Enseñanzas evangélicas sobre los extranjeros: “No está bien quitarle el pan a los hijos para echárselo a los perros”

Estas palabras, que los evangelios ponen en boca de Jesucristo, les suenan a algunos crudelísimas, racistas y ofensivas. Se las dirigió Nuestro Señor a una mujer cananea. Esta es la historia:

Mateo 15, 21-28

21 Jesús se marchó de allí y se retiró al país de Tiro y Sidón. 22 Y hubo una mujer cananea, de aquella región, que salió y se puso a gritarle:

– Señor, Hijo de David, ten compasión de mí. Mi hija tiene un demonio muy malo.

23 Él no le contestó palabra. Entonces los discípulos se le acercaron a rogarle:

– Atiéndela, que viene detrás gritando.

24 Él les replicó:

– Me han enviado sólo para las ovejas descarriadas de Israel.

25 Ella los alcanzó y se puso a suplicarle:

– ¡Socórreme, Señor!

26 Jesús le contestó:

– No está bien quitarle el pan a los hijos para echárselo a los perros.

27 Pero ella respuso:

– Anda, Señor, que también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de sus amos.

28 Jesús le dijo:

– ¡Qué grande es tu fe, mujer! Que se cumpla lo que deseas.

En aquel momento quedó curada su hija.

Es probablemente una de las respuestas más fulminantes del Cristo. Aquí (“Jesus the reformed racist…”) nos cuentan que los anglicanos canadienses han hecho una reflexión sobre ellas en que dejan en mal lugar al Cristo y dicen que la cananea, una persona marginal en la sociedad judía de entonces, puso en cuestión sus prejuicios étnicos.

En todo caso, yo creo que la doctrina del Cristo en este punto es irreprochable: “No es justo quitarle la comida a los hijos y dársela a los perros”, pero se les puede y debe dar lo que nos sobre.

Comparar los extranjeros con los perros quizás es excesivo. En todo caso, la enseñanza básica es fácil de entender, y de aplicar a las actuales circunstancias: los españoles primero. En España, claro está. En Ecuador, los ecuatorianos. En el mismo artículo se refieren a esta otra historia:

“Y si no los reciben ni los quieren oír, salgan de la casa o del pueblo y sacúdanse el polvo de los pies, les aseguro que en el día del juicio el castigo para ese pueblo será peor que para la gente de la región de Sodoma y Gomorra”

Es la enseñanza que yo propondría en relación a los musulmanes. Rechazan el evangelio sistemáticamente, así que hay que poner tierra de por medio y dejarse de diálogos.

Be Sociable, Share!

23 Comments

  1. Esto no tiene nada que ver con prejuicios étnicos, sino con el plan de Dios en la Revelación a lo largo de la historia.

    Cualquier intrepretación de tinte político/ideológico es neceesariamente equivocada, porque de lo que Cristo hablaba no era de raza sino de filiación divina. Aún no había llegado la hora de los gentiles.

  2. Senéca. Cuando dices “necesariamente equivocada” ¿con qué autoridad lo haces?
    Confundes “prejuicios”, con juicios con conocimento de causa. Es antibiblico anteponer a los extraños a tu propia familia y a tu propio pueblo. Eso no son prejucios sino decisiones tomadas con plena responsabilidad y conocimiento. Cierto es que la hora de los gentiles no había llegado, y gracias a la incredulidad de los judíos los gentiles entramos bajo la Gracia. Que Dios en su omnisapiencia ya lo sabía, pues sí. Pero aún así el plan fué de esa forma y no de otra.

    Jesús lo dijo claramente en Mateo 15:24 “El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel”

    Ese es sólo un ejemplo, porque hay más. Por ejemplo:

    Mateo 10:5-6 “A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.”

  3. Entre las instrucciones que da San Pablo a Timoteo, está ésta:
    “porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo”
    1T 5:8

    Más claro, el agua.

  4. Séneka, dejo las interpretaciones a gusto del teólogo. En todo caso, es evidente que el Cristo usó una frase que procedería del acervo judío.

    Prejuicios étnicos ninguno, simplemente los propios son lo primero. En cristiano: la caridad bien entendida empieza por uno mismo.

    Joana… ¡qué puestas estás! 🙂

  5. Hombre AMDG, algún curso de teología he hecho, y he leído La Escritura tantas veces que he perdido ya la cuenta.
    Y ya que estamos recordemos que la iglesia católica y la protestante también (aunque en menor medida hasta dónde sé) ha desvirtuado el sentido y la razón de las ofrendas. Las ofrendas son para los santos, es decir: para otros miembros de la iglesia que estén en ese momento peor que tú.
    “Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez, sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad, como está escrito: el que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos.”
    (San Pablo alude al episodio del maná)
    Esto está en 2Cor 8:13-15.

    Pero es bueno leer el capítulo completo. En otras epístolas también se abunda en el tema. Las ofrendas de la iglesia en los tiempos de los apóstoles no eran para tirarlas por ahí a voleo. Eran para ayudarse los cristianos unos a otros. Sólo eso.
    Así que esa innovación de hoy día, de dar dinero a Cáritas para que vaya a curar negritos somalíes musulmanes, puede sonar muy guay pero no se sostiene bíblicamente.
    Y por supuesto, el que da un duro habiendo violentado lo que dice La Escritura, pasa a ser peor que un incrédulo. ya cité el versículo de Timoteo antes. “Los suyos”, son los santos, y “los de su casa” su familia directa. Primero la familia y luego el resto de los santos. ¿No hay hermanos cristianos en apuros?
    Pues es agradable a Dios ayudarlos a ellos en primer lugar.

  6. Senéca, el cristianismo no es una secta del judaísmo. Es su culminación. Aunque mucha gente no lo piense así, opino que los cristianos y los judíos compartimos los mismos objetivos, esperamos las mismas cosas y correremos la misma suerte.
    Saludos.

  7. Yo pienso igual y hay que tener en cuenta que los judios con su pais por excelencia,Israel,son la primera linea de resistencia frente al islam,un pais tan pequeño,apoyado por USA es cierto pero luchando por su integridad rodeado de paises arabes que desean el fin de ese pequeño satan para ellos.Lo que no saben es que el satan son esos arabes que hacen-dicen-apoyan cosas inadmisiles.

  8. Por supuesto que la Encarnación no puede ser resuelta por el judaísmo, para que eso sea posible hay que pasar a una fase posterior que es el cristianismo.
    Pero AMDG, al fin y al cabo los judíos esperan lo mismo que nosotros: esperan al Mesías.
    Sólo que ellos no creen que sea Jesucristo. Pues muy bien, no pasa nada.
    Esperemos a que llegue y ya está.

    Salvando las distancias esto es como que tú y yo estemos en la parada del autobús, los dos necesitemos montarnos en el autobús pero mientras que esperamos juntitos en la parada, discutamos y no seamos capaces de ponernos de acuerdo acerca del nombre y las características del conductor. Es fácil: esperemos que llegue y lo veremos. Lo que no cambia es que los dos lo estamos esperando y es el mismo el que nos llevará a los dos.
    Saludos!!

  9. Eso no es así. La hermeneútica de la continuidad, de la que el Santo Padre ha hablado tantas veces, no aplica sólo a la historia de la Iglesia (Una Católica y Apostólica, por supuesto), sino que engarza completamente en la historia de Israel (el Israel bíblico, no el sionista), que es la historia de la actuación de Dios en el mundo.

    Y repito, interpretar eso en clave política sólo puede dar origen a equívocos ofuscantes. Habría que empezar por no identificar el Israel actual con el “pueblo elegido”.

    Joana: si estás tan familiarizada con la Sagrada Escritura supongo que te sonará esto: “Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra.”

    Un saludo

  10. Séneca eso es cierto. Y tú deberías de recordar que “irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios”. Eso también está en el Nuevo Testamento y lo dice San Pablo respecto al pueblo judío.
    Así que en lo que a mí respecta los sigo y los seguiré considerando el pueblo elegido porque no hay nada absolutamente en La Santa Escritura que lo niegue.
    Tú haz lo que quieras.

  11. Ah por cierto, Séneca. Ten cuidado cómo usas La Escritura para justificar tus criterios.
    Porque ese mismo versículo que citas es una referencia a la familia de Jesucristo. Como mínimo a su Madre.
    Que cuando le dijeron a El que su madre y sus hermanos lo buscaban, el dió esa respuesta. ¿Insinúas que Jesucristo negó y ofendió a su Madre de esa forma?¿Eh?
    ¿Tú de verdad piensas que Jesucristo deshoró a su madre que era judía, a todo su linaje humano y a su padre putativo que también era judío?

    Más bien El Señor nos da una lección de amor y de generosidad al englobar en su familia a todos los que hacen la voluntad de Dios, no sólo a los suyos por lazos de sangre. ¿Pero eso significa que desprecie a su sangre? Pues yo diría que no…
    Ahora, si tú quieres despreciar al linaje humano de Jesucristo ten por seguro de que yo no lo haré jamás.

    “Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba”.
    Ten cuidado, así como yo lo tengo.
    Saludos

  12. Estás suponiendo que he expresado ideas que no he expresado en ningún momento sobre el pueblo elegido (del que, lo siento, yo formo parte y no soy judio). Me temo que no me has entendiso nada, o no has querido que es peor.

    No tengo nada que añadir.

  13. AMDG: no tengo mucho tiempo, y no puedo explayarme, aunque creo que el sentido de mis palabras está claro. No obstante, te recomiendo que busques en la web información sobre los siguientes personajes y sus vidas:

    Alfonso Ratisbone (y su hermano, Teodoro)
    Eugenio Zolli
    Rafael Stern
    Santa Edith Stein
    Rosalind Moss

    Creo que de sus testimonios extraeras grandes conclusiones.
    Un saludo.

  14. Ah Séneca y como seguramente leerás esto, te recuerdo que sí que todos los cristianos también somos elegidos de Dios. Pero deberías de estudiarte detalladamente El Nuevo Testamento. En particular la Epístola a los Romanos en la que San Pablo aclara muy bien este asunto sin que de ningún lugar a dudas. Somos los cristianos añadidos o injertados en el buen olivo. Somos sumados, pero añadidos no significa sustitutos. Eso queda clarísimo.
    No sustituimos al pueblo que Dios escogió para siempre. Eso es así, es lo que pone. Si eres cristiano le crees a Dios, si no lo eres puedes creer lo que quieras.
    Nos recuerda San Pablo: “no te ensoberbezcas, sino teme”.

    Saludos.

  15. Seneka, Joana, dejaos de teologias y discusiones que se quiebran de propio sutiles.

    Insisto, el Cristo usa un argumento que es de sentido comun que es aplicable a la actualidad española ante la crisis que esta ya aqui.

    Los españoles primero. En particular, los españoles catolicos. Lo siento Joana 🙂

  16. Que persona mas ignorante, si Dios es amor, no castigo, el hecho de que en Haití no pienc’n como él no quiere decir que sean malos, el respeto a ser diferentes es fundamental para vivir en paz, creo q’ si fuera un castigo de Dios solo lo no creyentes saldrían afectados, pero todos sin distinción de religión perdieron algo, o sino donde este el( “Dios de justicia´´). Los terremotos y otras catástrofes suceden hace siglos de siglos, así se formo el mundo, creo que solo en una cabeza muy pequeña caben ideas tan tontas y primitivas. Les recuerdo que este “pastor´´ también dijo una vez que al presidente de Venezuela Hugo Chavez había que matarlo, contradiciendo de nuevo la fe y las escrituras que defiende, ojo con la hipocresía. Como van en Haití a cree en un Dios que los trata así, la fe viene por amor no por temor a castigo alguno.

    • ¿Tú no te enteras de nada, verdad?

      A ver, si te enseño un poco, para que al menos reconozcas cuando no sabes nada de nada.

      “Justicia y Juicio son el cimiento de Su Trono”.

      Dice La Biblia que los no creyentes serán castigados. ¿Ah que no lo sabías?

      Esto no va de malos o buenos. Los negros de Haití que no sean cristianos, están en condenación eterna. Es lo que hay.

      Bueno. Si eres cristiano dilo y te explico más. Si no lo eres te vas a la mierda directamente, que no tengo que darle explicaciones teológicas a un incrédulo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*