Fantasías andalusíes: Consejos del Emir de Córdoba a Mauregato

reyesEsto (Consejos del Emir de Córdoba a Mauregato) es una auténtica “joya” de la ensoñación andalusí. Os dejo este párrafo:

También a mí se me llamó el usurpador, Mauregato. En su caso, a la muerte de Silo y en la viudez de Adosinda. Los condes de la xenofobia y la anti-morería propusieron la elección de quienes son como ellos… Eres valiente al decir: «Aunque sea bastardo, aspiro al trono. Yo deseo lo bueno y la paz con el Sur árabe». No escucharon tus razones diplomáticas. Fue cuando me pedíste ayuda y te la dí. Fue necesario. A Alfonso, hijo, lo forzaste a que huyera a Álava. No tuvíste que matarlo; pero cuídate. Ellos no lo pensarán dos veces para matarlo a usted.

Cuando yo vine a estas tierras, dejando lejos a Bagdad, con sus omeyas y conspiraciones, también luché contra enemigos tenebrosos, el emir Yusuf al-Fihrí y sus hijos, con sirios partidarios de los abasíes y bereberes anárquicos. Y no me duele haberlos vencido con las armas. De otro no entienden. Son los animales tribales y furiosos. Esto es lo triste del poder ante los pueblos… Siempre he estado en guerra con emires, abasíes y cristianos, como el Reino Astúr-leonés; pero, soy persistente. Soy Maestro de la Ley Islámica y guerrero… Conquisté Zaragoza, combatí a los francos de Carlomagno y a vascones. Mas hoy me son fieles los bereberes y cristianos conversos, mozárabes y muladíes. Yo soy quien gestionará la convivencia en la siete provincias del emirato. El que traeré universidades a la Iberia árabe.

Los cristianos unitarios, conversos al Islam, me asesoran y piden que sea yo la voz del adopcionismo que Roma arguye que es la herejía poderosa por la que hay que matar o quemar en hogueras… Entiende ésto bien, agradecido Mauregato, quiero una comunidad de etnias unidas por una visión de convivencia. Aquí los unitarios (quienes me han cedido la vieja basílica visigoda de San Vicente para que yo construya la Mezquita) piensan que Jesús no es dios, ni que hay tal cosa como la Trinidad. Como los judíos esperan cierto profeta, quien anunciado por Jesús, completará el mensaje de paz… No voy a exigir que dejes el cristianismo ni que pagues impuestos a mis arcas… pero, intercambiemos las ideas. Participemos del Alba del Al-Andalus… Trae a Córdoba cien cristianas que sirvan a la Mezquita. Serán invitadas de honor a las ceremonias inaugurales; una vez cumplan su misión, que vuelvan a Asturias si desean. Además les eximo de tributos a todos los asturianos a cambio de tal visita como emisarias de buena voluntad. Cien mujeres que oren en el Templo, Mauregato. Sólo eso. Orar por al-Andalus y regresar a su tierra después de hacerlo. Por ello pesaré el alma de reino.

No le niego calidad al escrito, que me recuerda al estilo de Cunqueiro. Acaba con esta aclaración histórica:

[Y el rey Mauregato se fue muy feliz por los consejos de Abderramán y, como uno de los primeros edictos dictados: Anunció el intercambio. Regresará él con cien mujeres de Córdoba, vírgenes árabes y mozárabes con velo, a aprender la doctrina del adopcionismo y enviará a cien vírgenes asturianas a la Mezquita del Emirato.

El primero que se enojó, al escuchar estas cosas, fue el Beato de Liébana, seguido de ex-adopcionista de Elipando, Obispo de Toledo. «El rey Mauregato nos cambia las doctrinas», dijeron los condes Don Arias y Don Oveco, instando a propaganda de rebelión definitiva, con mucha islamofobia. Se reunían en secreto con monjes de León, con aliados de Carlomagno, y en un descuido de aquella guerra sucia, de insultos y de alarmas mentirosas, asesinaron al rey. Prefirieron que se pagara con tributos financieros y se iniciara una reconquista con la guerra.

El rey Bermundo, el sucesor, no siguió el pacto. Unos años más, ya muerto Abderramán, en tiempos Alfonso II el Casto, ya se entra en batalla con los moros para evitar su pago. El grito es Reconquista. En la batalla de Lodos, murió el capitán moro Mugait, y en Córdoba se dice: «Volvamos a comenzar de cero».]

La foto es de este artículo en el que se trata de este rey de nombre tan poco regio.

1 comentario

  1. Muy interesante,… precisamente he visitado Asturias y allí me enteré de que existió
    ese rey llamado Maurogato… Inmediatamente intuí que ese nombre es mezcla de Mauro= Moro + Gato= got…gótico= Godo
    ¿Significa que era mestizo de moro y godo? Es supingo el mismo origen de la palabra «maragatos»
    Lo que prueba la importancia de la mezcxla de sangres y explica el por qué en tiempos se insistia en lña «limpieza de sangre» y en ser «cristiano-viejo».
    Saludod… Feliz Navidad
    (Nota: el alcalde de Madrid acaba de felicitar a los madrileños, luciendo kipá, al grito de ¡Janucá Sameaj! [«El Pais», Madrid, 14dic09]) para conmemorar la consagración del templo de Jerusalem hace 2200 años.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*