El matrimonio de una musulmana con un infiel está prohibido y es nulo.

[REPOSICIÓN]

Y no solo eso, si no que la mujer deja de pertenecer a la comunidad islámica:

El matrimonio entre una mujer musulmana y un hombre no-musulmán está prohibido y es nulo – ése es el acuerdo general entre los musulmanes.

 

Una mujer musulmana que se ha tomado la libertad de casarse con un hombre no-musulmán se ha removido a si misma del grupo que se adhiere a la comunidad musulmana – y uno que lo ha hecho sabiendo que es erróneo, ha hecho algo estrictamente prohibido, y cometido un hecho abominable que puede lanzarla al abismo de la herejía y la apostasía.

 

La mujer es débil por naturaleza, y la protección de un hombre no-musulmán afecta sus poderes de razonamiento.

Lo último es también muy bueno, y muy feminista.

Cosas de los matrimonios entre infieles y musulmanes

 

Be Sociable, Share!

8 Comments

  1. Los judios pueden casarse con no judios. Pero la condición de judios sólo se adquiere a través de madre judia, no por el padre. Todo lo contrario que el islam. Si el padre es musulmán los hijos son musulmanes.

  2. Que hijos de puta que sois. Los moros no son santos de mi devocion, pero es que vosotros, aun menos.
    Aqui entra una chavala a opinar y os lanzais directamente a por ella, insultandola y agarrandola como un sonajero de perros, tanto fanatismo vomitado en unas letras que espero que jamas llegase a materializarse, porque seriais peor que los terroristas que se autoinmolan.
    Verguenza ajena me da que vosotros, oh seres superiores con poder de lo absoluto para juzgar costumbres impropias, seais los representantes con voz y voto de la tolerancia cristiana, mas bien de la supremacia occidental, que muerde amenazada manchandolo todo con las babas infectadas de la rabia.
    Me dais ASCO, pero un asco de cojones y me he puesto de muy mala hostia leeros y visualizar el corrillo de chatas enrededor de una muchacha que no sigue vuestras directrices. Todos con una puta piedra en la mano, a modo de comentario, a apedrear al diferente. Sois incluso peores que los moros, porque ellos son salvajes, pero vosotros aun con toda vuestra puta cultura de boquilla actuais como infrasimios.
    Meteos por el culo a Descartes, Kant, Nietsche, Platon… toda la putrefacta filosofia occidental que nos enseñaron en nuestras escuelas blancas. Meteos la por el culo y pajearos bien a gusto, bien hondo, hasta tocar duro… eso es la mierda, como la que hay en vuestros cerebros opacos. De todos los que citasteis, no habeis incluido ni a un solo jodido filosofo oriental, porque es que no dais para mas, tan cortos sois de miras que creeis que el mundo lo descubrieron los griegos y los romanos, que lo desarrollaron los franceses y que lo modernizan los alemanes. Iros a tomar por el culo, que ya haceis tarde.

    • Toppengraum

      Trataremos de sobreponernos a tu odio y tu desprecio. Tu prosa cervantina nos ha dejado en la miseria. Estás visiblemente poseído por el espíritu de los clásicos de nuestro Siglo de Oro. La República de las Letras te estará por siempre agradecida. Tomamos tus sentidas palabras con hondo sentimiento de resignación cristiana.

      Aparte de eso me gustaría conocer algún “jodido filósofo oriental”, incluso uno que no fuera jodido.

    • Uy, llegó un ¿negro?¿indio?¿mestizo? a dar lecciones. Bueno, el pobre, enseña lo que puede. Enseña lo que es. Ya veis amigos, que todos los hombres no son iguales.

      Toppengraum

      A tus groserías obviamente no voy a contestar, que soy una señora y no una de esas de las que evidentemente te rodeas.
      Pero te voy a ayudar, porque te faltó un detalle. Tú dices:

      “””tan cortos sois de miras que creeis que el mundo lo descubrieron los griegos y los romanos, que lo desarrollaron los franceses y que lo modernizan los alemanes”””””

      Añade: y lo dominarán los rusos.
      Ay lo siento…. también son blancos. Que pena me das, pobrecito…. teniendo que ir a sucias escuelas blancas. Mejor vete a vivir bajo una piedra en la selva, quítate ese nick, olvida el idioma blanco que hablas, no uses internet ni medicinas ni vehículos motorizados…. todos esos sucios inventos blancos.

      Luego igual conseguirás que se te respete un poquitín.

    • El lenguaje de grosería y vulgaridad que utilizas no desmerece en absoluto al de los comentarios que pretendes criticar. Os podéis poner a la altura los criticados y el criticador.

      Esta claro que tu odio a la civilización occidental no te permite ver que la “putrefacta filosofía” que la sustenta ha traído el progreso en todos los sentidos. Y está claro que si estamos perdiendo el norte en Europa es porque se nos está inculcando que nosotros somos los malos y los buenos son todos los demás y eso no es así. Las cosas hay que verlas con hechos y no con odio. Nadie pretende ser representante con voz y voto de la tolerancia cristiana, que es una tolerancia que quienes ni son cristianos ni entienden la religión reducen a poner la otra mejilla y aguantar lo que te echen. Por mi parte, yo no creo en esa tolerancia. Yo no quiero tolerar en mi país el canibalismo, por ejemplo, y si una cultura que no sea la que defines como la “supremacista occidental” pretende meterme esas costumbres, lucharé como sea por evitarlo. Es así de simple. Y el islam, en concreto, trae costumbres que no han variado jamás en su historia, y por tanto, que nos remiten al s. VII sin mover un milímetro el pensamiento: lapidaciones, cortar manos, matar por “blasfemo”, asesinatos suicidas, la mujer es tratada como un mueble… pues sí, la verdad, prefiero la “putrefacta filosofía occidental”.

      Respecto a lo de apedrear al diferente,quien se mete a querer negar la realidad diciendo que lo negro es blanco no es que sea diferente, es que es o un ignorante o un tonto. Si yo digo ahora que en enero es verano en España, una de dos, o soy una ignorante o soy una tonta. Corregir un error no es apedrear al diferente. Hay gente que se mete a convencernos de las cosas más inverosímiles que se te puedan pasar por la imaginación.

      QUe el modo utilizado de corregir no sea el más adecuado, no te digo que no. A mi no me gustan los insultos ni los malos modos ni las groserías y creo que quien tiene razón no necesita usarlas, pero mucha gente no piensa como yo.

      De todos modos ¿te das cuenta de que a ti, por mucho que no te gusten, has caído en lo mismo que criticas? Yo no he necesitado recurrir a ningún insulto ni a ninguna grosería (nunca, de hecho) para argumentar u opinar. No veo mucha coherencia en tu planteamiento, la verdad.

    • Le han contestado a usted con excesiva educación a mi parecer, no creo que su comentario se merezca tanto respeto ni tan siquiera un mínimo de atención.

      Es más, su grave error al confundir la profesión de su señora madre y de su posible esposa o hijas no me hace ninguna gracia, pero lo comprendo, debo comprender que la imbecilidad suprema se descarga con la contradicción de quien pide respeto e insulta y ataca descabelladamente quejándose de lo mismo que él manifiesta defender.

      Está bien que pretenda presentarse como adalid defensor de la otra comentarista, obviamente al quedarse ésta sin más argumentos que los que ahora nos presenta usted de manera tan grosera. Maleducado, que es usted un maleducado y debería lavarse la boquita con lejía, cochinote.

      Usted no puede dar asco, sinceramente da usted mucha lástima, mucha pena, una pena inmensa al leer cada una de sus palabras muy educadamente contestadas por el resto de comentaristas y que usted jamás esperaría tales respuestas, sino más bien esperaba o buscaba sangre y rabia, lo que usted rezuma. Da usted una lástima piadosa, una de esas lástimas que da “el tontito de turno”.

      Siempre he pensado que cada X tiempo se nos manda una prueba de paciencia de mano del más imbécil de los memos y esta vez ha sido usted el agraciado con el encargo. En fin, supongo que cuando se tome la medicación y se relea se arrepienta de las becerradas estudiantiles y majaderas que nos ha dedicado. So mentecato.

  3. Hola: Nuestra civilización vive según el principio de los sofistas atenienses denunciados por Platón, a saber: tener los deseos más violentos posibles y encontrar el medio de satisfacerlos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*