Para el presidente del parlamento israelí el holocausto fue debido “principalmente a los alemanes y a la Iglesia.”

Esto empieza a ser cargante. Al holocausto se le dio bastante poca importancia en la posguerra, porque había que reconstruir un mundo que se había hecho añicos y hubo que aplicar aquello del muerto al hoyo y el vivo al bollo. Ahora pasados más de 60 años se insiste en el asunto con la menor disculpa, y cuando no se vierten flagrantes falsedades, como la culpabilidad de la Iglesia.

Y lo dice nada menos que el presidente del parlamento israelí (Iglesia y holocausto judío: ¿nunca es suficiente?):

… me parecen mezquinos algunos comentarios de la prensa de Israel sobre el estupendo discurso del Papa en el Memorial del Holocausto Yad Vashem de Jerusalén (todavía no disponible en español: versión inglesa). Me refiero concretamente a las palabras del presidente del parlamento de Israel, Reuven Rivlin, según relata el Jerusalem Post (ecos de la agencia Efe en El País). «No fui al Memorial para oír una descripción histórica del Papa sobre los hechos comprobados del Holocausto, sino con la esperanza de que pediría perdón por nuestra tragedia, debida principalmente a los alemanes y a la Iglesia. Desgraciadamente, no hubo nada de eso». Rivlin subrayó el «malestar» que le producía estar ante el Papa, «un ex miembro de las juventudes hitlerianas y del Ejército alemán del que desertó en 1944».

El papa cuenta esto sobre su «juventd hitleriana»: «Benoît XVI n’a jamais fait partie des Jeunesses Hitlériennes»

Insisto, las tiaras tienen que dejar de «dialogar» sean con los turbantes sea con los tirabuzones, porque quien juega con tafureros, pierde el tiempo y los dineros.


15 comentarios

  1. LA SHOAH COMO NUEVA RELIGIÓN

    La Iglesia Católica se ve confrontada a las exigencias de una nueva religión resuelta a suplantar, entre otras, la suya. Y sin embargo parece incapaz de darse cuenta y reaccionar ante la amenaza de una Shoah que ambiciona imponerse en Occidente, y aun en otras comarcas del mundo, como una nueva religión, que por una vez podríamos calificar de verdaderamente «judéo-cristiana».

    Sería el llamado «Pueblo Elegido» que fungiría de nuevo mesías, por haber sufrido el «martirio» del Holocausto por culpa del «demonio nazi», que aquí representa el conjunto del mundo europeo que debe asumir su culpabilidad hasta el final de los tiempos. A modo de Gólgota tendríamos Auschwitz, y en reemplazo del «santo sepulcro de Cristo» de los antiguos cruzados, el sagrado lugar supremo hacia el cual deberían obligatoriamente volverse las miradas y las plegarias sería el Museo Yad Vashem de Jerusalén.

    En substitución de los templos y las iglesias actuales de un cristianismo que se desvanece, tenemos todos esos monumentos y «memoriales» de la Shoah que se intentan implantar hasta en los confines del planeta. Tal es así que en enero del 2006, la ONU ha consagrado una jornada para la celebración del nuevo culto cuyo catecismo ya es enseñado en las escuelas de medio mundo, así como a través de las innumerables programas propagándisticos que nos imponen permanentemente los medios de comunicación.

    Se comprende entonces que los principale refractarios a esta avasalladora «judeolatría» sean calificados de negacionistas. Estos aparecen a los celadores de la nueva religión como negadores, unos herejes y unos blasfemos inspirados por el «diablo» en persona, que en su lenguaje es conocido como «el odio»y el «racismo». Estos enemigos de la nueva fe se les supone habitados por el Mal, y contrariando con su pertinaz descreimiento a los intereses del «Pueblo Elegido» se vuelven culpables de antisemitismo, el nuevo»pecado capital» propio a condenarlos y excluirlos eternamente de la comunidad de los «justos», y enviarlos a las «tinieblas exteriores» ad secula seculorum.

    Contra estos descreídos, la intolerancia llega a ser tal que basta ahora expresar «dudas» o incluso «minimizar» la importancia del martirio judío (como sufrimiento absoluto, causado por el crimen absoluto, para siempre inexpiable como lo había sido la pasión y asesinato de Jesús) para verse expuesto de inmediato a una persecución despiadada. Los escritos de estos servidores del Maligno son puestos en el nuevo Indice Expurgatorio e incluso sometidos a modernos autos de fe: secuestro y destrucción. Los nuevos inquisidores auxiliados por un ejército de delatores y acusadores públicos son todopoderosos, llegando a hacer temblar a los presidentes, los reyes y los Papas. Tienen de su lado la fuerza, el dinero, las leyes, el control de las mentes y de los estómagos, y hasta la buena conciencia. Incluso en los peores tiempos de la Edad Media no se había visto algo igual.

    Una cosa parece segura: si la Iglesia Católica no emprende una verdadera resistencia contra esta ofensiva que pretende apoderarse de la mente de sus fieles y someterlos a los dogmas de la Shoah, firma su sentencia de muerte. Viendo como las máximas autoridades vaticanas se prosternan a diario ante ante el sionismo y no pierden una ocasión de pedir perdón al «pueblo Dios», consideramos esa posibilidad como real y cercana.

  2. Hombre sí. La Shoah existió, fué cierta. Pero ya esta bien de exigir perdones (y de darlos) ya pasó, ya es hora de mirar adelante y dejarse de lamentaciones. Que desgracias ha habido siempre, lamentablemente.

  3. De todas formas muchos cristianos llevan siglos echandole en cara a los judíos el supuesto (desde un punto de vista histórico) asesinato de Jesús, algo mas que discutible. Acaso eso no han sido siglos de victimismo?

  4. Si nos atenemos al relato de los evangelios no creo que haya duda alguna. Otra cosa es extenderlo a todos, y más a los actuales.

    Lo que no me consta es que aquí y ahora se les exiga que estén pidiendo continuamente perdón por ello. Pue eso.

  5. «De todas formas muchos cristianos llevan siglos echándole en cara a los judíos el supuesto (desde un punto de vista histórico) asesinato de Jesús, algo más que discutible. Acaso eso no han sido siglos de victimismo?»

    Nadie, desde hace sigos, le echa en cara a nadie la muerte de Jesús. No veo nunca a ninguna autoridad israelí o simplemente judía pidiendo perdón por la muerte de Jesús. Ni a nadie exigiéndoles determinados actos de autoflagelación o discursos llenos de arrepentimiento. No ceo que estamos por ver a ningún miembro del rabinato o algún jerarca del Estado de Israel asumir su parte de culpabilidad por la muerte de Jesús, cabeza gacha ante una cruz.

    Los que, ante Poncio Pilato, berreaban como venados a coro «¡Que lo crucifiquen!», ¿acaso eran escoceses o apaches?

    Repito: los que han creado la nueva religión del Holocausto, que se busca imponer en el mundo occidental, la han creado sobre el modelo del cristianismo. Si la fórmula ha servido una vez, no debe ser muy descabellado reutilizarla con éxito. Se guarda el modelo y se reemplaza los actores.

  6. Sí, muchos cristianos llevan siglos echándoles en cara la muerte de Jesús. Algo que según mi modesta opinión, no es completamente justo. Porque si bien es ciertísimo que el populacho decía «¡crucifíquenle, cucifíquenle!», en realidad lo hicieron los romanos, los cuales tendrían también su parte de culpa. Pero en última instancia, sin crucifixión no hay Redención, así que los judíos aunque involuntariamente, trabajaron para nuestro bien.

    Pero a lo que voy:
    Yo comprendo hasta cierto punto el afán de victimismo de los judíos (supongo que no de todos, pero sí de sus cabezas más visibles). A mí también me gustaría que me pidieran perdón por muchas cosas. Me gustaría que me pidieran perdón por los trabajos forzados que tuve que hacer desde los doce años (no todo el tiempo, sólo 45 días al año). Me gustaría que me pidieran perdón por el engaño y por el miedo que sufrí, por el hambre y por las humillaciones. Pero nadie me lo ha pedido y nadie me lo pedirá.

    Más aún así, no puedo ir de víctima por la vida, hay que mirar adelante y dejar el pasado atrás.

    Quiero decir que comprendo que sentimentalmente, el pueblo judío se sienta agraviado con un agravio irreparable (porque en realidad las disculpas no resuelven el pasado), pero es un error dejarse llevar por ese sentimiento.-
    Ya les han pedido perdón, no se puede estar pidiendo perdón siempre. Y el hecho de aspirar a ser víctima eterna, te debilita y te impide verte objetivamente a tí mismo.

  7. Claro que Arjun tiene razón, Iskander. Porque aunque oficiosamente la gente por ahí culpe a los judíos (yo he escuchado eso más de una vez), oficialmente nadie les ha pedido explicaciones ni reparaciones morales.

    Los judíos deberían hacer lo mismo, dejarse de tanto victimismo y no querer hacer un dogma de fe del sufrimiento. Eso no es bueno.

  8. LAMENTO PROFUNDAMENTE LAS PALABRAS LLENAS DE POCA SENSIBILIDAD
    AL REFERIRSE AL SUFRIMIENTO DE MILLONES DE PERSONAS QUE FUERON APARTE DE HUMILLADOS,DESPOJADOS NO SOLO DE SUS BIENES MATERIALES,SINO TAMBIEN DE SUS VIDAS..!DE SUS VIDAS! ENTINDEN ESO? NADA JUSTIFICA SEMEJANTE ATROCIDAD Y MUCHO MENOS LA INDIFERNCIA DEL MUNDO ENTERO, NADIE LES TENDIO LA MANO NINGUN GOBIERNO DEL MUNDO Y MUCHO MENOS LA IGLESIA SI ELLOS MISMOS COLABORARON CON LOS NAZIS, Y SI! DEBERIAN DE PEDIR PERDON ES LO MENOS QUE PUEDEN HACER RECONOCER QUE FALTARON A SU OBLIGACION COMO PASTORES DE LA HUMANIDAD SUPUESTAMENTE,COMO GUIAS RELIGIOSOS QUE NO DEBEN INTERVENIR EN LA POLITICA DE LOS GOBIERNOS DE NADIE,NI GRANDES NI PEQUENOS,SI! DEBEN PEDIR PERDON NO SOLO POR ESO SINO POR MUCHAS BARBARIES QUE A TRAVEZ DE LOS ANOS HAN COMETIDO CON LA HUMANIDAD,NO SOLO ANTES SINO AHORA MISMO CON TANTA PORQUERIA QUE ENCUBREN CON LOS NINOS QUE HAN SIDO ABUSADOS Y SE HACEN DE VISTA GORDA! PUES NO SENOR !! HAY QUE SEGUIR ADELANTE MIRAR CON LA VISTA EN ALTO,. PERO ANTES HAY QUE SALDAR CUENTAS SE LO DEBEN AL MUNDO..

  9. Evelyn May 30th, 2009 at 11:35 EDT

    Para empezar: No escribas en mayúsculas.
    Para terminar: No eres nadie para venir dando lecciones sobre sufrimiento ni sobre moral.

    Menos vanidad, que ni eres tan buena, ni tan sabia.

  10. Evelyn

    Cuando escribo cosas como «La Shoah como nueva religión» está claro que no lo hago para gente como tú. Eso sería tan absurdo e inutil como echar margaritas a los cerdos.

    Queda muy bien demostrar indignación (¿sientes indignación e impotencia? ¿Y rabia contenida?), pero hay que aportar alguna prueba de lo que se dice y argumentar de manera documentada y creíble.

    No, si al final hasta yo tendré que pedir perdón por Auschhwitz. Esto no es la polla, ni la repolla, ni la recontrapolla: es la recontramegagigapolla.

  11. No te esfuerces en enseñar a volar a los cerdos, Arjun.

    Esta lo único que muestra es odio a la ICAR. Porque sí. Y le viene bien acusarlos de genocidio, de pederastia, de envenenar el agua o de hackear ordenadores. Lo de menos es que sea cierto o no. Y ¿le pides argumentos? No puede dártelos, porque para eso hay que pensar……

  12. Ya en su día se pidió perdón. Capítulo cerrado. No se puede estar pidiendo perdón siempre ni dando excusas siempre.
    Eso es absurdo y dañino para todos, también para las víctimas.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. El Holocausto como rechazo de la Cruz | La Yijad en Eurabia
  2. El Holocausto como rechazo de la Cruz | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*