La policía escocesa detiene a la cúpula de la Liga de Defensa Escocesa. Los pone en la cárcel el manos de los delincuentes musulmanes

Increíble. Les detiene cuando acudían a una manifestación autorizada, mientras deja hacer a los “antifascistas” que trataban de romperla. (The Jackboots of the “Anti-Fascists”):

On Saturday 20th February 2010 Members of the leadership team of the English Defence League were arrested as they traveled to Scotland to support the Scottish Defence League demonstration.

While in custody the team members homes and families homes were raided by police armed with automatic machine guns which terrified the leaderships family which included small children and other older family members. Computer equipment was seized during the 3 hour raid.

Van a una manifestación autorizada, les detienen, policías con armas automaticas entran en sus casas, asustando a sus familias, para confiscar ordenadores y telefonos móviles…

Pero eso no es lo peor. En la cárcel los han entregado de hecho a los delincuentes musulmanes: Official Statement Regarding The Abuse Of EDL Prisoners. Veremos en que acaba esto.

La única buena noticia es que la gente se cree menos cada vez la amenaza del “fascismo”, y empieza a cansarse de la violencia del antifascismo: The Only Real Revolutionary Movement in the UK

Be Sociable, Share!

3 Comments

  1. Yo cuando salgo por la calle no veo a «fascistas» de esos, pero sí que veo muchas plumas, velos, y antifa. Habría que considerar la manipulacion mediatica engañabobos

  2. «Antifascistas» fue la etiqueta creada para sí por los comunistas de los años treinta dentro de su estrategia de los «Frentes Populares» para alcanzar el poder en Europa Occidental. Hasta 1932 los socialdemócratas eran «socialfascistas» y se los concebía como el principal enemigo de la revolución comunista porque suponían «una forma de falsa conciencia» que desviaba al proletariado de sus verdaderos intereses de clase, que estaban obviamente en las fuerzas socialistas (léase comunistas).

    Sin embargo, a partir de 1933 el «nazifascismo» (sic) pasa a ocupar la primera posición entre los ogros de Moscú. Dado que era necesario frenar su avance entre las clases obreras y dado que en el Kremlin se empezaba a percibir con meridiana claridad que las fuerzas puramente marxistas nunca tendrían fuerza suficiente en Occidente como para conquistar el poder por sus solas fuerzas (mediante la combinación de urnas y agitación), decidieron cambiar de estrategia y reeditar de alguna manera la instrumentalización de los mencheviques, liberales y demás tontos útiles durante la Revolución de Octubre.

    Para 1) alcanzar el poder y 2) frenar al fascismo (puede invertirse el orden) era necesario un acercamiento a liberales de izquierda, socialdemócratas y demás. Para ello era necesario a su vez encontrar un terreno común, un punto de encuentro. Y nada mejor que un enemigo compartido. De ahí los «Frentes Populares» y el «antifascismo» como sinónimo de «marxismo + compañeros de viaje».

    Nada me molesta más que oír a tantos decir cosas como «ellos son los fascistas» o similares. No, no son fascistas italianos (mucho menos duros que la Segunda República Española, con las cifras en la mano). Son comunistas: más de cien millones de muertos a sus espaldas y unos 2000 millones de oprimidos, puede que más. Son comunistas, marxistas de alguna de sus ramas, ortodoxas o heréticas. Actúan como siempre lo han hecho. Es su naturaleza.

    Al margen:

    Kevin MacDonald explica, entre otras cosas, qué es un Conflicto de Intereses Legítimo y por qué debe importarles a los europeos.

    w_w_w.occidentaldissent.com/2010/02/27/legitimate-conflict-of-interest/

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*