Monseñor Williamson sobre una puesta en escena del Tristan de Wagner

Increíble. El otro día os contaba sus reflexiones sobre una sonata de Beethoven. Hoy os dejo esto sobre una puesta en escena del Tristan de Wagner: El “arte” de seguir esquivándole al bulto…

Una lección para tanto curilla y obispillo (perdón por la palabra) progre e indocumentado.

* * * * *

El artículo tiene una segunda parte: Mons. Richard Williamson: El acorde de Tristán. Tengo que decir que la conclusión del artículo me parece traída por los pelos. En todo caso, el acorde de Tristán lo podéis oír aquí (es lo que se oye en el segundo 12, y otras muchas veces después. JC, nuevo encargo…):

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*