarquía liberal. Trabajó calladamente para ello contra los de dentro (carlistas, que querían una monarquía tradicional, y falangistas, republicanos) y los de fuera (republicanos delirantes) incluso contra los monárquicos que querían una restauración inmediata de la anterior dinastía.

Es lo que propone, y creo que demuestra, este artículo La Monarquía y Franco, por Enrique de Aguinaga, de lectura imprescindible.

Los 35 años del franquismo fueron solo una interrupción a título personal del proceso de destrucción liberal de España.

A fin de cuentas, Franco trabajó para el enemigo que ahora le calumnia. Es triste, pero es así.

* * * * *

Nota: Cuando hablo de liberalismo no me refiero a una libertad amplia de contratación, sino a la ideología revolucionaria que quiere destruir la tradición, y que incluye desde el liberalismo político clásico hasta el comunismo; no hay solución de continuidad entre ellos.

Be Sociable, Share!

1 Comment

  1. Estoy de acuerdo en que Franco no fue un lider fascista o nazional socialista, sino un espadón del XIX, pero, no lo olvidemos en el XX y no un liberal sino un ultra conservador pero de la España que debió ser en su entender y que la malhada República había impedido. Coyunturalmente se apoyó en la minoría falangista de corte fastizante, pero la desnaturalizó con los tradicionalistas requetés y los remolacheros de las JONS y mantuvo ese putpurrí hasta que logró introducir a los que vió más suyos, los ultraconservadores del OPUS que aún guardaban un tradición que los jesuitas ya habian envilecido, pero con su misma capacidad de gestión y progreso material. Una monarquía moderna habría de acabar conformando el engendro.
    Cierto que superó una guerra civil, entre hermanos, y de la que hizo tabula rasa con una paz cada vez más prospera y una sociedad más sana. Pero la cosas se torció al final, tras su muerte, por el odio irredento de los perdedores dirigidos, sorprendentemente, por los hijos de los vencedores, renegados y resentidos contra Franco, pues no les permitió los viles beneficios de lo que ellos llamaban la revolucíón pendiente o las palurdas ambiciones de los emergentes nazionalistas regionales(Véanse biografías de dirigentes del PSOE, CIU, PNV. por ejemplo).Algo así fue y es.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*