¿Tendremos que castrarnos los europeos para pagar por los crímenes de Auswitch?

Me ha sorprendido un artículo de Gustavo D, Perednik publicado en el Catoblepas (La germanidad y el pueblo judío), en que encuentro, además de algunas falsedades flagrantes, esta curiosidad:

En esta ocasión [Festival Mundial de Cine Judío de 2008], despertó la atención del público una insospechada asistente: Bettina Goering, sobrina nieta del jerarca nazi. Hermann había adoptado al padre de Bettina, Heinz, quien durante toda su vida fue admirador del genocida.

A fin de neutralizar el estigma familiar, Bettina escapó de su hogar a los trece años, vivió en la India, se hizo esterilizar, cambió su nombre (oculta el nuevo para evitar ser localizada por los neonazis) y finalmente llegó a Israel. Asumió su peculiar viaje como expiatorio, después de haber trabado amistad con una pintora australiana cuya familia fuera víctima de la Shoá.

¿Se hizo esterilizar? ¿No quiso tener descendencia? Eso demuestra una desesperación profunda y contranatura. Considero que cualquiera que considere el Mundo y el Hombre una creación de Dios debe reprobar esa conducta. Perednik, siendo judío, debería reprobar esa conducta como moralmente repugnante.

Aquí hay otro párrafo que procede comentar:

A la Alemania de la que provenían los templarios la agitaba la judeofobia, y durante la primera mitad del siglo XIX se intentó racionalizarla. Bruno Bauer en Die Judenfrage (1843) denuesta el “espíritu nacional judío”: todos los sufrimientos de los judíos se debían a su exclusivismo. Al negar el cristianismo, el judaísmo rechazó el universalismo y el progreso, convirtiéndose en religión estéril y anquilosada. (Bauer en su vejez se mudó a la extrema derecha y comenzó a acusar a los judíos de provocar las revoluciones de cada país).

Es innegable que el Judaísmo niega el universalismo. La afirmación de que “ya no hay judíos ni gentiles” les sigue sonando a anatema a los judíos auténticos. También en cierto que solo salieron de su anquilosamiento cuando las revoluciones liberales los sacaron del gueto. No tuvieron una participación destacada esas revoluciones, pero sí en las comunistas. El marxismo es una creación judía; judaísmo mesiánico secularizado he leído alguna vez. Los judíos han tenido una participación “desproporcionada” en las revoluciones comunistas europeas. La ideología ultraderechista de Bauer no quita ni pone nada a la verdad de esa afirmación.

Aunque el artículo empieza dando un repaso a la judeofobia alemana, la elección de un Papa alemán le lleva a elaborar una lista de deudas históricas de la Cristiandad. Para empezar se refiere a la militancia nazi de Ratzinger durante su juventud:

El vínculo entre la germanidad y los judíos volvió a agitarse con la designación, en 2005, del primer papa alemán en medio milenio. Los temores de su origen eran fundados, debido a la militancia nazi de Benedicto XVI en su juventud, un baldón que debería haberlo llevado a la máxima cautela en su actitud hacia los judíos. Algunas de sus medidas justificaron restrospectivamente la inquietud por su elección.

Para mi, constituye una insidia calumniosa. Formar parte de las Juventudes de Hitler es el grado ínfimo de “militancia nazi”, de hecho era obligatorio, según la Wikipedia:

La pertenencia a esta organización fue obligatoria para los jóvenes de más de 17 años en 1939 y para todos los niños a partir de 10 años en 1941.

Si semejante cosa “agita” a los judíos, son dignos de lástima, porque deben de vivir en un puro sobresalto. Pero deberían abstenerse de intentar sacar partido de tan extrema susceptibilidad, aunque solo sea por prudencia: no se debe gritar innecesariamente que viene el lobo. Sin embargo, para Perednik “… la mácula le arrebata la posibilidad de ser un genuino líder espiritual para mil millones de personas”. Pues ahí está.

Expone a continuación las medidas del Papa que han causado inquietud entre los judíos:

Una de ellas, fue la restitución a la liturgia católica de la oración del viernes pascual, que pide orientación para los «pérfidos judíos» (basada en 2 Corintios 3:13). La Iglesia venía desembarazándose de la oración judeofóbica. En 1955 ordenó que la expresión fuera reemplazada por «descreídos», y en 1960 que fuera removida del todo. Benedicto XVI ha impulsado el retorno a la fórmula tradicional.

Es falso de toda falsedad que haya sido restituida en la liturgia católica la oración que pide la conversión de los «pérfidos judíos»: Tres errores sobre la oración por los judíos en latín del Viernes Santo. Esperemos que lo corrija pronto.

El texto del Oficio de Pasión del Viernes Santo en latín, autorizado para su uso “extraordinario” por Benedicto XVI, que se usó por primera vez en la plegaria universal del Viernes Santo de 2008, no dice “Oremus pro conversione Judæorum” sino “Oremus et pro Judæis”, tras la supresión de “perfidis”, hace casi cincuenta años, por el papa Angelo G. Roncalli.

Estamos ante una gravísima insistencia en una falsedad notoria. Otra de esas medidas:

Otro ejemplo es su apología de Pío XII, quien fuera papa durante el nazismo, y cuya beatificación en trámite fue defendida por el actual papa en una solemne misa, el pasado 8 de octubre.

La actuación del Papa Pío XII durante el nazismo es un asunto que ha sido objeto de graves calumnias: La ‘leyenda negra’ de Pio XII, pura invención: su ‘silencio’ salvó 850.000 judíos. Mas sobre la campaña contra Pío XII (inglés). Como vemos, Perednik participa en ellas. Aquí otra acusación que creo falsa y muy grave

Cuando los judíos fueron deportados de Roma a Auschwitz, el papa no intervino». Lo que la explicación saltea es que quien negoció esa deportación en nombre del papa fue nada menos que el austriaco Aloys Hudal, rector del Instituto romano de la Anima y uno de los grandes militantes del nazismo.

Leo aquí

–David Dalin: Tenemos mucha documentación que demuestra que no se quedó ni mucho menos en silencio, es más, habló en voz alta contra Hitler y casi todos vieron en él a un opositor del régimen nazi. Durante la ocupación alemana de Roma, Pío XII dio secretamente instrucción al clero católico para que salvara a todas las vidas humanas posibles, con todos los medios. De este modo, salvó a miles de judíos italianos de la deportación. Mientras el 80% de los judíos europeos murieron en aquellos años, el 80% de los judíos italianos fueron salvados. Sólo en Roma, 155 conventos y monasterios ofrecieron refugio a unos 5 mil judíos. En un cierto momento, al menos 3 mil se salvaron en la residencia papal de Castel Gandolfol, librándose así de la deportación en los campos de concentración alemanes. Sesenta judíos vivieron durante nueve meses con los jesuitas de la Universidad Pontificia Gregoriana, y muchos otros fueron escondidos en los sótanos del Instituto Bíblico. Siguiendo las directas instrucciones de Pío XII, muchos sacerdotes y monjes favorecieron la salvación de centenares de vidas de judíos, poniendo en peligro su misma vida.

¿No intervino el Papa? ¿Negoció Hudal la deportación en nombre del Papa? No conocía al personaje -realmente siniestro-, pero no parece nada de eso en la entrada que tiene en Wikipedia. Al contrario, había perdido su influencia en el Vaticano por sus publicaciones pronazis.

Para acabar, se refiere Perednick a un artículo de William Rees-Mogg, de quien no se dice en nombre de quién habla, en que se lee:

«Las iglesias cristianas deberían hacer algún acto formal de contrición por lo que ha ocurrido en estos dos mil años… debemos disculparnos por las matanzas, por la Inquisición, por los guetos, por los distintivos, las expulsiones, las acusaciones del asesinato ritual, y por sobre todo, por el fracaso de la cristiandad en percibir a tiempo, o denunciar a tiempo, la maldad del Holocausto en toda su dimensión».

El acto formal de contrición pública nos haría dos veces miserables, según demostró otro judío. Esos actos nos los reservamos a la intimidad del confesionario. Las responsabilidades históricas deben ser asunto de discusión académica, y nada mas. En todo caso, hablar de dos mil años de persecución me parece improcedente. Antes de Constantino la iglesia no tuvo poder político, y al principio fueron los judíos quienes persiguieron a la secta cristiana. Pero sobre todo, me sorprende la última parte, la que se refiere al “fracaso de la cristiandad en percibir a tiempo, o denunciar a tiempo, la maldad del Holocausto en toda su dimensión”. Semejante propuesta es una utilización interesada del sentido de culpa -muchas veces patológico- de los cristianos. Dejando a un lado que pedir perdón por un fracaso no tiene sentido, la actuación de la Iglesia Católica y de su papa Pío XII en los años de la SGM fue prudente y caritativa. Pero sobre todo, ¿qué hicieron los propios interesados, los judíos, en particular los norteamericanos?

Es incomprensible que los judíos piensen, cincuenta años después de los sucesos, que el Vaticano debió poner en peligro a la Iglesia para defender a los judíos. Exigir eso de otro es desorbitado, especialmente teniendo en cuenta la despreocupación de los judíos norteamericanos, incluidos los emigrantes europeos, por la suerte los judíos que permanecieron en Europa. Yo desde luego no esperaría que, llegado el caso, hicieran ellos algo similar por mi.

Be Sociable, Share!

12 Comments

  1. “El marxismo es una creación judía; judaísmo mesiánico secularizado he leído alguna vez”

    Marx tiene lo mismo de judío que Hitler, Eichmann y Himmler de católicos. ¿Acaso no se podría afirmar con el mismo razonamiento que el nazismo y la solución final son creaciones católicas?. Marx era un furibundo antisemita en el sentido cultural, no racial del término. No es casualidad que las mayores persecuciones de judíos tras el fin de las Segunda Guerra Mundial (Moczar en Polonia, URSS años 50, países árabes “socialistas”…) hayan sido casi siempre en países comunistas. Hay que recordar que fue Marx el que dijo que “detrás de cada judío hay siempre un tirano”, es difícil encontrar una frase que destile mas odio hacia un colectivo.

    Lo de la lista de revolucionarios es una verdad en parte, pero también es cierto que yo podría darte una lista mucho mas grande de judíos capitalistas (empresarios y ecomonistas) y científicos que la de rojos que sale en ese libro que reseñas y estos a diferencia de los últimos no han renunciado a su religión. Recuerdo un viaje que hice hace años a Buffalo y en el tren de vuelta a Nueva York había un vagón entero de judíos “capitalistas” (empresarios, directivos, oficinistas…) que lo usaban como Yeshivá, te puedo asegurar que en el NKVD nadie cogía las filacterias, mas bien las quemaban… En mi opinión el capitalismo si que es algo bastante judío.

    El abrazo de muchos judíos al comunismo hay que verlo como una rebelión contra injusticias como los progromos y el guetto, pero también como una ataque a toda identidad incluida la judía; corrijo, empezendo por la judía.

  2. “Es innegable que el Judaísmo niega el universalismo. La afirmación de que “ya no hay judíos ni gentiles” les sigue sonando a anatema a los judíos auténticos.”

    Sin embargo el comunismo es la ideología mas universalista (en el sentido mas destructivo) que existe, así que muy judía no debe de ser según tu razonamiento.

    PD: Hace varios meses Perednik vino a dar una conferencia y hablé un poco con el, me pareció algo demagogo, pero bueno fue para tanto.

  3. Empiezo a notar demasiado victimismo en el pueblo judio, y eso me entristece, porque lo tengo por pueblo inteligente, no necesita del victimismo para destacar. O es que el victimismo les ha ido de perlas. No sé, respecto del marxismo, es indudable que en la mayor parte de las revoluciones, los judios, aunque no fueran practicantes, se hallaban presentes.

  4. Antón, cuando digo que el marxismo es una creación judía, no me refiero solo a Marx, sino a Adorno, Fromm, Marcuse, Horkheimer, Luxemburgo, Goldman, Lasalle, Kautski, Bernstein… Ten en cuenta además la segunda parte: “judaísmo mesiánico secularizado”. ¿Puedes decir lo mismo del nazismo respecto del catolicismo?

    Las purgas estalinistas tienen como objeto eliminar la primera generación bolchevique, plagada de judíos. Las purgas no se entienden sin el elemento antisemita porque la revolución comunista no se entiende –pero para nada- sin el elemento judío.

    ¿Puedes demostrar esa contribución judía al capitalismo que según tú es mucho mayor que la que han hecho al comunismo?

    Otra ¿por qué le llamas “rebelión contra injusticias” a una venganza criminal? ¿Sabes que el genocidio de la colectivización causó más muertos que el exterminio nazi?

    No hay contradicción. El cristianismo también universalizó al judaísmo (¿no te has dado cuenta?). Y el Islam, aunque tomando todo su lado oscuro: tabús alimenticios, fanatismo iconoclasta, mutilaciones sexuales, etnicismo, lapidación de adúlteras, poligamia, matanzas rituales de corderos. ¿Sigo?

  5. “Ten en cuenta además la segunda parte: “judaísmo mesiánico secularizado”. ¿Puedes decir lo mismo del nazismo respecto del catolicismo?”

    No, pero es que tampoco se puede decir respecto del judaísmo

    “¿Puedes demostrar esa contribución judía al capitalismo que según tú es mucho mayor que la que han hecho al comunismo?”

    Claro

    Milton Friedman, Alan Greenspan, Lawrence Summers, Paul A. Samuelson, Simon Herbert, Joseph E Stiglitz, Paul Robin Krugman, Robert W. Fogel… Y estos son los que me vienen a la mente, con un poco de tiempo para documentarme te daría muchos mas. Como puedes ver en la lista están representadas todas las corrientes del pensamiento económico occidental, desde las corrientas casi-Keynesianistas hasta las mas ultraliberales. Pero una lista de teóricos no tiene gran importancia, lo verdaderamente significativo es la cantidas de judíos que con su iniciativa empresarial han levantado el poder económico estadounidense, desarrollando casi desde cero negocios como el cinematográfico (una de los mayores poderes de penetración de los EEUU)y su gran poderío científico y tecnológico, a pesar de representar a principios del siglo XX el eslabón mas bajo de la sociedad americana, solamente superados negativamente por los negros. Es un pueblo al que no le han regalado nada y que se ha hecho a si mismo con su esfuerzo y eso lo respeto. Históricamente cuando un país inmigran judíos siempre se produce un espectacular desarrollo económico, ahí están los casos de EEUU, Holanda, Inglatarra cuando revocó los edictos de expulsión, la Turquía del siglo XVI, la Alemania de Bismark, etcétera.

    Lo de Marx me hace gracia porque los antisemitas de derecha fustigan a los judíos por estar detrás del comunismo, los antisemitas de izquierda (con bastante mas razón) atacan a los judíos por estar detrás del capitalismo… ¿Y Marx que hace?, ¡pues fustigar también a los judíos!, asi que van todos juntos contra la conspiración judía banquero-capitalista.

    “Otra ¿por qué le llamas “rebelión contra injusticias” a una venganza criminal? ¿Sabes que el genocidio de la colectivización causó más muertos que el exterminio nazi?”

    No solo eso, mató a mas gente duerante el período en el que el nazismo y el comunismo convivieron (o sea, desde el 33 hasta el 45), pero eso es otra historia. Cualquiera que haya leído sobre los gobiernos zaristas de finales del XIX, 0hasta que punto institucionalizaron el asesinato y despojo de judíos mediante progromos puede comprender que muchos judíos se arrojasen en brazos del comunismo… A costa de la apostasía. Pero desde luego muchos se volvieron contra el cuando vieron en lo que había derivado (otros fueros asesinos de masas). En cualqier caso el comunismo es un concepto tan alejado del judaísmo religioso como el nazismo del catolicismo y al igual que en el caso del catolicismo los orígenes étnicos de unos cuantos apóistatas no muestran nada.

  6. Vamos a tener también que numerar los asuntos aquí.

    Primero y principal. Perednick usa la insidia, la calumnia, e insiste en sostener una falsedad impugnando la verdad conocida. No lo has reconocido aún, Antón. Eso es algo más que demagogo, es un falsario.

    Segundo, el comunismo es mesianismo judaico secularizado. Primero, el comunismo es mesianismo secular. Segundo, el mesianismo es una corriente importante -dominante en muchas etapas históricas- del judaísmo. Tercero, la mayor parte de los ideólogos del comunismo han sido judíos. Con esas premisas creo que no cuesta mucho sacar las consecuencias oportunas. El mesianismo, la llegada a un estado de de fin de la historia es común a ambos. ¡No se puede negar! Por si te cuesta, te recomiendo la obra de Bloch, El principio esperanza, con una interpretación secularizada, utópica y marxista de la Biblia. ¿Pero cómo puede decir que “el comunismo es un concepto tan alejado del judaísmo religioso como el nazismo del catolicismo”?

    Tercero, equiparar la relación entre judaísmo y marxismo con la de nacionalsocialismo y catolicismo es improcedente. Sí, entiendo que quieres decir que es una relación accidental. En lo que al catolicismo se refiere es cierto, aunque hubo colaboración en más de un caso, la teología/filosofía política y de la historia católica se opone al utopismo y mesianismo, al estado de “fin de la historia”, incluido el proyecto del III Reich (aunque ha habido algunos iluminetas como Joaquín de Fiore). Puedes ver en este mapa que el apoyo al Hitler de las regiones alemanas fue inversamente proporcional al catolicismo. Vamos, que si acaso se relaciona con la protesta. Algunas invectivas de Lutero contra los judíos prefiguran el tratamiento que les dio el nacionalsocialismo, así que mejor usas a al protesta como punto de comparación con el nazismo, si no te importa.

    Cuatro, ¡Tampoco la sobre representación judía en el marxismo! La contribución de esos profesores actuales al capitalismo es bastante desigual, como tu mismo dices. Alguno está más bien por desmantelarlo, o ponerle freno… Desde entre los creadores de la ideología liberal y capitalista no hay un judío (Locke, Smith, Ricardo…). Bueno, y decir que “con su iniciativa empresarial han levantado el poder económico estadounidense”, me parece exagerar un poco. “Históricamente cuando un país inmigran judíos…” ¿pero se debe a la libertad o a la inmigración judía?

    Quinto, no me consta que los pogromos se institucionalizaran. Una cosa es un exceso criminal, y otra la institucionalización del crimen. ¿Cómo puede s compararlo?

    En fin, estas en tu perfecto derecho a defender a quien quieras, pero no uses argumentos averiados.

    Volviendo a la mayor, ¿te importa confirmar que te repugna el uso que Perednik hace de la falsedad?

  7. Paseando por el blog, he caído sobre esta entrada y he leído el intercambio entre Antón y AMDG.

    Aprecio una desigualdad manifiesta en el peso y consistencia de los argumentos de ambos. AMDG expone unos argumentos coherentes respaldados por unos conocimientos que uno presiente sólidos, a la lectura de sus palabras.

    Al margen de ciertos conocimientos superficiales, Antón incide en algunos tópicos inconsistentes, como cuando afirma que “el abrazo de muchos judíos al comunismo hay que verlo como una rebelión contra la injusticia”. Esto es casi infantil, y no es más que una escusa que busca disculpar el papel predominante de los judíos en la Revolución Bolchevique y en el régimen que surgió de ella, el cual se destacó por su extrordinaria brutalidad en sus primeros (y en sus segundos) tiempos. Menciona el “antisemitismo” (cultural) de Marx, adoptando ese prisma tan peculiar que consiste en tachar de antisemita toda oposición o crítica al judaísmo, a los judíos, o incluso al sionismo, al Estado de Israel o a cualquier rabino incestuoso y pedófilo (que los hay por un tubo: es una especialidad de la casa).

    Antón no admite que el comunismo sea “un judaísmo mesiánico secularizado”. Pero esta cuestión está estudiada y resuelta desde hace tiempo. No me atrevo a entrar demasiado en este terreno, pues reconozco que tengo algunas lecturas pendientes sobre estas cuestiones. En todo caso he aquí unas palabras muy oportunas de Nicolaí Berdayev:

    “El socialismo quiere reemplazar el cristianismo, reemplazarlo por él mismo. Como él, está impregnado del espíritu mesiánico y pretende aportar la buena nueva de una humanidad salvada de sus miserias y sus sufrimientos. El socialismo ha nacido del suelo judío. Es la forma secular del antiguo milenarismo hebreo, de la esperanza de Israel en un milagroso reino terrestre, en una terrestre felicidad. No es el azar que ha hecho que Karl Marx sea un judío. Él guardaba la esperanza en la aparición de un mesías futuro, la inversa de Jesús que el pueblo hebreo había rechazado. Pero para él el pueblo elegido de Díos, el pueblo mesiánico era el proletariado, y le daba a esta clase los rasgos del pueblo elegido.”

    “El espíritu de Dostoyevski”, Nicolaí Berdayev.

    Sobre la sobrerepresentación judía en los cuadros de la revolución comunista y en el gobierno en la época posterior a la toma del poder, bastará echar una breve e instructiva hojeada al enlace siguiente.

    http://ar.geocities.com/catolicosalerta01/complot_contra_la_iglesia/apendice.html

    Sostiene Antón, para terminar, que: “Históricamente, cuando a un país inmigran judíos, siempre se produce un espectacular desarrollo económico.”

    Acerca de esta supuesta capacidad extraordinaria, que tendrían los judíos, de crear riqueza y desarrollo allá donde ponen la planta de los píes, creo que el tema nos podría llevar lejos. Para hacer breve, diremos que convendría no confundir las innegables habilidades que tienen los judíos en el terreno de las finanzas y el manejo de las riquezas con la capacidad de generarlas.

    Yo me atrevería a decir que no hay ninguna relación obligada e infalible de causa a efecto entre inmigración judía y desarrollo económico posterior del país receptor de esa inmigración. No dudo de que los judíos contribuyan, en la hora presente tanto como en el pasado, al desarrollo económico y al bienestar de sus países de elección o de nacimiento.

    Pero según Antón, pareciera que estubiésemos ante una ley: “Llegan los judíos y el país se convierte en un cuerno de abundancia”. No estaría de más que nos ilustrara esta interesante y novedosa teoría con algunos ejemplos sacados del mundo real.

    En lo tocante a la riqueza de las naciones y su despegue económico, en relación a los judíos, yo me limitaría a decir que estos siguen la riqueza como los ratones al queso. Lo digo sin pretender ser ocurrente y a sabiendas que por esa pendiente, dirán algunos, podemos deslizarnos hacia las profundidades más escabrosas del antisemitismo clásico. Ese habitual chantaje sicológico y moral no nos puede hacer desistir de hablar claro. De todas formas cuando se habla de los judíos sin someterse al cánon politicamente correcto siempre se tiene encima la espada de Damoclés del antisemitismo.

    Por cierto, algunos dirán, por el contrario, que adonde llegan los judíos, estos se lo comen todo, se apoderan de los resortes del poder y del control de la economía y de las mentes… Hay teorías para todos los gustos, todos los públicos y todos los bolsillos. Elijan la que más les guste. Tampoco están obligados a comprar nada.

    Yo no aprecio una relación cierta e inevitable entre los judíos y la riqueza de los países por ellos habitados. Pienso más bien, que históricamente los judíos han estado muchas veces más cerca de la posesión de la riqueza que de la creación de la misma. Sería un hecho fantástico e incomprensible que la acción de una pequeña minoría estuviese en el origen de la riqueza de naciones extraordinariamente vitales, activas, capaces y emprendedoras que lo han inventado todo y todo lo han hecho a lo largo de siglos de esfuerzos y conquistas sobre la naturaleza y los hombres. No me creo nada que la llegada de judíos a un país cualquiera signifique obligatoriamente el “espectacular desarrollo económico” de este.

    En épocas modernas (y no tan modernas), los judíos siempre emigraron hacia países en pleno desarrollo o definitivamente estabilzados en la prosperidad económica y el bienestar social. ¿Los judíos emigraron hacia los EEUU porque se trataba de un país rico, o los EEUU se volvieron un país rico gracias a la llegada de los judíos? Si esto último fuera lo cierto y verdadero, estaríamos entonces ante un fenómeno insuficientemente estudiado por la ciencia moderna e insuficientemente explotado por la naciones pobres que quieren salir de la pobreza. Le aconsejaría al gobierno de Papúa Nueva-Guinea que facilitara la llegada a aquellas lejanas tierras de una cantidad apreciable de judíos, a ver si así el país se desarrollara de una buena vez y se conviertiera pronto en un miembro más del G-8 (+1) y vieramos pronto un representante papú (con su estuche peneano de medio metro sobre su tribal miembro viril) en los foros de Davos y del FMI.

    Dejémonos de tonterías. La Argentina tiene la segunda comunidad judía (en importancia numérica) de las Américas, y allí te puedes dar de frente con las realidades del Tercer Mundo en cada esquina. ¿Acaso no habíamos quedado que judíos = país desarrollado y próspero?). Ahora bien, allí como en todas partes, los judíos gozan de un nivel económico medio más holgado que el promedio de otros grupos étnico-religioso-culturales, o como se quiera denominarlos. Quiero decir: que en un país de pobres no hay judíos (verdaderamente) pobres. La Argentina es sin embargo un país rico (mal explotado y peor administrado) y en el pasado fue incluso próspero. Y es precisamente por eso que la emigración judía (y la española, la italiana…) se dirigía hacia el Rio de la Plata antes que hacia los Andes ecuatorianos o las yungas bolivianas. Digamos que el país prometía y esa circunstancia atraía a quienes querían progresar en un ambiente propicio.

    No me parece aventurado plantear la hipótesis del siguiente escenario para ilustrar mi visión. Si los EEUU y Europa se hundieran un buen día en la pobreza extrema y el estancamiento, sin perspectivas de remontar la pendiente y llegaran a perder toda preeminencia en la escena mundial, y al mismo tiempo asistieramos al despegue de la India hacia una posición de potencia económica y prosperidad universal, no me cabe la menor duda que entonces empezaríamos a ver llegar en tropel enjambres de judíos a Bombay, Nueva Delhi o Calcuta. Si no es que están llegando ya…

    (Y digo la India y no China, porque no creo que los chinos admitieran la más remota intromisión extranjera (de otra raza) en sus asuntos, ¡Buenos son ellos!)

  8. Ha pasado demasiado tiempo como para retomar esta discusión, seguro que los temas de los que se habló volverán a salir mas adelante. Si cuadra en un momento en el que no esté ocupado me encantará debatir.

    Si embargo si que me gustaría decir que Perednick dice algunas falsedades clamorosas en su artículo. Si embargo yo no comparto tus puntos de vista sobre Pio XII, creo que existe una insidiosa campaña de difamación contra su persona; pero con todo, su actitud y la de la iglesia católica tampoco fue modélica, aunque haya que verla en el contexto histórico en el que se produjo. En el fondo el Papa se jugaba la vida de cientos de miles de religiosos y de millones de católicos en los países ocupados, así como su propia supervivencia en una Italia primero fascista y luego ocupada. No obstante hay cosas que sencillamente no se pueden justificar, como el refugio que dio a criminales de guerra (sobre todo croatas) como Pavelic, con la guerra ya acabada y, por lo tanto, sin ninguna oportunidad de “chantaje”. Por eso cuando se habla de este tema me suelo quedar callado y en ocasiones me voy por las ramas.

  9. Ha pasado demasiado tiempo como para retomar esta discusión, seguro que los temas de los que se habló volverán a salir mas adelante. Si cuadra en un momento en el que no esté ocupado me encantará debatir.

    Sin embargo si que me gustaría decir que Perednick dice algunas falsedades clamorosas en su artículo. Con todo, yo no comparto tus puntos de vista sobre Pio XII, creo que existe una insidiosa campaña de difamación contra su persona; pero a pesar de ello, su actitud y la de la iglesia católica tampoco fue modélica, aunque haya que verla en el contexto histórico en el que se produjo. En el fondo el Papa se jugaba la vida de cientos de miles de religiosos y de millones de católicos en los países ocupados, así como su propia supervivencia en una Italia primero fascista y luego ocupada. No obstante hay cosas que sencillamente no se pueden justificar, como el refugio que dio a criminales de guerra (sobre todo croatas) como Pavelic, con la guerra ya acabada y, por lo tanto, sin ninguna oportunidad de “chantaje”. Por eso cuando se habla de este tema me suelo quedar callado y en ocasiones me voy por las ramas.

  10. No sé si el Vaticano les dio refugio, creo que fueron eclesiásticos a iniciativa propia les ayudaron a escapar. Hudal, al que se refiere Perednik, ayudo a muchos, pero estaba precisamente apartado por el Vaticano.

    Lo que no tienes en cuenta es que tras perder la guerra hubo una represión desatada contra los colaboracionistas en todos los paises. Nada de legalidad, represión criminal. Y no te olvides de lo de Hamburgo, Dresden etc. son “crímenes de guerra”, tan condenables como le holocausto (y el holodor ucraniano, comunista y por tanto judío). Hace poco acaban de descubrir fosas comunes con miles de personas en Eslovenia.

    http://www.exordio.com/1939-1945/militaris/batallas/gomorrah.html

    http://www.lavanguardia.es/internacional/noticias/20090307/53654085958/descubierta-una-fosa-comun-en-eslovenia-de-la-ii-guerra-mundial.html

    Me parece muy bien que se ayude a escapar a la gente de semejantes matanzas.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Continua el chantaje del Holocausto: Quejas de la comunidad judía internacional por la declaración de Pío XII como Venerable | La Yijad en Eurabia
  2. Perednik, ejercicios de propaganda sionista | La Yijad en Eurabia

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*