Una confesión personal

confesion3En el doble sentido del término.

Acabo de hacer una confesión bastante seria. La segunda más seria de mi vida. La preparé a conciencia, en el doble sentido del término otra vez. Usé para ello estas ayudas que encontré en Internet. A pesar de los delitos, el sacerdote casi me dió las gracias, porque llevaba todo bien preparado, con el guión escrito en un papel.

Mirad esto:

El examen debe hacerse con diligencia, seriedad y sinceridad; pero sin angustiarse . La confesión no es un suplicio ni una tortura, sino un acto de confianza y amor a Dios. No se trata de atormentar el alma, sino de dar a Dios cuenta filial.

Os recomiendo que hagáis un exámen de conciencia de vez en cuando, aunque solo sea para vosotros. Y, si sois católicos, que os paséis por caja de vez en cuando (la Iglesia manda una al año mínimo).

Be Sociable, Share!

13 Comments

  1. AMDG

    Esta entrada es de lo más inquietante.

    ¿A qué clase de delitos te refieres? ¿No habrás maquinado para alterar el precio de las cosas? ¿Has utilizado información privilegiada para enriquecerte personalmente? ¿Has usado abusivamente de tu posición para acosar mujeres? ¿Llevas una doble contabilidad en tus asuntos para defraudar el fisco? ¿O se trata de un lapsus por pecados?

    ¿No serás un ex-convicto? ¿Estás purgando pena de prisión y por eso no eres visible más que dos veces al año (permisos carcelarios)?

    Cuando dices “pasar por caja”, ¿te refieres a confesarse?

    Deberías ser menos críptico para evitar esas especulaciones acerca de tu persona.

  2. Debería confesarme. He blasfemado contra el cambio climático. He negado insistentemente en público que estemos ante una fase de cambio en las condiciones climáticas planetarias debido a la acción del hombre. El único cambio que yo aprecio es que en agosto me asfixiaba de calor y ahora estoy tiritando de frío.

    Además he hecho mofa de la obesidad mórbida, de la violencia de género, de la esclavitud sexual, y de la suerte de los secuestrados por Al-Qaeda. Es decir que si alguien está gordo porque come como una lima nueva, ese no es problema de nadie más que de él. Si las parejas se sacan los ojos, ellas sabrán por qué. Las prostitutas no son víctimas de nada, son putas nada más. Y en cuanto a los degolladores de Al-Qaeda…, bueno lo dejamos ahí… No vaya a ser que vuelvan los secuestrados en dos pedazos y me pidan cuentas a mí.

  3. AMDG

    La coña iba contra la Nueva Religión Laíca (esa del cambio climático, del igualitarismo, de la paridad de sexos y otras cojudeces…), obviamente no en contra del catolicismo (el de los verdaderos creyentes, que no de sus, demasiado a menudo, extraviadas jerarquías). Ya te he dicho que yo estoy (a mi manera) en ese “equipo”. Satán (el Mal) es mi enemigo. Y te repito que no estoy de cachondeo. Ahora no.

    En cuanto a lo de la confesión, hay que tener un grado de fe muy alto para que eso tenga una importancia real.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*