La Trilogía de Boadella

Aunque nunca he visto una obra de teatro de los impíos Els Joglars, ni tengo intención de hacerlo. Leí la “Trilogía” publicada en Cátedra. Quiero dejar constancia algunas cosas que me han llamado la atención. Indico la página del libro donde se encuentran:

p. 17: “Cuando no se tiene recursos suficientes para ser emigrante en la Toscana, lo mas sensato sería pedirle asilo a Rodríguez Ibarra o Esperanza Aguirre.”

Vamos a pasar por alto lo de “ser emigrante” o “pedir asilo”. Imagino que esto último es una ironía, lo primero solo puede ser un lapsus linguae. En todo caso, estas declaraciones tienen que resultar chirriantes a la retroprogresía española, especialmente a la catalana. Son ellos los culpables.

p. 19 “Por esa razón se ha negado a entrar en el juego del mercado, porque eso significa producir siempre lo mismo, de ahí que haya rechazado trabajar para el Teatro Real y el Liceo”.

No sé si se percibe la contradicción flagrante de este comentario. El Teatro Real y el Liceo son públicos, pero queda tan bien decir que no se quiere “trabajar para el mercado”, ese monstruo odioso, cuando en realidad se quiere decir que se renuncia a las subvenciones públicas… Se confunden hasta cuando aciertan.

p. 21 “… el PSOE no les hizo caso (…); Pujol los censuró y el partido Popular les envió por el mundo en representación del teatro español, incluso Esperanza Aguirre encarga a Boadella, para el año 2005, un espectáculo sobre el Quijote.”

Vaya, reciben mejor trato de la derecha, a pesar de ser de izquierdas; y a pesar de haber molestado a la “derecha católica” con su Teledeum. Por cierto, esto muestra que algo, aunque sea muy poco, les ha tocado del presupuesto público.

p. 26: “… los peligros que conlleva el europeísmo, centrado en Francia por su antimediterraneísmo, [aparecen] en Virtuosos de Fontainebleau”

No tengo muy claro el antimediterraneísmo francés, yo diría más bien apropiación de “lo latino”. Puesto de manifiesto en la transmutación de Hispanoamérica en Latinoamérica y en la propuesta de “Imperio Latino” de Kojeve. Incluso la estrategia Eurabia es francesa.

p. 37-8: “Estoy seguro de que mi posible obra sobre el terrorismo hubiera desatado las iras de los protagonistas reales. Obviamente, yo no puedo poner en riesgo la seguridad de mis compañeros que actúan cada noche ante el público. (…) El teatro en este sentido presenta un blanco demasiado fácil”

Eso, negro sobre blanco, se llama autocensura. ¿Son suficientes esas razones o son solo excusas?

p. 43 “Esta dualidad me ha permitido jugar con los dos idiomas ante mis conciudadanos catalanes y manipular la sintaxis o el acento ante el público castellano”

Varios lapsi linguae. La ciudadanía catalana no existe, y mejor que decir «público castellano» habría que decir hispanohablante.

p. 47 “Dalí decidió dejar todo al Estado español, no a la Generalitat”.

Qué atrevimiento. Esperemos que lo repare algún pacificador con las donaciones oportunas a la Generalidad.

p. 51 “Sorprende que un acto higiénico tan esencial a lo largo de la historia del teatro desaparezca”.

Se refiere a la sátira política, a la crítica acerba al poder. Una de las funciones del teatro según Aristóteles era la catártica. La de servir para purgar, pero no el intestino, lo que en efecto es “un acto higiénico tan esencial”. De ahí procede la palabra.

p. 63 “Queríamos que dentro de la brutalidad del almacén o fábrica apareciera el frescor del teatro…”.

¿Desprecio del trabajo (y trabajador) manual? Pues Boadella se dice de izquierdas… De la divina izquierda, a lo que se ve. Pero divina como las divinidades griegas, dedicadas a la guerra, al ocio y al fornicio; no como la Divinidad judía, que se manchó las manos al hacer al hombre de barro.

P. 92 La frase de la secretaria de Ubú “De fuera vendrán y de tu casa te echarán” es glosada con este pie de página: «Lema xenófobo, racista y fascista en contra de la inmigración“.

Palabras demasiado altisonantes las de este comentario, y que podemos pagar dentro de muy poco. El fascismo no aparece por ninguna parte, tampoco se menciona ninguna raza. La xenofobia tampoco se ve, salvo cuando se aclara que Pujol declaró estar en contra del mestizaje -de hecho lo está- lo que sí sería racista ¿y qué?.

En todo caso, rechazar la inmigración no es racista y la frase esa es una gran verdad. Cuando dos poblaciones que viven en el nicho nido ecológico y necesitan los mismos recursos no se mezclan, una acabará desplazando a la otra. Es consecuencia directa de la “ley de la evolución”. Lo deberían saber quienes lanzan anatemas contra el “diseño inteligente”. La autora de los pies de página vuelve a tropezar escandalosamente en esa misma piedra.

p. 109 “Del Occitano «gavache», montañés grosero, persona procedente de una región septentrional y que habla mal el lenguaje del país”.

Este es el origen etimológico según Corominas de «gabacho», palabra que utilizamos despectivamente para referirnos al francés.

p. 110. “primer Papa no italiano”

Se refiere a JP II… ¿Primero?

p. 275. “Tenga presente que por el hecho de que una mujer sea gratuita, no quiere decir que no cueste nada”.

Sobran los comentarios.

p. 279: “Ahora bien, en mi modesto entender, el nacionalismo es como un pedo, que solo gusta al que se lo tira”.

También.

p. 282. “Bueno, el contrabando es un asunto serio (…) porque es el precursor del libre comercio.”

Lo es.

P. 449. Pie de página: “Filósofo español (354-430).

Se refiere a San Agustín. Imagino que acostumbrada a leer nombres como Descartes, Locke, Hegel… el nombre familiar le jugó una mala pasada.

Así son las cosas y así se las hemos contado.

Be Sociable, Share!

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. A la memoria de Encarnación López Valvidia, víctima de la inmigración desordenada « Eurabian News
  2. Del Flowerpower al Bloggerpower « Eurabian News
  3. A la memoria de Encarnación López Valvidia, víctima de la inmigración desordenada [REPOSICIÓN] | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*