No voy a dar un paso al frente por Leo Bassi

Como me exige Gistau en su Al abordaje: 

De acuerdo, los muyaidin contra Bassi acaso sean un puñado de chalados aislados y no toda una cultura autorizada y alentada por sus propias autoridades religiosas. Pero, aun así, quien estuvo contra el fuego en las embajadas ha de estar ahora contra el intento de incendiar el Alfil. Quien se relamió con el tópico de la libertad de expresión y defendió a los viñetistas daneses debería ahora apresurarse en dar un paso al frente por Leo Bassi: también, como ellos, el bufón italiano es un ejemplo innegociable de cómo Occidente recurre a la burla para determinar, frente a los dogmas, el relativismo de una identidad que concede más importancia al individuo que a lo sagrado.

No lo voy a hacer por estas razones:

– Porque no le hace falta. El agresor está detenido y será juzgado. Nadie ha salido en su defensa. Tampoco la derecha católica, que exige investigación del hecho, con buen criterio.

– Porque no se puede comparar las reacciones de los musulmanes con un hecho aislado. A Gistau se le olvida todo esto… o quizás sea que prefiere no saberlo.

– Porque el periódico donde escribe tiene un sesgo anticristiano que nunca le he visto denunciar.

– Porque habla de «relamerse con el tópico de la libertad de expresión». Si un plumilla califica ese derecho como «tópico» y considera que defenderlo es «relamerse», yo no voy a molestarme.

– Porque la expresión «el relativismo de una identidad que concede más importancia al individuo que a lo sagrado» es de una pedantería que tira de espaldas y además pone de manifiesto que Gistau desconoce de dónde procede ese carácter más que sagrado del individuo. Desde luego, yo no se lo voy a explicar.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*