La Comunidad Valenciana ayudará a mujeres musulmanas víctimas de maltrato

OItra vez la Comunidad Valenciana (Comunidad Valenciana: 131.000 para la Federación del Consejo Islámico Valenciano); otra vez Blasco (El conseller de Inmigración y Ciudadanía de la Comunidad Valenciana, Rafael Blasco, nombrado socio honorífico del Centro Cultural Islámico de Valencia (CCIV)):

La Conselleria de Inmigración y Ciudadanía ha firmado sendos convenios con el Centro Cultural Islámico de Valencia (CCIV) y la Asociación de Mujeres Musulmanas “Annur” para la realización de programas de integración y para favorecer la inserción laboral y social de mujeres en situación de maltrato o vulnerabilidad.

El acuerdo suscrito entre el conseller Rafael Blasco y la presidenta de Annur, Cerifa Ben Hassine, contempla que el Consell destine 38.800 euros para diversas actuaciones destinadas a la acogida de mujeres inmigrantes en situación de vulnerabilidad.

“Las inmigrantes son un colectivo en riesgo especialmente en estos momentos de crisis”, ha señalado Blasco, quien ha agregado que es necesario “abrir vías para proporcionarles las bases necesarias para que se desenvuelvan con autonomía en su entorno social y laboral”.

Este convenio incluye una vivienda semitutelada de seis plazas con oferta de alojamiento temporal y manutención para mujeres que pasan por circunstancias complejas, y además se les proporcionará un seguimiento y se les dará una atención psicológica a aquellas que lo requieran.

Annur trabaja en colaboración con el Centro Cultural Islámico Valenciano organizando talleres de confección industrial y doméstica, de autoestima, autoconocimiento, habilidades sociales, primeros auxilios o no violencia, entre otros.

Cerifa Ben Hassine ha asegurado que el objetivo del acuerdo es dar “apoyo y estímulo” a las mujeres maltratadas para que “salgan alegres, preparadas, formadas y con confianza para seguir adelante con dignidad”.

El convenio firmado por Blasco con la presidencia del CCIV, Amparo Sánchez, prevé destinar 128.200 euros para proyectos de integración a la sociedad de acogida, derivación a servicios públicos de carácter general, asesoramiento socio-jurídico o enseñanza de la lengua.

En el marco de este convenio está también contemplado el desarrollo de actuaciones destinadas a establecer espacios de encuentro entre la población inmigrante y la autóctona así como que esta entidad imparta el programa voluntario “Escuela de Acogida”.

Amparo Sánchez ha destacado que el CCIV, el primero de España presidido por una mujer y cuyo Imán es un español, tiene como principales valores “la democracia, participación, igualdad, solidaridad, la fe, el respeto y una representatividad real”.

Durante el verano, ambas entidades ofrecerán ayuda a aquellas personas que transitan por la Comunitat desde países como Francia, Holanda o Alemania para llegar al Magreb, y que cuando llegan a tierras valencianas necesitan consejos sobre donde alojarse o, en caso de avería o accidente, como pueden solucionar el problema.

En julio, los más pequeños tendrán clases de refuerzo escolar y compartirán actividades deportivas con jóvenes de centros de acogida de la Comunitat, y en agosto se celebrará un torneo de fútbol-sala entre asociaciones, mezquitas y ONG.

También se van a celebrar cursos de formación para inmigrantes, en los que ya hay 649 inscritos y donde recibirán clases de informática, lengua, peluquería, limpieza de cristales, electricidad o fontanería.

Además, durante el Ramadán, el Centro Cultural Islámico de Valencia ofrecerá cada día a la puesta de sol una cena solidaria para compartirla con aquellas personas que no disponen de recursos.

En la Comunitat, la religión islámica cuenta con una comunidad que ronda los 130.000 creyentes y la sitúan como la segunda confesión con más fieles tras la católica, ya que hay 55 entidades islámicas inscritas en inscritas en el Registro de Entidades Religiosas.

Esta es la derecha que además tiene que aguantar que le llamen xenófoba.

Be Sociable, Share!

1 Comment

  1. El esquema de este genocidio silencioso es siempre el mismo: primero un país es migro-invadido por oleadas de millones de extranjeros (para beneficio de los diferentes grupos de interés) e inmediatamente después se les ha de transferir riqueza de la declinante población autóctona vía impuestos para “integrarlos” y “darles oportunidades”. Y en el caso de los musulmanes para no te corten el cuello. Es repugnante.

1 Trackback / Pingback

  1. Rafael Blasco, un pepero inmigracionista procedente del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), portavoz del PP en las Cortes Valencianas | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*