Andanadas integristas (6): El liberalismo es pecado

Acabo de leer unos capítulos del clásico del obispo Félix Sardà y Salvany. El libro apunta, sobre todo, a los católicos liberales, que tratan de conjugar la modernidad con el catolicismo. Como he sido uno de esos católicos liberales hay cosas que me duele reconocer, pero bien pensado este obispo tiene razón.

En el fondo, no hay término medio entre el socialismo y el cristianismo. Abierta la veda revolucionaria, el liberalismo es solo un paso hacia el comunismo, es decir, hacia la destrucción de las sociedades en las que la herejía modernista anida.

Síguese de ahí que juzgan su inteligencia libre de creer o de no creer, y juzgan asimismo libre la de todos los demás. En la incredulidad, pues, no ven un vicio, o enfermedad, o ceguera voluntaria del entendimiento, y más aún del corazón, sino un acto lícito de la jurisdicción interna de cada uno, tan dueño en eso de creer, como en lo de no admitir creencia alguna. Por lo cual es muy ajustado a este principio el horror a toda presión moral o física que venga por fuera a castigar o prevenir la herejía, y de ahí su horror a las legislaciones civiles francamente católicas. De ahí el respeto sumo con que entienden deben ser tratadas siempre las convicciones ajenas, aun las más opuestas a la verdad revelada; pues para ellos son tan sagradas cuando son erróneas como cuando son verdaderas, ya que todas nacen de un mismo sagrado principio de libertad intelectual. Con lo cual se erige en dogma lo que se llama tolerancia, y se dicta para la polémica católica contra los herejes un nuevo código de leyes, que nunca conocieron en la antigüedad los grandes polemistas del Catolicismo.

Esto también me ha parecido miy significativo:

Hasta a la piedad llega la maléfica acción de este principio naturalista, y la convierte en verdadero pietismo, es decir, en falsificación de la piedad verdadera. Así lo vemos en tantas personas que no buscan en las prácticas devotas más que la emoción, lo cual es puro sensualismo del alma y nada más. Así aparece hoy día en muchas almas enteramente desvirtuado el ascetismo cristiano, que es la purificación del corazón por medio del enfrenamiento de los apetitos, y desconocido el misticismo cristiano, que no es la emoción, ni el interior consuelo, ni otra alguna de esas humanas golosinas, sino la unión con Dios por medio de la sujeción a su voluntad santísima y por medio del amor sobrenatural.

Un rechazo muy claro del sentimentalismo en religión.

Be Sociable, Share!

3 Comments

  1. ¿Que edad tienes AMDG? En el post afirmas: “Como he sido uno de esos católicos liberales…”
    Es absurdo, el libro de Félix data del 1887. El sentido que se le da a liberal en el texto es radicalmente distinto del que está en uso hoy (en español, en inglés está más cerca)
    Esa definición de “liberal-1887” se aplica a la perfección a Zapatero y la de “católico liberal” a José Bono. Y ninguno de los dos es sospechoso de liberalismo-2009. Y no se trata de ninguna evolución de aquellos liberales, es pura y simplemente que cambió el uso del término, quizás la razón principal es que los aquellos liberales repudiaron el término.
    En inglés se ha mantenido más o menos y hoy la traducción de “paleoconservatives” o de “Old Right” sería “ultraliberales” o libertarios.

    • K, vale para ambos, están más cerca de lo que se cree.

      Desde luego, es posible un “liberalismo” anclado en la tradición. En la tradición católica española, por cierto.

      ¿Sabías que el Padre Mariana -así se le llamó siempre, ahora lo han secularizado- fue colaborador de la Inquisición? (También investigado por ella)

  2. El sentido de “liberal” del texto de Sardá es perfectamente aplicable a Esperanza Aguirre (aunque no creo que la cuñada del blasfemo -Ramírez de Haro, o como se llame el julay de tres apellidos- se considere católica),a José María Aznar y hasta a Mayor Oreja y todos los que en el PP son liberales casi siempre y católicos sólo cuando miran a Mons Rouco para pedirle el voto.
    El relativismo moral del liberalismo es incompatible con la religión católica (bueno, y en general con ser la mínima decencia).

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*