Los suecos, partidarios del multiculturalismo, pero no quieren tenerlo cerca

¿Mande? Pues claro, multiculturalismo sí, pero no en mi casa (Sweden: Swedes positive about multiculturalism, don’t want to live in

):

The latest Diversity Poll, carried out every year by Uppsala University to follow attitudes to immigration shows that the numbers of those strongly negative to a multicultural society is growing up from 4 percent last year to 6 percent this. However, over 85 percent had positive experiences.

The study also reported that less than one fourth of the survey’s respondents – 23 percent – want to live in areas which feature cultural, ethnic, and social diversity.

También nos cuentan que un tercio de los suecos preferirían vivir en urbanizaciones cerradas (One-Third of Swedes Want to Live in Gated Communities: Study). Hay una discusión sobre el alcance de lo que consideran cerradas, pero incluye al menos áreas en las que solo pueden entrar los residentes y personas directamente autorizadas por ellos.

4 comentarios

  1. Sí claro, la eterna historia de todos somos iguales pero que con el moro se case la hija de mi vecino que la mía es decente. Queda muy progre eso del multiculturalismo siempre que sea de palabra.

  2. Me gustaría que mis nietos fuesen españoles, no moros. En eso soy muy clarito y ya ni me fuerzo más ni engaño a los demás. Es duro pero hay que dar el paso, luego es como una liberación.

  3. No pienso casarme o tener una relación con un «moro» eso lo tengo clarisimo a riesgo de ser tachada de xenófoba. Por qué tenemos que tener a la fuerza que mezclarnos con esa gente si esta visto que somos de pensamientos muy diferéntes? Aquí no hay alianzas que valgan ni ellos nos toleran a nosotros porque nos odian y no se integran en la sociedad que los acoge ni nosotros nos sentimos a gusto conviviendo con esta gente y nuestras costúmbres son muy diferéntes. Respeto? Yo respeto si a mi me respetan pero desde el moménto en que tengo que cruzar una calle diferénte de la que solía ir para no pasar por delánte de un grupito de «moritos» (se sabe que son ellos por su modo de hablar) porque me sueltan obscenidades el respeto por esa gente se convierte en rabia. Ahora bién tántas ayudas y fácilidades para que se integren y luego resúlta que esta gente prefiére vivir en las calles del cuento (ese grupito son chavales que deben tener menos de 17 años) y de unas ayudas que nos pertenecen a los ciudadanos que pagan sus «impuestos, seguridad sociál y educación» para darselas a ellos y que no solo no las aprovechen sinó que aumenten el indice de delicuéncia al seguír metiéndo a esta gentuza en nuestras ciudades.

Responder a Montcalm Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*