Viaje de Turquía, de Pedro de Urdemalas (5). «¿Y vos, guardabais allí zerimonias?»

Viaje de Turquía, Pedro de Urdemalas
Viaje de Turquía, Pedro de Urdemalas

p. 208:

quísele dezir que tomase una ayuda, y no se lo osaba el intérprete dezir porque lo tienen por medio pulla, y todos, aunque buxarrones, son muy enemigos dellas.

La ayuda es un enema, obviamente.

p. 212:

y en la fe de Christo tanto pecado era matarle a él como a un príncipe christiano; y demásdesto, los españoles guardamos más fidelidad en ley de hombres de bien que otras naçiones;

Insisto, hay que poner en suspenso estos escrúpulos si se quiere hacer frente a los islamistas.

p. 227:

MATA.-Pues ¿qué es el ofiçio del çirujano, limpia y christianamente usado?

PEDRO.-El mesmo del verdugo.

MATA.-No soy yo çirujano desa manera.

PEDRO.-Hanse el médico y el çirujano como el corregidor y el verdugo, que sentençia: a éste den çient açotes, a éste traigan a la vergüenza, al otro corten las orejas; no lo quiere por sus manos él hazer, mándalo al verdugo, que lo exerçita y lo hará mejor que él por nunca lo haber probado, pero ¿claro no está que el verdugo, pues no ha estudiado, no sabrá qué sentençia se ha de dar a cada uno?

Desarrolla lo indicado anteriormente sobre la consideración de la cirugía como arte mecánica.

p. 229:

los sábados, comenzando del viernes a la noche, no alumbraba, porque conforme a su ley no podía tener candela en la mano, pero todavía parlaba. Tenía yo un día la candela, y son tan hipócritas, que por ninguna cosa quebrantarán aquello, y hazen otros pecadazos gordos; y fue neçesidad que yo fuese a no sé qué y dábale la candela que tubiese entre tanto, y él huía las manos, y yo íbame tras ellas con la llama y quemábale, lo cual movió al Baxá a grandíssima risa, y más quando supo la çerimonia y la hipocresía de guardarla delante dél.

Las puyas contra los judíos son muy frecuentes en el libro.

p. 230:

JUAN.-¿Y vos, guardabais allí zerimonias?

PEDRO.-Quanto a los diez mandamientos, lo mejor que podía, porque nadie me lo podía impedir; mas las cosas de jure positivo ni las guardaba ni podía; porque si el biernes y quaresma no comía carne sentándome a la mesa de los turcos, que siempre la comen, yo no tenía otra cosa que comer, y fuera peor, según el grande trabajo que tenía de dormir en suelo, junto a la cama de mi amo, y aun ojalá dormir, que noventa días se me pasaron sin sueño, dexarme morir, quanto más que se me acordaba de Sant Pablo, que dize que si quis infidelis vos vocauerit et vultis ire, quidquid apponet edite, nihil interrogantes propter conscientiam; Domini si quidem est terra et plenitudo eius. No os lo quiero declarar, pues lo entendéis.

MATA.-Yo no.

JUAN.-Diçe Sant Pablo que si algún infiel os combidare y queréis ir, comed de quanto delante se os pusiere sin preguntar nada por la conçiençia, que, como dize David, del Señor es la tierra, y quanto en ella hay.

Esta es la conducta de una persona sensata. Se les debería poner de ejemplo a quienes exigen tratamiento «multicultural» (es decir, que nos acomodemos a ellos que acaban de llegar).

Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*