Historia de Bélgica. “A Throne in Brussels”, de Paul Belien. Alberto II. Algo huele a podrido en Bélgica

A Throne in Brussels”, de Paul Belien
A Throne in Brussels”, de Paul Belien

El Capítulo 7 del libro, “Un pan de lágrimas (1993 en adelante)” está dedicado Alberto II.

Hermano de Balduino. Ocioso, poco dotado intelectualmente (“es un almirante, pero no creo que pasara el examen de cabo”, palabras de Josepoh Luns, secretario de la OTAN). Casado con una guapa aristócrata italiana, la primera persona de la realeza que enseñó las piernas y se dejó fotografiar en bikini (es guapa y elegante).

En los 90 se producen una serie de escándalos criminales que conmueven a la sociedad belga, porque quedan impunes o se cree que los verdaderos culpables –personas poderosas- no han sido castigados. Son los casos de los Matones de Brabante, o el más conocido de Dutroux. De este último dejé aquí un comentario:

«Según Luis Tobback, líder del Partido Socialista Flamenco, los manifestantes mostraron su impotencia política al llevar el color blanco. “Simboliza la inocencia y la virginidad –explicó cónico años después- pero era también un mensaje en blanco. No me causó ninguna impresión”

La reacción de esa clase política incapaz de castigar el crimen en casa fue dar lecciones de moral a todo el mundo. Aprobaron la Ley de Jurisdicción Universal, según la cual los tribunales de Bélgica podrían juzgar cualquier crimen contra la humanidad cometido en cualquier parte del mundo.

Además aprobaron una Ley de “Ciudadanía de Alta Velocidad” que otorgaba la ciudadanía belga a cualquiera que ha residido legalmente tres años en el país. Se trata de crear un electorado y de hundir el barco que ya ni se controla. Los flamencos que se oponen a ella son tachados de racistas, nazis, etc.

El resultado ha sido una entrada continua de islamistas, incluso de terroristas. Pero a la clase política no el preocupa tanto esos como los secesionistas flamencos, que no han dejado de crecer elección ras elección. Del 3% en 1977 al 24% en 2004 en las lecciones flamencas. En el 2004 fue ilegalizado por “racista”, una de las razones es la publicación de estadísticas oficiales de la criminalidad de los extranjeros.

En fin, el libro, publicado en 2005, acaba indicando que la fragmentación de Bélgica pueda poner de manifiesto la poca viabilidad del modelo de Unión Europea que nos quieren imponer.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*