La «adúltera» lapidada en Somalia tenía 13 años y había sido violada

Eso es una lapidación en toda su crudeza:

Madrid– La organización Amnistía Internacional revela en un comunicado que, contrariamente a las informaciones procedentes de fuentes periodísticas somalíes, la joven lapidada por adulterio el pasado lunes en la localidad de Kismayu, tenía 13 años y no 23, y había sido víctima de una violación colectiva en la que, al menos, habían participado tres hombres.

La bárbara ejecución fue llevada a cabo en un campo de fútbol ante un millar de espectadores. Los verdugos fueron cincuenta hombres que utilizaron piedras de tamaño mediano, de acuerdo a la interpretación local de la Ley Islámica. Amnistía Internacional recoge el testimonio del padre de la pequeña Aisha, así como de otros testigos presenciales de los hechos, que desmienten que la víctima hubiera aceptado con resignación y «felicidad» la sentencia, tal y como se propagó por una emisora de Radio local.

La realidad, según los testigos, fue muy distinta: Aisha tuvo que ser arrastrada hasta el agujero; unas enfermeras verificaban si aún respiraba tras cada tanda de piedras y los guardias tuvieron que disparar sobre algunos espectadores que intentaron liberarla. Un joven resultó muerto.

Según otras fuentes, esta lapidación hay que considerarla como un episodio más de las tácticas de terror impuestas por las milicias islámicas de al-Shabad para hacerse con el control militar de la región de Kismayu. Los violadores, aunque identificados, no fueron detenidos.

Gracias, Desafecto.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*