Disturbios en el Congo, la “legalidad internacional” en acción. El jefe de la misión, español, dimite “por motivos personales”.

Los tutsis y los otros están de nuevo a la gresca. Ni el genocidio de Ruanda, ni los 4 millones de muertos provocados por la guerra civil en el Congo parecen haber servido de lección. Vemos de nuevo en los medios de comunicación columnas de desplazados portando todos sus enseres. Pero hay otra cosa de la que no se habla tanto: de la incapacidad de la «legalidad internacional» para gestionar la situación.

La ONU tiene una fuerza de pacificación de 17.500 efectivos. Se han visto envueltos en más de un escándalo, prostitución, tráfico de armas y diamantes… Lo normal en las fuerzas de pacificación onusianas. Esta es la situación:

Los rebeldes tutsis seguidores del general renegado Laurent Nkunda avanzan con paso firme por la provincia oriental de Kivu Norte. Ayer tomaron la ciudad de Rutshuru, que acogía a miles de refugiados de la guerra de 1998-2003. Los civiles temen por su vida. «La situación es muy tensa. No podremos aguantar mucho más», reconocía ayer el comandante del Ejército de la RDA en la provincia este, Delphin Kahimbi.

Incluso los cascos azules que integran la MONUC tuvieron ayer que abrir fuego contra los rebeldes tutsis.

Se trata además de una fuerza insuficiente. La ONU ha solicitado a la UE el envía de más tropas. Francia, que ostenta la presidencia, indicó que podría juntar 1500 efectivos adicionales en unos 8 a 10 días. Pero varios países europeos se han inhibido (Another fine mess):

With the United Nations Security Council in emergency session Ban Ki-moon calling for «more troops», the French Foreign Minister Bernard Kouchner said that up to 1,500 men could be deployed «in Europe’s name within eight to 10 days».

No sooner said, however, than it was unsaid. After a meeting in Paris with his Australian counterpart, Kouchner admitted that EU member states had discussed a possible deployment but «a certain number of countries refused.»

«It’s very difficult to say what we can do outside of diplomatic efforts, efforts at persuasion, and efforts so that peace can be achieved by leaning on the two countries, the Democratic Republic of Congo and Rwanda,» he added, offering no further details.

«This is really a desperate situation. Honestly, my personal attitude is to try to do something,» Kouchner concluded. «I hope that the French presidency will make a proposal in the coming days.»

Esta es la ONU, esta es la EU, y esta es España (La ONU critica la salida del general español en Congo):

En una videoconferencia desde Kinshasa, la capital congoleña, Doss dijo que desconocía las causas precisas que llevaron al general de división español Vicente Díaz de Villegas a abandonar el mando de la misión internacional de la ONU.

«Sencillamente me dijo que quería regresar a España, lo que en mi opinión es muy prematuro porque llevaba aquí solamente un par de semanas, pero es su responsabilidad, su carrera y su futuro», dijo el diplomático británico. Lamentó que la salida del militar español se realizara de «esta forma», pero agregó que la «misión continúa». Doss descartó que una de las razones detrás de la renuncia de Díaz de Villegas sean las malas relaciones entre los responsables civil y militar de la misión.

«No estuvo el tiempo suficiente para que tuviéramos problemas, apuntó. Igual que los mandos congoleños, advirtió de que la situación en el país es «tensa y difícil» a causa de la ofensiva rebelde en la provincia oriental de Kivu Norte, que ha obligado a los cascos azules a entrar en acción.

¿Sabe alguien de la trayectoria de este militar?

4 comentarios

  1. Me he cagado de la risa (lo siento, pero asi ha sido) con las declaraciones del diplomático británico: ««No estuvo el tiempo suficiente para que tuviéramos problemas». Son palabras tan tipicamente británicas. Traduzco: anduvieron a leches desde que el militar español se bajó del avión. Concretamente el británico estuvo poniendo palos en las ruedas desde el primer momento pensando que el español tendría más «resistencia» simplemente por ser militar. Cuando el español le mandó a freir monas a las dos semanas, el británico no daba crédito: «Normalmente duran más» pensó para si. Y lo que el español pensaría es: «Me mandan al culo del mundo a solucionar una situación absolutamente desesperada en lo que lo más probable es que fracase y encima tengo que soportar al anormal este. A la mierda».

    No conozco al español, no conozco al inglés y apenas se nada de lo que está pasando en el Congo, pero me juego el brazo izquierdo a que más o menos ha sido asi. Lo que si que se de primerísima mano es que habitualmente y sobre todo en Africa, las relaciones entre el personal civil y el militar de la ONU son peores que malas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*