Ex-paña

Menuda Tribuna que nos ha mandado Priede, bloguero de En el Torreón. No tiene desperdicio. La copio entera porque me llegó por correo y se podría perder.

* * * * *

Desde la muerte de Franco no hay en España ni una sola institución estatal asentada, ni una; a no ser las transferidas a las CCAA, que esas sí que están bien apuntaladas; pensemos por ejemplo en la Educación. Todos los poderes fácticos: Educación, Seguridad -mossos, ertzaintza; ahora Guardia Civil, policía, CNI- están en manos del peronismo y de los separatistas, más las FFAA, cuyo ministerio lo dirige una separatista catalana: “Tots som Rubianes”. El gobierno central, a quien todo el mundo le reclama los más variopintos deberes, solo maneja el 25% del presupuesto público, lo cual da idea de lo bien informada que está esa golfa analfabeta llamada Opinión Pública.

El mismo sistema democrático tampoco está consolidado, y cada vez menos, y eso concediendo que llamamos sistema democrático a lo que ocurrió y ocurre en comunidades como las del País Vasco o Cataluña. Decenas de miles de residentes en el País Vasco tuvieron que buscar refugio en otras regiones al no soportar la presión de sus paisanos nacionalistas, aunque hay que echarle la culpa a ETA para no encanallar más la convivencia, convivencia que en el País Vasco nunca existió.

Por eso cabe decir que nuestro régimen sigue en transición, y por ello -aunque para eso habrá que esperar a que el régimen se extinga- podemos llamarlo régimen de la Transición -con mayúscula-, lo mismo que en su día hubo un régimen de la Restauración; no en vano el columnista José Ignacio Gracia Noriega define al actual régimen que padecemos como la II Restauración; Restauración que al igual que la Transición estuvo ‘restaurándose’, transitando y equilibrándose durante 57 años, y así hasta el final, en 1931, cuando se intentó reorganizar el sistema tras la caída de Primo de Rivera y los rajoyos de entonces no quisieron hacerlo.

Porque los Rajoy de entonces, Romanones y sus secuaces, habían ganado las elecciones por cuatro a uno, pero derechista al uso que era el conde, como hoy Rajoy, y la mayoría de sus bases -no hay más que ver cómo dos de cada tres militantes del PP han vuelto a votar al pujolista Bauzá para dirigir al PP de Baleares- no se esforzaron en retomar esa labor de continuación. Tampoco el rey, claro.

Volviendo a la larguísima transición de la Restauración, no está de más recordar que hubo tres magnicidios: Cánovas, Canalejas y Dato, más otros cuantos asesinatos fallidos, caso del mismo rey y de Maura.

Por aquel entonces -incluidos los ‘felices veinte’- el pueblo español, lo mismo que ahora, no daba demasiada importancia a lo que ocurría. Incluso en el año 36, el 18 de julio, mi padre se encontraba de romería, y según me contó, cuando llegaron las noticias de la sublevación en Marruecos nadie le dio importancia: “Una sanjurjada más, no hay de qué preocuparse”.

Esa similitud -porque es algo más que una analogía formal- entre la Restauración y la Transición, se puede comprobar si observamos el proceso que va desde el final de la dictadura de Franco hasta hoy. Ningún otro país europeo, tal y como ocurre en España, ha sufrido unos cambios tan traumáticos a la hora de dar entrada en el gobierno al partido que hasta entonces estaba en la oposición. Y es que desde la muerte de Franco hasta las primeras elecciones democráticas, la izquierda intentó en todo momento la ruptura mediante el boicot constante al régimen que entonces nacía y en el que hoy seguimos, el régimen de la Transición (de nunca acabar). En época de la Restauración estos mismos elementos eran lo que hoy podíamos llamar ‘antisistema’, con dirigentes que aun hoy siguen mirando con buenos ojos a terroristas y dictadores populistas.

Finalmente esa izquierda acabó aceptando las reglas de juego porque los españoles no estaban por la labor de la confrontación. Pero el terrorismo iba a más, y el acoso a los gobiernos de Suárez alcanzó límites insoportables; fue entonces cuando la transición se hizo Transición, y como digo, en ello seguimos.

(No hablemos del cainismo de nuestra astrosa izquierda, sin parangón en ningún otro país europeo: «Ana López, zaragozana y viuda de Elías González, muerto en el 11-M, es una de tantas víctimas que espera conocer toda la verdad sobre los atentados […] También refirió que la Ley aragonesa sólo reconoce a las víctimas a partir de 1982, pero hay víctimas anteriores también en Aragón”. Y es que para el gobierno peronista de Aragón quienes fueron asesinados por el terrorismo antes de la hégira peronista, no son víctimas, sino otra cosa).

No olvidemos tampoco que el cambio de régimen vino precedido del asesinato de Carrero Blanco, verdadero dirigente del régimen franquista desde el momento en que la salud de Franco se resiente y le causa un grave e inocultable deterioro físico.

Pasemos ahora al 23-F, un golpe que se gestó para poner freno al terrorismo brutal que padecía España y a una crisis económica que la UCD no se atrevía a afrontar debido a la oposición africana llevada a cabo por la izquierda política y sindical al gobierno de Suárez. El golpe fracasó por la descoordinación de los golpistas y al no poder llevar a cabo el gobierno de concentración que pretendía el general Armada, Secretario general de la Casa de SM el rey durante 17 años (“Ni está ni se le espera”, que dijo Sabino Fernández Campo desde el teléfono de la Zarzuela cuando llamaron al palacio preguntando por el general), y con los socialistas, en el mejor de los casos dando la callada por respuesta, y ahí están las conversaciones de Múgica y Armada. Las consecuencias, o los costes, del golpe fallido no se hicieron esperar: paulatina desintegración de las Fuerzas Armadas -a cambio de sueldos y prevendas para los militares- y chantaje permanente al rey, situación en la cual seguimos.

(Por cierto, para anglómanos y pericos de derecha: ese golpe no estaba mal visto en USA: «La CIA tuteló el golpe de Estado del 23F»

//blogs.periodistadigital.com/periodismo/object.php?o=473421

Por tanto, en 1982, el traspaso de poderes de la UCD al PSOE se hizo después del golpe del 23-F, que fue un golpe contra la derecha, contra la UCD, no se nos olvide, porque la mayor parte de los jóvenes de hoy en día se creen que fue contra el progresismo, contra la izquierda, ‘contra el pueblo’, entendiendo por ‘pueblo’ ya sabemos qué, o a quién: a los únicos que se consideran legitimados para gobernar.

La decisión de entregar el mando al PSOE la encabezó el rey, asistido por el romanones de turno, Calvo Sotelo, a quien Sandro Pertini [ahora no estoy muy seguro si era él], en conversación privada, le dijo que era el único político que había conocido en toda su vida que convocaba elecciones para perderlas. La eterna derecha política: Romanones, Calvo Sotelo, Rajoy… Y sus bases, siempre tan alienadas con respecto a lo que en verdad se está jugando como lo puedan estar las bases peronistas de Lapesoe (aunque ahora ya todo es PPOE).

Año 96. El PSOE enfanga al país en la mayor ola de corrupción vista hasta entonces y que salpica a gran parte de las instituciones del Estado, asfixiando de ese modo toda la política nacional, incluso internacional; puesto que el GAL se organiza para enfrentarse a la política francesa de apoyo a ETA, llegando incluso a secuestrar a un ciudadano francés, Segundo Marey. Súmese el intento de asesinato al líder de la oposición, Aznar, poco tiempo después de que le redujeran el número de escoltas; de ahí que quienes llevaron a cabo la operación pudieran evitar el inhibidor de ondas del coche y así tender un cable eléctrico por toda la calle con la mayor tranquilidad. Fallaron por décimas de segundo.

11 de marzo de 2004: más de lo mismo. Aunque dado el deterioro institucional de España, que incluye la fractura tanto estatal como nacional, intervienen directamente países extranjeros enfrentados entre sí, puesto que ninguno de ellos permite que otros adversarios se apropien en exclusiva del hueco que deja España y de la situación estratégica que ocupa. Baste recordar los enfrentamientos entre Alemania y Francia por el desmantelamiento de Yugoslavia, aunque al final llegaron a un acuerdo. Observen las últimas y continuas agresiones de los militares británicos a la Guardia Civil en aguas españolas, en Cádiz.

Por otro lado Francia -enemiga tradicional del eje anglosajón, que reingresó en la OTAN de la mano de Sarkozy después de 46 años de oposición a la misma- controlando más del 25% del PIB español, y en régimen colonial, puesto que ninguna empresa española ha podido jamás asentarse en territorio francés.

Y es que el hueco que en el plano internacional deja un país, sea porque se desintegra o por la pérdida de su influencia internacional, jamás queda sin ocupar por otras naciones. En ello están con España. Marruecos -sucursal francesa-, Gran Bretaña -sucursal useña, pero más consistente que Marruecos, claro-, junto con Francia y los Estados Unidos (y Alemania apoyando a Francia, por aquello del eje franco-alemán y la expansión alemana hacia el Este) disputan descaradamente entre ellos el control de España.

Eso no viene de ahora, es solo que ahora lo tienen más fácil, con un gobierno de traidores al frente de lo que van dejando de la nación y un pueblo aborregado, y sobre todo engañado por sus medios de comunicación, en la mayor parte de los casos por indigencia de los periodistas en materia de conocimientos históricos y sobre todo por cobardía, ambas directamente proporcionales al odio que esos mismos borregos y cobardes sienten por el propio hecho histórico español.

Aquí y ahora, en España, el hueco en materia de información histórica y política se rellena con los mitos y las falsificaciones que impone el separatismo y el progresismo, más -tan importante como lo anterior- lo acontecimientos consuetudinarios que acontecen en Belén Esteban. El resultado es que la valentía se reduce a insultar en mitad de la calle a quien no piensa como buen peronista o a quien discrepa del rebaño de la tribu regional.

Además, dado que la superstición por la actualidad lo devora todo, nos encontramos con que no hay un solo político ni medio de comunicación que hable de estas cosas, ni uno; ya que nuestros ‘analistas geoestratégicos’ prefieren dedicarse a los talibanes, a los iraníes o a los chinos.

Las consecuencias que traerá este abandono son las mismas -pero aumentadas, porque la transición de la Transición se acaba- que las que ahora padecemos con respecto a la estabilidad nacional de hace treinta años, porque esta forma de obrar que hoy hacen los medios es la misma que acometió el diario El País durante décadas: geoestrategia mundialista en las primeras páginas del periódico compensadas con las crónicas de Herman Tertsch desde Alemania; y silencio absoluto en la trituración de España, llegando incluso a burlarse de víctimas del terrorismo como Jiménez Losantos, acusándoles de ser los directos responsables de haber sido secuestrados y tiroteados.

No me voy a alargar más, y acabo como empecé, porque hay en esta sección varios comentaristas que se preguntan por lo mismo que me vengo preguntando yo desde hace años y de lo que nadie habla: Dezcallar. Dezcallar embajador en USA. Ahí es nada.

[FIN DEL TEXTO]

1 comentario

  1. A ver si la gente integra de este pais, medios integros como LD y el mundo(entre comillas) y algunos otros enlazan la investigacion del 11m con otros sucesos en españa, intereses de paises vecinos, y sus vias de financiacion. Llegara el dia sabermos quienes de los nuestros han recibido dinero para organizarnos toda esta mierda.

    No vamos tan mal, teniendo en cuenta que la crisis es necesaria, para que muchos despierten y porque en si es un freno para los planes de la izquierda, que deben esperar a mejores tiempos.
    En cataluña no quieren mas tripartito y convergencia son nacionalistas y catalanistas, pero de derechas, no los conoceis bien y volveran a pactar con el pp
    Zapatero se va al carajo muy pronto. Vale que Rajoy no es Aznar, pero vienen cambios y que en dos legislaturas el psoe se haya quemado y del modo que lo ha hecho es positivo.

    Cuando digo que no vamos mal, si tener en cuenta la invasion musulmana es porque he llegado a la conclusion, hace algun tiempo, que politicamente no se puede hacer nada, y si lo hacen sufre el pais entero. llegara el dia que algunos ciudadanos digan que a partir de ese momento su trabajo es hacer la vida imposible a la chusma, otros se les uniran, muchos iran cayendo ya que estaran entre varios fuegos: la policia, los musulmanes, milicias de izquierda… pero es la unica via para que llegado el dia no responsabilicen al pais de acciones que puedan justificar que nos invadan o nos bombardeen como hicieron a los serbios.
    Hay que estar tranquilos y dejar que pasen una o dos decadas, que esta gente sigan entrando, sigan echando raices para que otros muchos se den cuenta de lo que pasa. El dia que nos pongamos de acuerdo en que hay que actuar estan listos

    Arjun es la ultima vez que te lo comento a ver si diras como el otro que tengo fijacion en ti, tu sabras con tus cosas. Estamos organizando algo, que tiene unos fines y unos fines sociales importantes, se eutofinancia etc… y ataca los intereses de nuestros enemigos, de un modo legal, cumpliendo con nuestras obligaciones jodemos al enemigo. Por tanto potenciando esto, con años, mucha gente que se ira sumando iremos restando fuerza al enemigo, fuerza que nosotros ganamos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*