España, pluralidad de destino en lo musulmán

Leo una Tronera reciente de Gala, “Lo hispano-árabe”. Una contradicción en los términos, porque lo árabe nunca se integró en España, ni siquiera en Alándalus. Todavía en el siglo XII tenía que insistir Averroes en que el andalusí (el converso autóctono) no tenía nada que envidiar al “árabe de raza”, y llevaban así más de cuatro siglos.

Empieza el sermón con una mezcla de paradoja y excusatio non petita: ”He escrito demasiado sobre esto como para no volver al hacerlo”. Sigue: “Alándalus fue tan luminosa y tan ejemplar, que su añoranza llena el mundo árabe islámico. Tal actitud y deseo de recuperación está presente…”. Bueno, ya han recuperado Gaza y dicen que van por Cisjordania y después por Jerusalén; quizás a don Antonio le haga ilusión que pongan a España en la lista. A mí no.

“Si España es hoy una realidad intercultural, de fronteras abiertas, también lo es el mundo árabe islámico, al que por lo general acusamos de cerrado y hostil”. Hombre, debería usted saber qué fue de Bizancio y de Persia, y qué hubiera pasado si los británicos no hubieran acabado a tiempo con el imperio mongol de la India. Y ya me explicará usted la apertura de Arabia Saudita. “Con tal actitud no hacemos sino fomentar la enemistad y la muerte”. Pues, por el momento, los muertos son nuestros y los matarifes ellos. Los del 11-M eran casi todos de la “Andalucía del sur”, precisamente.

Remata Gala: “Y quizá sea precisamente España – su Alándalus- la que deba iniciar el acercamiento”. ¿Qué habría de hacer en concreto?, ¿Permitir la inmigración sin límites?, ¿Devolverles Andalucía? ¿Pagarles alguna “deuda histórica”?. Y remata: “Si no lo hace, traicionará su destino histórico” Muy grave me parece esto. Así que España vuelve a tener “destino histórico”, como en tiempos recientes. Pero en vez de tenerlo en lo universal (que no está nada mal), el destino ahora es islamizarse, volver a la Edad Media.

No me hace nada de gracia que alguien sin hijos quiera disponer el destino de los míos.

6 comentarios

  1. La identidad de España no se entendería sin lo musulman: Esto es una realidad constatable. Claro que no exactamente como predica la pijoprogresía…

    España comienza a serlo, precisamente, para afirmarse frente a lo que NO QUIERE SER: EL ISLAM. La reacción contra el dominio islámico, frente a su estructura social, cultural y religiosa, es el verdadero denominador común de la acción que, de manera un tanto impropia, va a conocerse más tarde como «La Reconquista». El concepto «Reconquista» es inexacto, pues pretexta la «vuelta» a algo que no existía antes. Es precisamente en la lucha militar, política, social, religiosa y cultural contra el Islam peninsular, como España empieza a gestarse como una comunidad humana con elementos identitarios propios.

    Lo de don Antonio Gala y todas las añoranzas y mixtificaciones nostálgicas sobre «lo que pudo ser y no fue» no dejan de ser eso: Fantasías, ensoñaciones, que pueden estar muy bien para escribir novelitas, como las de los norteamericanos idealizando la vida de los sioux de las praderas, que ellos se cargaron…

    Pero no nos confundamos. España se gestó CONTRA el Islam. Podría haber sido de otro modo. Pero no sería ESTA ESPAÑA.
    Vamos, que besos y amores con ellos, pero cada uno en su casa.

    Un afectuoso saludo.

  2. Pues yo estoy de acuerdo en que debemos iniciar el acercamiento.

    El acercamiento de nuestra artillería de campaña a la costa sur claro, para ir teniendo alcance sobre el otro lado del estrecho… }:>

  3. Respondiendo al señor Monsieur de Sans-Foy:

    No creo que el termino «Reconquista» sea tan erroneo como usted dice. Sí hay una vuelta, como por ejemplo, del cristianismo (católico después, arriano antes, pero cristianismo). Los arabes conquistaron e invadieron, los visigodos o los «romanos» (como llamaban a los arabes a los hispanos) huyeron al norte, despues de unos siglos, volvieron con su modo de vida recuperando zona ocupada.
    Doy por supuesto que ya sabía todo ésto. Sólo quería darle mi opinión.

    En cuanto a lo que dice Gala… pues, ¿Qué decir?. Es un poeta, un romanticista, que cree en el mito de Al Andalus, un mito falso, pero eso no deja de ser un sueño. No creo que esto repercuta mucho en la mentalidad española (aunque como estan las cosas hoy en día, ya no sé que esperar)

    Un saludo

  4. Pues don Antonio debe de saber algo que nos es vedado al resto de los humanos. Cuando los arabes sean mayoria, gente como el gala seran los primeros que los sufran – Aclaracion, cuando digo gente como el gala me refiero a poetas, por si no estaba claro.

  5. Gracias por los comentarios. También fue muy discutido esto en Desde el exilio. Es un tema que no deja indiferente a nadie.

    En realidad a la gente no le hace mucha ilusión, pero a los progretas les afecta mucho el asunto, provocando una enfermedad llamada delirio andalusí.

Responder a pepe Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*