Si abusan sexualmente de mí, quiero que sea un cura católico.

Me explico. Acabo de leer este artículo en El Mundo (Una orden católica irlandesa destina 161 millones a víctimas de abusos):

Los Hermanos Cristianos, la orden católica más denunciada en el informe del pasado mayo sobre abusos sexuales a cientos de menores en Irlanda, han anunciado que destinarán 161 millones de euros para indemnizar a las víctimas.

Si son cientos, cabe suponer deben de ser menos de mil, por lo que les toca a 161.000 euros por “abusado”. La cifra no esta mal.

Aquel documento, conocido como ‘Informe Ryan’ [Lea en PDF un extracto, en inglés], conmocionó al país al revelar que miles de menores fueron objeto de abusos sexuales y torturas físicas y psíquicas, además de trabajos forzados, en instituciones estatales regentadas por religiosos durante casi 70 años y ya desaparecidas.

¿70 años? Yo pensaría que el crimen estaba prescrito. En todo caso, más a mi favor puedo reclamar sin límite de tiempo. Si alguien lee el informe que nos diga en qué consisten los abusos. Puedo suponer que no llegaron a nada parecido a una violación, porque si no, no perderían la ocasión de ponerlo en negrita.

Entre 400 y 450 menores podrían haber sido víctimas de abusos sexuales en sus centros educativos católicos desde 1940, según un informe posterior la Comisión Investigadora de Abusos contra Menores de la Archidiócesis de Dublín.

O sea, que son la mitad de mil. A mas tocamos: 322.000 euros, más de 50 millones de pesetas. Por cierto, desde 1940, salen a 8 abusos por año. No sé cuántos alumnos tendrían en total, pero la probabibilidad de ser abusado no me parece demasiado alta. Hablando “por lo civil”, por supuesto, que para eso estamos en un país aconfesional. Como católico un solo caso me parece ya excesivo.

Pero volviendo a hablar de lo penal “por lo civil”, si abusan sexualmente de mí (ya estoy demasiado viejo para ello despertar los deseo de pederastas como Mitterand), quiero que sea un cura católico. Y desde luego, en último lugar me pido que sea un rabino, porque ni saldrá en la prensa (40 casos de abuso infantil perpetrados en la Comunidad Judía Ortodoxa de Brooklyn en solo un año. La prensa norteamericana calla). Si es un director de cine de la misma étnia, además tendría que sufrir las declaraciones públicas en su defensa de la crema de la intelectualidad europea.

Be Sociable, Share!

2 Comments

  1. jeje El caso Polansky realmente es de traca. Yo me he preguntado a veces cuantos pederastas tendria en nómina el Soviet Supremo de la URSS. No creo que lleguemos a saberlo, pero me inclino a pensar por porcentajes altos del 100% aproximadamente.

    Venga de quien venga los abusos son horribles. Pero está un proceso una demonización de las figuras familiares de quienes los curas católicos, o guias de BoySoutt son una extensión por cuanto su autoridad y relación con los niños es una elección de la familia, y al mismo tiempo está ocurriendo una creciente invasión en la sexualidad por parte del estado.
    ¿Hay algún plan detrás de todo ello?
    Para mí, y a la vista de todas esas lecciones sobre masturbación, condones, iniciaciónes a la homosexualidad etc, junto con el acoso a la familia y el fomento de la desconfianza hacia los padres, y puesto que justo todo eso es el sueño de un abusador, considero a TODOS y CADA UNO de esos funcionarios sopechosos de pederastia. Sin paliativos ni medias tintas, (a algunos se lo he dicho en su cara)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*