10 Comments

  1. La Tragedia Racial de Cuba

    En el año 1.898, Cuba dejó de ser la Joya de la Corona Española. La Gloriosa Bandera de España fue arriada en todo el territorio insular y sustituida por la Enseña de las Barras y las Estrellas del Coloso del Norte. Pero a pesar de la derrota, los Españoles no se marcharon, se quedaron en Cuba. Cuando la Constelación de los Estados Unidos dio paso a la Independencia, poniendo fin a la Ocupación Militar, más de un millón de Españoles llegaron a Cuba en los diez primeros años de República (1.902-1.912), edificando hogares y constituyendo familias en la joven Antilla.

    En el año 1.958, Cuba era la más Española de las tierras del Caribe, con un 83% de Población Blanca. Cuba era un verdadero enclave Europeo en el corazón de las Américas. Si a eso añadimos la ausencia total de razas indias en Cuba, comprenderemos porque el Pueblo Cubano era diferente a todos los demás pueblos del área. Y comprenderemos, también, porque Cuba era una Nación rica, próspera, avanzada y . . . envidiada.

    Pero el pérfido Judaísmo Internacional ó el mismo que desde el Kahal Plutocrático de Wall Street financió la sanguinaria Revolución Bolchevique en Rusia y la implantación del genocida régimen soviético ó guardaba su odio criminal para Cuba, que fué la única Nación del Continente Americano que en la Asamblea General de la fatídica ONU votó contra la creación del Estado Sionista-Socialista de Israel. Por eso la Mafia Kosher hizo de Cuba la víctima de su venganza ritual e instaló en la Sierra Maestra al Monstruo Criminal de garras sangrientas y barba rabínica.

    Aciago 1 de Enero de 1.959: Amanecer Rojo. El Soviet Judío de Moscú tendió sus cadenas opresoras sobre Cuba que se convierte en un Gulag de Terror con la complicidad activa y decisiva de la célula socialista que opera en el Cuarto Piso del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Todo ello con el aplauso y la colaboración de la siempre canallesca prensa liberal- izquierdista, encabezada por el judaico y masónico “The New York Times”.

    Llegaron las hordas terroristas con el furor talmudista de sus principales cabecillas y, junto a los crímenes y los saqueos, comenzó la destrucción sistemática de las Señas de Identidad del Pueblo Cubano. La tiranía marxista-leninista del sátrapa asesino, ladrón y narcotraficante Fidel Castro ó judío por su rama materna ó hundió a Cuba en un involutivo y degradante proceso de Africanización, con la reproducción desenfrenada de la raza negra y con la alarmante proliferación de sus satánicos ritos tribales que han llegado a constituirse en la Religión Oficial de la Isla-Prisión.

    Así fue como la otrora Perla Blanca del Caribe ha retrocedido a la selva africana. Ya nada diferencia a la Cuba de hoy al Haití atrasado. Se cumplieron en Cuba los Protocolos de Sión y nos desEspañolizaron a golpes de hoz y martillo. Porque la peor “herencia” que nos deja el Comunismo Judío no es el colectivismo totalitario con su secuela de ruina económica, hambre y miseria. ¡No! Eso tiene remedio.¿ Pero como se soluciona la tragedia racial y el promiscuo mestizaje sexual. Cómo?

    Sabemos que el Exilio Cubano es mayoritariamente Blanco. Pero en él existen elementos mendaces que, utilizando la demagogia como instrumento, quieren tergiversar la verdad histórica haciéndonos creer que la negritud y el ñañiguismo es, también, parte de nuestra Cultura. ¿Es “cultura” el tambor? ¿Es “cultura” los bailes obscenos y epilépticos? ¿Es “cultura” el sacrificio de animales para rituales fetichistas? Esa será la “cultura” de aquellos que tal barbaridad afirman y cuya brújula señala al Africa oscura y salvaje. Quienes militamos en las filas de la Derecha Nacional tenemos muy bien definidas nuestras Señas de Identidad: Somos Españoles nacidos en Cuba, pertenecemos a la Civilización Europea, Occidental y Cristiana.

    Lo negro es otra cosa, un postizo racial, pero no la Cuba esencial y eterna que fué envidia de las Américas y asombro del Mundo.

    DERECHA NACIONAL MIAMI, FLORIDA

  2. Sí. Lo que dice Derecha Nacional es cierto. Puedo dar fe de ello. Cuba era mayormente blanca, La Habana era una ciudad bella, más que bella: espectacular. No he visto otra como esa (a pesar de que la conocí ya en ruinas, esas ruinas eran testimonios de un pasado espléndido). Los cubanos blancos conservaron cuidadosamente su pureza racial. La mayoría eran desdencientes de españoles al 100%, jamás estuvieron con esas tonterías de multiculturalismo ni mestizaje. Hasta que llegó la desgracia del comunismo.

    Yo siempre se lo digo a mis hijos: de la pobreza se sale, los edificios se reconstruyen, los comercios se reaniman. Pero la sangre y el honor cuando se pierden, no se recuperan.
    En el Atlas que tiene mi hija pequeña, busqué por curiosidad y resulta que Cuba hoy tiene el mismo PIB que Haití (cuando a finales de los años 50 tenía más PIB que España). Es un país arrasado y sobre todo ha padecido un exterminio racial: casi todos los blancos se fueron de cuba y sus descendientes ya no son cubanos. Eso no tiene recuperación posible. Cuba está condenada.

  3. He visto películas y documentales de la Cuba de los años de la Revolución o inmediatamente anteriores o posteriores a esa época.

    Desde hace años me viene llamando poderosamente la atención el cambio racial evidente que aprecio con las imágenes que me llegan de la Cuba de hoy. Yo sólo he visto Cuba en el cine, la televisión o los libros, pero lo que aprecio es una diferencia dramática entre la imágenes de los años 50 y 60 del siglo pasado y las actuales.

    En las diferentes oleadas de exiliados (sin duda añadidas a otros factores) debe de estar la explicación de este fenómeno sorprendente que es el cambio de la composición racial de una nación en apenas unas décadas.

    Pero hay más, las imágenes de la Cuba de los áños 50 y 60 me hablan de un pueblo dinámico, inquieto, capaz, emprendedor, sano.

    Las actuales imágenes de Cuba me producen un rechazo insoportable. Los cubanos actuales (en su conjunto) me parecen ser muy inferiores a sus padres y abuelos. La Cuba de entonces era un país hispánico, hoy se nos aparece como un país negroide, camino de Haití o algo parecido.

    Cuba saldrá del comunismo y podrá emprender otro camino más de acuerdo a sus legítimas aspiraciones, pero el problema racial originado en todos estos años será una dificultad añadida para la recuperación de esta nación, otrora faro de la América Hispana y hoy un país derruido y atrasado.

  4. Arjun, no sé si Cuba saldrá del comunismo, a veces lo dudo. Pero es un país envilecido y atrasado, que hizo una regresión en el tiempo y en la civilización que no se yo si se recuperará. Cuando era pequeña asistí a un espectáculo cotidiano: de pronto una familia de clase media, o media baja, o trabajadora, abandonaban su casita y se iban del país, mayormente a Estados Unidos. Esa casita era bonita, estaba cuidada, era más grande o pequeña pero siempre estaba arreglada, pintada y limpia. Al otro día se la “daban” a una manada de negros, no cuatro o cinco como los antiguos habitantes (y legítimos dueños) sino veinte o un número indeterminado. A los dos o tres días la casa era un asco, las paredes manchadas, el jardín no existía, los gritos las peleas y la basura eran constantes. Y eso así con incontable número de familias cubanas blancas….. lo ví con mis propios ojos. Esos negros se reprodujeron y hoy en cuba han generaciones que nacieron y viven sin tener ni idea de lo que es la prosperidad fruto del trabajo honrado, sin respetar las propiedades ajenas, sin respetar la propiedad común, es más: ni siquiera conocen esos conceptos. Eso no veo yo que tenga remedio.
    Puedes sacar al negro de la selva, pero no puedes sacar la selva del negro.

  5. Joana

    Esa sabiduría a la que tú has accedido a través de tu experiencia propia (lo has visto y vivido), otros la hemos adquirido mediante la reflexión y el conocimiento teórico: lo hemos aprendido a través de la experiencia ajena y las investigaciones de los que dominan estas cuestiones. Aparte de esas dos vías no conozco otra como no sea la sabiduría infusa, pero dejemos eso de lado, pues sólo está reservada a unos pocos elegidos.

    Al conocimiento, a la sabiduría, a la constatación de los hechos simples de la tozuda realidad, unos lo llaman racismo.

  6. Que hayan detenido a tanta gente como David Lane, David Duke, Gerd Honsik, Henrik Hulappa… Que maten a tantos que no interesan como Kennedy, Hitler, Milosevic, Hussein, … no pararan estas noticias genocidas.

    Es como querer estirpar un cáncer. Cuanto mas quitas más se extiende. Ya nos encargamos algunos de conseguirlo aunque estemos expuestos a la inquisición.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*