José María Marco, “La libertad traicionada, Siete ensayos españoles”: Enric Prat de la Riba (1879-1917) La nacionalidad catalana.

La libertad traicionada
La libertad traicionada

Este es el tercer artículo de la serie Gracias y desgracias del liberalismo hispano, o “La libertad traicionada, Siete ensayos españoles” de José María Marco.

* * * * *

Prat de la Riba es el inventor del nacionalismo catalán, y fundador de la Lliga en particular. Redacta, al alimón con otro iluminado el Compendio de doctrina catalanista, un «catecismo». Como no sabía nada de él estuve muscando textos suyos. Una muestra:

P. Quin es lo deber polítich més fonamental?
R. Estimar a la Pátria.
P. Quína es la pátria dels catalans?
R. Catalunya.

P. Té algun fonament la distinció entre pátria petita y pátria gran?

R. Cap; l’home téuna sola pátria com téun sol pare y una sola familia. Lo que generalment s’anomena pátria gran no es sinó l’Estat compost de varias agrupacions socials que tenen la condició de veritables pátrias.

P. Espanya no es donchs la pátria dels catalans?

R. No es més que l’Estat, ó agrupació política áque pertanyen.

P. Quína diferencia hi ha entre l’Estat y la Pátria.

R. L’Estat es una entitat política, artificial, voluntaria; la Pátria es una comunitat histórica, natural, necessaria. Lo primer es obra dels hómens; la segona es fruyt de las lleys á que Deu ha subgectat la vida de las generacions humanas.

P. Cóm ha de mirarse Catalunya?

R. Com la llarga cadena de generacions unidas per la llengua y tradició, que venen succehintse en lo terrer que avuy ocupém nosaltres.

P. La llengua catalana es idioma ó dialecte?

R. Es un idioma. La motejaren de dialecte, alguns per ignorancia, los altres per mala fé, considerantlo com una corrupcióde la llengua oficial, que es la castellana.

P. No es donchs una corrupción del castellá?

R. Ben al contrari; la llengua catalana es més antiga que la castellana, y havía conseguit ja cert explendor quan la castellana tot just comensava á donar senyals de vida. Aixó ápart de que tenen una manera d’ésser diferent y fins oposada.

Más del mismo:

Prat de la Riba, Enric: La nacionalidad catalana, Ed. 62 i «la Caixa», pp. 48-50, 80-81. (Traducción: Alegría Roig)

Nación y nación catalana (…)

Pero nosotros no dudábamos, no. Nosotros veíamos el espíritu nacional, el carácter nacional, el pensamiento… Nacional; veíamos el Derecho, veíamos la lengua; y de lengua, Derecho y organismo, de pensamiento y carácter y espíritus nacionales, extraíamos la Nación, esto es, una sociedad de gente que hablan una lengua propia y tienen un mismo espíritu que se manifiesta desnudo y característico por debajo de la variedad de toda la vida colectiva.

Y veíamos más: veíamos que Cataluña tenía lengua, Derecho, arte propios; que tenía un espíritu nacional; así pues Cataluña era una nación. Y el sentimiento de patria, vivo en todos los catalanes, nos hacían sentir que patria y nación eran una misma cosa, y que Cataluña era nuestra nación como también nuestra patria.

Esto no sé de dónde es:

Entonces será hora de trabajar para reunir a todos los pueblos ibéricos, desde Lisboa al Ródano, dentro de un solo Estado, de un solo Imperio; y si las nacionalidades españolas renacientes saben hacer triunfar ese ideal, saben imponerlo como la Prusia de Bismarck impuso el ideal del imperialismo germánico, podrá la nueva Iberia elevarse al grado supremo de imperialismo: podrá intervenir activamente en el gobierno del mundo con las otras potencias mundiales, podrá otra vez expansionarse sobre las tierras bárbaras y servir los altos interese de la humanidad guiando hacia la civilización a los pueblos rezagados e incultos.

Es decir, el catalanismo nace como una forma de resolver el «problema español». Una forma curiosa, desde luego. Quieren protagonizar un nuevo imperio que vaya «desde el Ródano a Lisboa». Que empiecen tirando hacia el noreste; y cuando lleguen al Ródano hablamos.

1 comentario

  1. Pues si la lengua catalana es más antigua que la española la valenciana ES la más antigua de la península, porque antes de que siquiera soñaran que su lengua existía, Joanot Martorell ya había escrito el «Tirant lo Blach», donde dice bien clarito en que lengua está escrito, por mucho que lo censuren en Barcelombia. Osea, todos los catalanes hablan Valenciano. Que se jodan, al fin y al cabo, siempre fueron unos condados (de merda) al norte del Reyno de Valencia… jojojojojojo. Y ahora quieren ser Nazión… Pa morirse…

1 Trackback / Pingback

  1. José María Marco, “La libertad traicionada, Siete ensayos españoles”: Miguel de Unamuno (1864-1936), La España celestial | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*