Biografía de Obama en el Diario Ya, un ejercicio insidioso de ocultación

Lo firma la «Redacción en Madrid», por lo que no cabe echar la culpa a alguna agencia, es un productor periodístico de la casa. Me permito calificarlo como ejercicio insidioso de ocultación. Por lo siguiente:

En la Universidad de Hawai, Anne conoció a Barak Obama, un estudiante keniano que había conseguido una beca para estudiar en Estados Unidos, pero que regresaría a su país natal poco después del nacimiento de su hijo.

No dice que el padre, un musulmán polígamo, estaba ya casado y tenía dos hijos. El regreso es un abandono de su hijo en toda regla. Abandonó a su hijo par estudiar en Harvard… De vuelta a Kenia se casó con otra ¿Son estos los valores familiares del nuevo Diario Ya? ¿Qué dirían si Zapatero o Rajoy tuvieran esa «intensa» vida matrimonial?.

En esta ciudad [Chicago], el ahora candidato demócrata llevó a cabo actividades comunitarias para una coalición de iglesias locales del sur de la ciudad, antes de decidirse a ir a Harvard para licenciarse en Derecho en 1991.

Se trata de su trabajo en ACORN, como «community organiser», es decir, agitador social. La decisión de ir a Harvard se debió a que le pagaron una beca.

Fue en esta universidad donde Obama comenzó a hacer historia, convirtiéndose en el primer afroamericano en presidir la ‘Harvard Law Review’. A su regreso a Chicago, trabajó durante un tiempo como abogado experto en derechos civiles y dio clases de Derecho Constitucional en la universidad local, pero finalmente se dio cuenta de que para lograr los cambios que quería hacía falta a trabajar a más alto nivel.

En Harvard se juntó con lo más radical. No se le conoce NINGUNA CONTRIBUCIÓN ALA REVISTA QUE DIRIGIÓ. Está claro que ejercer una simple profesión no le era suficiente, por lo que prefirió dedicarse a la agitación política. Trabajar por «el cambio», como dice el YA.

Sería en 2004 cuando por fin daría el salto a la política nacional y cuando Obama, para la gran mayoría un desconocido, pasó a convertirse en una figura política de primer orden de la mano del candidato demócrata a la Casa Blanca ese año, John Kerry, quien impresionado por su capacidad de oratoria, le encomendó la tarea de dar el discurso central de la Convención Demócrata.

Aquí lo tenemos: un piquito de oro que prefiere la política a trabajar. Como muestra Paul Johnson, los personajes más nefasto del s. XX han sido los políticos profesionales. Aquí tenemos a un consumado ejemplar de la especie.

Sus antiguas amistades también han sido objeto de controversia durante la campaña electoral, además de su juventud y falta de experiencia política. Primero fue el reverendo de la iglesia a la que solía asistir con su familia, luego un presunto terrorista y más tarde un supuesto portavoz de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), considerada terrorista en Estados Unidos.

¿Es esto todo lo que tiene que decir de las escandalosas amistades (controvertidas, dice el Ya)? ¿Las quería el redactor para sus hijos? El «fue el reverendo de la iglesia a la que solía asistir con su familia», es el que le casó y bautizó a sus dos hijos. Has estado yendo 20 años y solo ha dejado de ir tras hacerse públicos  sus discursos racistas antiblancos y el famoso «Dios maldiga a América»? El «presunto terrorista» es un terrorista confeso, no fue convicto por razones de forma. El caso del «supuesto» portavoz de la OLP está contado aquí.

Barack Obama es autor de dos libros, ‘Sueños de mi padre’ (1995), en el que narra su búsqueda de identidad ante la falta de una figura paterna –a su padre sólo le volvió a ver cuando tenía diez años- …

¿Pero de qué sueños me habla, si le abandonó y apenas ha tenido contacto con él? El libro tiene estas joyas del odio antiblanco de Obama:

From Dreams of My Father: ‘I ceased to advertise my mother’s race at the age of 12 or 13, when I began to suspect that by doing so I was ingratiating myself to whites.’

From Dreams of My Father : ‘I found a solace in nursing a pervasive sense of grievance and animosity against my mother’s race.’

From Dreams of My Father:‘There was something about him that made me wary, a little too sure of himself, maybe. And white.’

From Dreams of My Father: ‘It remained necessary to prove which side you were on, to show your loyalty to the black masses, to strike out and name names.’

From Dreams of My Father:‘I never emulate white men and brown men whose fates didn’t speak to my own. It was into my father’s image, the black man, son of Africa , that I’d packed all the attributes I sought in myself , the attributes of Martin and Malcolm, DuBois and Mandela.’

Y sigue:

… y sus esfuerzos por conectar sus raíces africanas en Kenia con sus raíces blancas en la América profunda, y ‘La audacia de la esperanza’ (2006), en la que plantea su filosofía política. Los derechos de autor de ambas publicaciones han hecho de Obama una persona millonaria.

Vaya, un millonario que tiene un medio hermano en Kenia viviendo con un dólar al día. ¿Es este quien quiere traer Esperanza y Cambio» a América? ¿Es que nos hemos vuelto locos?

¿Sabrán en el diario católico que Obama se ha declarado a favor de dejar morir (¿o es rematar?) a los supervivientes de una operación de aborto?

¿Quién es Barack Obama?

PS: Minuto Digital la repite tal cual…

2 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*