Meme: Modifica tu Constitución

Es una propuesta de Snipfer que me llega a través de Ignacio. Snipfer fue serio en su propuesta de liberalizar nuestra Constitución e intentó mejorar el artículo 33, relativo a la propiedad. Ignacio no fue tan serio, por decirlo finamente, y perpetó una gilada dinamitando el proyecto inicial de snipfer.

Yo aprovecho las licencias de Ignacio (sí, muy licencioso) y me planteo una reforma de la Constitución con «proyeccción de futuro», como dicen algunos cursis. Así que la voy a adaptar a la Saría. Para ello me inspiro en la adaptación que hicieron los mahometanos de la Declaración de Derechos Humanos de la ONU del 1948:

En agosto de 1990, la 19ª Conferencia Islámica promulgó la Declaración de los Derechos Humanos en el Islam. Dicho texto nació con la pretensión de erigirse en alternativa a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, proclamada en 1948.

La Declaración de los Derechos Humanos en el Islam coronó una larga serie de desacuerdos y discrepancias que los poderes islámicos habían mantenido durante años contra la Declaración Universal de los derechos Humanos de la ONU. Tales discrepancias podrían resumirse brevemente en las tempranas declaraciones de 1948 del ulema pakistaní al-Maududi:

 

«No es competencia humana el decidir el alcance y propósito de nuestra existencia, o establecer siquiera los límites de nuestra autoridad secular. Nadie tiene el derecho de tomar estas decisiones por nosotros. Este derecho pertenece exclusivamente a Dios. El principio de la Unicidad de Dios priva de todo sentido al concepto de la soberanía legal y política de los seres humanos. Ningún individuo, familia, clase o raza puede ponerse por encima de Dios. Sólo Dios es el legislador y sus mandamientos constituyen la ley del Islam»[1].

En el fondo, lo que más irritaba a los poderes islámicos acerca de la Declaración de la ONU es que ésta reconoce abierta y esencialmente la posibilidad de cambiarse de religión, o de ser ateo, pecados ambos castigados con la muerte dentro del Islam.

Así que vamos a ello, siguiendo el estilo :

TÍTULO I. De los derechos y deberes fundamentales

1. La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás, conforme a la Saría, son fundamento del orden político y de la paz social.

2. Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos en el Islam y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.

TÍTULO I. CAPITULO SEGUNDO.

SECCIÓN 1ª. De los derechos fundamentales y de las libertades públicas

Artículo 15 Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra o la Saría.

1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley y la conformidad con la Saría.

2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias en circunstancias no previstas por la Saría.

3. Ninguna confesión no musulmana tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad hispanomusulmana y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con el Comendador de los creyentes de Marruecos y las demás confesiones, conforme a la Saría.

Como os descuidéis ese será vuestro futuro.

And the winners are Aleón, Avanti and Demosthenes.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*