Argelia renuncia al fin de semana islámico por su coste económico

Se impone la cordura (aunque la cosa ha llegado a un punto en que no se sabe si será para ben, para nuestro bien, por supuesto):

Argelia renuncia al fin de semana islámico por su coste – El descanso semanal pasa de jueves y viernes a ser viernes y sábado – La economía se impone al islamismo.

Argelia renuncia al fin de semana islámico por su coste

El presidente Abdelaziz Buteflika se dirige al pueblo argelino por televisión | AP
LUIS DE VEGA | CORRESPONSAL EN RABAT Argelia, uno de los pocos países que todavía mantienen el fin de semana islámico -jueves y viernes-, ha decidido cambiarlo por intereses económicos. Desde el próximo 14 de agosto el nuevo fin de semana pasará a ser viernes y sábado, según aprobó por iniciativa del ministro de Trabajo el consejo de ministros del pasado martes, presidido por el jefe del Estado, Abdelaziz Buteflika.
Instituido así por presiones islamistas en 1976, bajo la presidencia de Houari Boumedián, la semana termina en la actualidad con un descanso oficial de jueves y viernes. Esto significa un lastre a la hora de subirse al tren de las finanzas mundiales. La economía nacional se resiente porque sus actividades sólo coinciden tres días hábiles -lunes, martes y miércoles- con la inmensa mayoría de países con los que Argelia mantiene relaciones.
Esto se traduce, según cifras de una filial del Banco Mundial citadas por el diario «Tout sur l´Algérie», en pérdidas de casi mil millones de dólares al año, muy lejos de las cifras que maneja el Gobierno. El crecimiento del PIB podría alcanzar ahora el 1,2 por ciento, según cálculos del Banco Mundial recogidos por el diario «Al Watan».
Una de las principales patronales del país había advertido de la necesidad del cambio para hacer más rentables las empresas, y la Unión General de Trabajadores apoya también el cambio. Algunos partidos políticos se han sumado a esta corriente.
El debate lleva años sobre la mesa, pero no han triunfado las posturas de los que, respetando los horarios para que la gente pueda ir a hacer la oración del viernes -día sagrado de los musulmanes-, defienden que el fin de semana sea sábado y domingo. Finalmente, como explica el diario «Liberté», se ha tratado de contentar a todos: los que exigen fiesta el día del rezo, y los que reclaman más medios para que avance la economía.
Aunque el sector público mantiene los días de descanso oficiales, los bancos cierran en la actualidad viernes y sábados. Además, algunas empresas importantes, nacionales e internacionales, habían adoptado ya desde hace meses el nuevo fin de semana ahora aprobado.
La Embajada española
Los funcionarios de la Embajada española, por ejemplo, descansan viernes y sábados como opción intermedia entre el fin de semana argelino de jueves y viernes, y el español de sábado y domingo.
En Marruecos se respeta la opción de todo aquel que quiera ir a la mezquita el viernes a mediodía, pero los días de descanso semanal son el sábado y el domingo. Otros países musulmanes Emiratos árabes, Kuwait, Bahrein o Qatar ya habían descartado hace tiempo el modelo de fin de semana islámico, que parece en crisis.
Be Sociable, Share!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*