Historia de Bélgica. “A Throne in Brussels”, de Paul Belien. Balduino. Una reina-abuela muy roja

A Throne in Brussels”, de Paul Belien
A Throne in Brussels”, de Paul Belien

Capítulo VI. Balduino I, El Santo, (1950-1993).

Pasaremos por alto muchos detalles de sobra conocidos sobre este extraño personaje, y pedimos disculpas por el tono amarillista de esta reseña.

p. 249: “Gaston Euskens [democristiano] prometió bajar el servicio militar de 18 a 12 meses y presentó un plan económico, el llamado Key plan, algo parecido al plan de De Man de antes de la guerra. Prometió una subida del PIB del 40% en diez años y empezó a repartir presupuesto a varios grupos del electorado para comprar su adhesión. Prometió sanidad gratuita, educación gratuita y mil millones en subvenciones a los agricultores”.

La “democracia” en pleno funcionamiento. Y la gente que se lo creyó, le votaron hasta los socialistas de toda la vida.

p. 250: “Al día siguiente [del baile que organizaron en palacio para buscarle novia a Balduino], el equipo de limpieza encontró muchos objetos perdidos, incluyendo joyas, que fueron posteriormente reclamadas por sus propietarios, y algunas bragas, que no lo fueron”

p. 252: “En 1995, [la Reina Abuela], fue a Varsovia a participar en el Concurso Internacional Chopin. Fue el mismo año en que se creó el Pacto de Varsovia. Su visita, que fue la primera visita de una persona de la realeza a un país comunista, avergonzó al gobierno belga (…) Dio la enhorabuena al Presidente polaco porque su país había “escogido sabiamente su propio camino”.

p. 253: “En 1958, La Reina Abuela, asistió al Concurso Musical Tchaikosky en Moscú. Y fue a llevar flores al mausoleo de Lenin. Al año siguiente fue a Belgrado a reunirse con Tito. Sería incorrecto, sin embargo, pensar que apreciaba por igual a todos los dictadores. No quería oír hablar de los “fascistas”. ¿Qué valen las promesas de un dictador? dijo en el año 1960 refiriéndose a Franco. Igualmente peligroso eran para ella los Norteamericanos, de los que dijo “amenazan al mundo, sin les dejan continuar con su juego criminal y su vanidad autocomplaciente nos conducirán al suicidio de la humanidad.”

En el 61 viaja a China, para verse con Mao. Hace una parada en Moscú, donde la invitan a cenar en el Kremlin. En primero de mayo de 1962 presencia el desfile militar con Kruschev y Bresnev. Recibe la Medalla Soviética de la Paz.

En las páginas 254 en adelante cuentan los sucesos de la independencia del Congo.

p. 256: “Lo único que hacía falta era comprar a los líderes congoleños y enviciarlos. Sacaron a Lunumba de prisión el 25 de enero de 1960 y fue llevado a Bélgica, donde ya estaban los otros políticos congoleños para una conferencia con los belgas. ‘Quedaron impresionados con lo que vieron,’ diría Esykens más tarde, ‘podían ir a los burdeles y estar con tantas blancas como quisieran.

Como la vida misma.

4 comentarios

  1. Igualmente peligroso eran para ella los Norteamericanos, de los que dijo “amenazan al mundo, sin les dejan continuar con su juego criminal y su vanidad autocomplaciente nos conducirán al suicidio de la humanidad.”

    Que profético !!

    Y que divertidos los revisionistas de la historia !!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*