Fin de la libertad de expresión en Canadá: Un pastor cristiano y su organización condenados a no predicar contra la homosexualidad

Ezra Levant se salvó de una condena similar por las discusiones de la blogosfera. Había cometido el crimen de republicar las famosas viñetas danesas. El proceso les costó a los contribuyentes medio millón de dólares canadienses en investigaciones. Al acusado le costó solo 100.000. Tras dos años de instrucción han abandonado el caso. No hacía falta condena, los autores y editores canadienses han sido suficientemente amedrentados. El objetivo está cumplido. Además, Levant ha tenido que cerrar su revista, Western Standard. El caos no ha sido juzgado por un tribunal penal sino por la “Comisión de Derechos humanos” del estado (Alberta). Tanto pero para Levant. Porque un tribunal normal no puede tener abierta una causa sin juzgar, y el demandado puede pedir compensación por los daños causados por una acusación infundada. Cuando digo que los Tribunales de la Santa Inquisición tenían más garantías que algunos de los actuales paratribunales progres no hablo a tontas y a locas.

Mucha menos suerte han tenido el Pastor Boisson y la Christian Coalition, que han sido condenados por condenar la homosexualidad, causando un gran “sufrimiento moral” a un tal Mr. Lund. Este señor tan sensible ha valorado ese “sufrimiento moral” en 5000 dólares. No es broma.

La Comisión ha sentenciado lo siguiente:

a. That Mr. Boissoin and The Concerned Christian Coalition Inc. shall cease publishing in newspapers, by email, on the radio, in public speeches, or on the internet, in future, disparaging remarks about gays and homosexuals. Further, they shall not and are prohibited from making disparaging remarks in the future about Dr. Lund or Dr. Lund’s witnesses relating to their involvement in this complaint.

Further, all disparaging remarks versus homosexuals are directed to be removed from current web sites and publications of Mr. Boissoin and The Concerned Christian Coalition Inc.

b. That The Concerned Christian Coalition Inc. and Mr. Boissoin shall, in future, be restrained from committing the same or similar contraventions of the Act.

c. That Mr. Boissoin and The Concerned Christian Coalition Inc. provide Dr. Lund with a written apology for the article in the Red Deer Advocate which was the subject of this complaint.

d. That Mr. Boissoin and The Concerned Christian Coalition Inc. shall request the Red Deer Advocate publish a copy this Order in the Red Deer Advocate and that they request their written apology for the contravention of the Act be published in the Red Deer Advocate.

e. That Mr. Boissoin and The Concerned Christian Coalition Inc. shall pay to Dr. Lund an award for damages, jointly and severally, in the amount of $5,000.00.

f. That Ms. Dodd shall provide a list of expenses incurred as a result of her testimony at the hearing to the Panel Chair for review and such sum shall be paid to her for her actual expenses associated with this matter up to the maximum amount of $2,000.00 as directed by the Panel Chair upon receiving her list of expenses. Such amounts so ordered by the Panel Chair shall be paid jointly and severally by Mr. Boissoin and The Concerned Christian Coalition Inc.

Nótese que en la primera se le prohíbe predicar contra la homosexualidad. Es decir, una conducta humana voluntaria ha sido puesta más allá del bien y del mal. No se la puede condenar como inmoral. Eso es Canadá.

Canada’s Soviet System for Speech Control

3 comentarios

  1. Qué montón de estupideces Anónimo. ¿Ahora es un «derecho humano» la práctica homosexual sin crítica? Algo como esto, ¿no? «Toda persona tiene derecho a sodomizar y ser sodomizada sin que eso le suponga crítica alguna de ninguna clase».

    Como bien te explicaban en el artículo, la homosexualidad, un comportamiento humano criticable como cualquier otro y por múltiples razones además (mayor tasa de enfermedades mentales, mayor tasa de enfermedades venéreas, reducción de la natalidad, etc.) ha sido puesta más allá del bien y del mal, como El Partido en la URSS, donde cualquier crítica medianamente importante hacia el mismo suponía el gulag. En Canadá la libre expresión no supone el gulag, sólo supone la muerte civil, la ruina económica y ser víctima de la «lawfare» o matonismo legal. Y ni siquiera a manos de los tribunales, porque las stasis represivas que usa el Sistema son comités (nombre muy adecuado) de progres, ingenieros sociales, marxistas culturales, oenegetas financiados, burócratas inmigracionistas y escoria similar.

    Espero que estés muy orgulloso de tu profundidad de análisis.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*